domingo, 18 de enero de 2009

La merienda


¿Vosotros merendáis?

Las meriendas, como cualquier otra cosa se pueden clasificar con distintos criterios, así que sin ninguna intención de pasar a la posteridad y sólo con la idea de sacar adelante este post, vamos a distinguir cuatro clases de meriendas, a saber: individuales, colectivas, propias del lugar y laborales. Me explico.

Meriendas individuales son, por ejemplo, las que hacíamos de niños. De niños no quedábamos para merendar aunque merendáramos acompañados, porque está claro que una merienda puede ser individual aunque se haga en compañía de una docena de amigos. Para merendar no era necesario interrumpir lo que estábamos haciendo, merendábamos jugando un partido de fútbol de aquellos de veinte contra veinte o echando una carrera de chapas. No decíamos “¿gustas?” ni “que aproveche”, nos limitábamos a comernos la merienda: pan con aceite y azúcar, galletas chiquilín con mantequilla, surtido cuétara, bollas con chocolate, tortas de aceite, bocadillos de chorizo cular de Salamanca o de paté la piara, quesitos el caserío, del caserío me fío, un vaso de gazpacho, dulce de membrillo de Puente Genil, pan con manteca colorá, los bonis, los bucaneros y, muy de vez en cuando, sándwiches y roscos de Loja de Viena Capellanes, tortitas con nata y sirope en la cafetería de El Corte Inglés o perritos calientes de Ámsterdam o de Galatéa. A veces mirábamos de reojo la merienda de los amigos: “mamá, a fulanito le dan chocolatinas de chocolate blanco, ¡yo también quiero!”. Si te quedabas sin hambre y tirabas el pan, tenías que darle primero un beso.

Las meriendas individuales dejan de ser habituales cuando se llega a la edad adulta, y debe ser verdad porque es raro, por ejemplo, ver a los padres que han ido a la puerta del colegio, compartir con sus niños el bocadillo. Las meriendas individuales, como los banquetes individuales, tienen más mérito pues demuestran un acto de amor hacia el acto de comer muy superior al de los que solo meriendan cuando quedan con alguien y se toman la comida como una excusa. Merienda individual (y encima con morteruelo) era la que tomaba el marqués de Munt en “Los mares del Sur”:

- ¿Merendará conmigo, señor Carvalho? Mi socio el señor Planas me ha dicho que usted desayuna huevos fritos con chorizo.
- Se lo he dicho para contrarrestar sus ataques dietéticos.
- Planas no ha descubierto el placer de comer. Es un placer que hay que descubrir a los treinta años. Es la edad en la que el ser humano deja de ser un imbécil y a cambio paga el precio de empezar a envejecer. Esta tarde he decidido merendar morteruelo y beber Chablis. ¿Sabe usted qué es el morteruelo?
- Una especie de paté castellano.
- De Cuenca, para ser más exactos. Un impresionante paté hecho a base de liebre, codillo de cerdo, gallina, hígado de cerdo, nueces, clavo, canela, alcaravea… ¡alcaravea!... ¡qué hermosa palabra para una excelente merienda!

Si dejamos de merendar al alcanzar la edad adulta es debido a que nos movemos menos y a que comemos más, así que los adultos meriendan porque han quedado para merendar o porque están en un lugar en el que la merienda es obligada. Y se dice que las mujeres quedan más para merendar que los hombres. En Madrid eran famosas las tertulias del Gijón o del Comercial, pero las cafeterías a media tarde estaban llenas de mujeres merendando unas tostadas que se hacían con unas rebanadas de pan de molde especiales, muy gruesas y que se acompañaban de mantequilla y mermelada, o bollos que, algunos de ellos, hace años que no pruebo: caracolas, cristinas, pinkas, torteles, mojicones, bayonesas de cabello de ángel, lazos, trenzas y suizos, que en Madrid un suizo no es una taza de chocolate con nata, sino un bollo o un paisano de Federer. No se iba a sólo a tomar algo, se iba también a pasar la tarde. Lo cuenta Cela en “La Colmena”:

“Doña Matilde y doña Asunción se reúnen todas las tardes en una lechería de la calle de Fuencarral, donde son muy amigas de la dueña, doña Ramona Bragado. Aquella tarde estaba alegre la tertulia de la lechería.
- Traiga usted unos bollos, doña Ramona”

Es agradable merendar un café con leche y una napolitana en las mesas de la ventana del salón del primer piso de La Mallorquina viendo la Puerta del Sol, que es una de las vistas urbanas que más me gusta; o infusiones y tartas en La Tetería de la Abuela de la calle Espíritu Santo, para luego seguir la ronda con cervezas, caipirinhas y mojitos en el Ruíz o en La Manuela. Me gustan esas cafeterías, tan pasadas de moda, que lucen un aviso en la pared: “salón reservado para desayunos y meriendas”, terreno de camareros con pajarita en el cuello y sonrisa en la cara, que hoy parecen restos arqueológicos ante el empuje del buffet libre, del sírvase usted mismo, del “no hay servicio de mesa”.

Ejemplo de lugar donde la merienda es obligada puede ser el campo de fútbol, aunque si vas a un partido de un torneo veraniego puede ser que meriendes a las doce de la noche. El rey siempre ha sido el bocadillo traído de casa envuelto en papel albal, pero cuando al fútbol se iba de pie se merendaban también otras cosas, que antes de que el “loco del Bernabéu” le soltara un guantazo al señor Linemayer la vigilancia estaba más relajada y hemos llegado a ver como un grupo de aficionados aprovechaba el descanso del partido para calentar en una hoguera improvisada una cazuela de magras con tomate acompañada de una bota de vino marca las Tres ZZZ. Otro ejemplo son los sanfermines, donde se comienza a merendar cuando arrastran al tercero de la tarde y, a diferencia de lo que ha ocurrido en los estadios de fútbol, se sigue manteniendo la costumbre de merendar tanto bocadillos como cazuelas, guisos de ajoarriero, marmitaco o rabo de toro estofado, que algunos van más equipados a los toros que si fueran de expedición al polo sur. En cambio no se pueden considerar como merienda los cubos de palomitas y los bidones de coca-cola que algunos se meten entre pecho y espada en el cine durante la emisión de la película, desagradable y corruptora costumbre que algunos padres inculcan a sus hijos a edad temprana y que suele ser el preludio de una horrorosa cena en un establecimientos de comida rápida de los que tanto abundan en los centros comerciales.

El sentido común aconseja merendar ligero y a hora temprana, pero si ese día el sentido común nos falla no pasará nada. Diremos que hemos hecho una merienda cena.

Por último están las meriendas laborales, pero a éstas no les voy a dedicar más de cinco líneas. Se sirven en las empresas para interrumpir los cursos o las reuniones que se prolongan más de la cuenta, se llaman snack y se toman durante un break. Hojaldritos de estrategias comerciales y canapés de cuentas de resultados. Suelen provocar acidez de estómago.

The end

Como fotos se pueden ver en el post “La merienda campestre” de Manet y unos suizos. “La merienda campestre” es un cuadro genial que se puede admirar en el Museo D’Orsay de París y que reúne un paisaje campestre, desnudos femeninos, magníficos retratos y una naturaleza muerta, pero del que el propio Manet dijo que el verdadero protagonista del cuadro es la luz; y los suizos son unos bollos muy apropiados para mojar en el café con leche o en el chocolate.

156 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaban los bocatas de mantequilla y mermelada, el de chorizo con queso, esos bollos con forma de caballito que se hacen ahora, para San Antón, en La Mancha. Y sobre todo el trocito de pan con chocolate Atlantic relleno de Almendras. Ahora no meriendo, no tengo tiempo.

Carlos

Anónimo dijo...

Por otro lado, no se me ocurre una mejor armonia -que diría Ansón- para el morteruelo que el Chablis.

Carlos

pfgarea dijo...

...yo merendaba mantequilla con azúcar, pero qué mantequilla y qué pan!!

Numeritos dijo...

Mi abuela me preparaba unas crepes para merendar que estaban de vicio. Aunque lo mejor sin duda eran los canelones de atún que habían sobrado de la comida. Por esos había guantazos en mi casa. Sin calentar, que la bechamel con el tomate está estupenda a temperatura ambiente.

Los suizos son muy chungos. Y los roscones que saben a suizo más.

yerga dijo...

Te ha faltado la merienda en el cine, pero en el cine de los 60-70, donde las familias numerosas ,abundantes en esa epoca, merendabamos los bocatas que nuestra madre repartia por la mitad de la peli mas o menos,eso estaba muy bien.
Lo que no estaba tan bien eran dos pequeños detalles, mi madre nunca entendió que un punto importante en el cine es escuchar la pelicula y otro concentrarse en la misma, tarea imposible con siete enanos, siete, abriendo los bocatas de chorizo frito, sardinas en aceite, manchego curado en aceite,nuestros favoritos, envueltos en el papel mas ruidoso que existía en el mercado, el conjunto de olores y ruidos hizo odiar El Libro de la Selva y Mary Poppins a mas de un cinefilo.
Desde este foro , tan entendido en cine, mis mas sinceras disculpas a aquellos que fueron afectados por el lamentable proceder de mi familia.
El cuadro me hace recordar un delicioso relato de Guy de Maupassant, pero no comian suizos creo, comian otras viandas que si refleja bien el cuadro.

Espeto dijo...

Ya sé que es un tópico, pero qué gran post. Yo siempre fui el raro de clase (aunque luego mis amigos siempre se apuntaban a venir a mi casa a merendar). En mi casa todas las tardes se repetía el ritual (tan germánico) del café con pastel. Los días que había más suerte, tocaban bocadillos con fiambres raras que nadie sabíamos de dónde salian, o los reubenkuchen (unas tortitas de patata con puré de manzana que todavía me emocionan al comerlas) o pan con rillettes de oca. Vamos, que merendábamos como Dios manda. Lástima que uno, como buen niñato tonto, prefiriese los bonis y los tigretones. Ellos deben tener la culpa de mi poco aprecio actual por los dulces.

Y, como los pestiños también son merienda, ahí va uno a la salud de Melitón. (lamento la forma tan burda de traer a colación mi comentario).

Espeto dijo...

Visita a Valencia. Hay veces que los planes no funcionan, por unas cosas o por otras, y esta vez me quedé sin probar La Sirena, en Petrer, y el Alto de Colón. Lástima. La próxima vez. Ahora, lo que sí he podido visitar que ha sido poco, pero muy bueno.

Para empezar, dos templos, dos lugares muy especiales en los que es un privilegio ser el cliente, por diferentes razones:

El primero, el RESTAURANTE ASKUA. Más o menos hemos dicho todo de él: hemos hablado de la excelencia de su producto, de la tremenda carta de vinos o de la profesionalidad del servicio, bajo la batuta de Ricardo Gadea y su mujer, que ejercen de perfectos anfitriones. A eso habría que añadir una muy buena mano en la cocina para buscar los puntos exactos de cocción y en algunos platos más elaborados como unos estupendos callos. Junto a estos, fantástica la panceta de País de Quercus, las impecables gambas rojas de Denia, las maravillosas cocochas a la parrilla con cebolla pochada, los pulpitos salteados o uno de los mejores steak tartar del país. Buena tabla de quesos para concluir, con especial atención a un estupendo manchego de Belmonte. Para regar tanto lujo, un Jacques Selosse Substance, un champagne biodinámico extraordinario elaborado por el sistema de soleras y un borgoña de Vosné-Romanée, el Domaine Confuron Contedidot 2004, al que le costó un poco de tiempo demostrar toda esa elegancia que contiene. Precios severos que, en mi opinión, se justifican por la calidad. Y, unido a todo ello, la charla con Ricardo, una persona con un bagaje gastronómico abrumador, del que siempre es un placer aprender un poco.

El segundo, es el wine bar – restaurante ENÓPATA. Un local moderno y cosmopolita donde ofician como anfitriones Rebeca y Juan Ferrer (el maestro enópata).
No sé bien cómo explicaros un lugar así porque no creo que haya visto nada parecido jamás. Un lugar dedicado al mundo del vino, donde se masca la pasión, donde todo está pensado y ejecutado para su disfrute. Más de 800 referencias en carta de vinos y, ojo, ¡todas ellas, sin excepción, disponibles por copas! Desde un humilde verdejo hasta un Mouton-Rothschild. Las botellas se cobran exactamente a precio de tienda más diez euros, sea cual sea su coste, y las copas son el resultado de dividir ese precio entre siete. Cristalería de impresión de cristal soplado, mucha diseñada por el propio Juan, y copas lavadas con agua osmótica.

La carta de vinos permite, como os decía, elegir el vino que uno quiera por copas, pero lo suyo es ponerse en manos de Juan y dejarse llevar por sus explicaciones. Para ello, se establecen siete niveles, desde el “principiante” a 3 euros la copa, hasta el de “vinos míticos” a más de 100. Entre medias, otros cinco niveles para disfrutar vinos únicos, en su mayoría, poco convencionales y difíciles de encontrar.

El listado de lo que bebimos, centrado en los champagnes, se movió entre lo extraordinario y lo absolutamente maravilloso:

- La Bota de Manzanilla Las Cañas del Grupo Navazos
- Champagne Tarlant Cuvée Louis 96/97
- Champagne Pierre Peters Les Chetillans 2000
- Champagne L’eclapart L’Artiste Preimer Cru
- Champagne Cattier Clos du Moulin
- Champagne Philliponat Clos des Goisses 1991 (este ya rozó el cielo)
- Marcel Deiss Schoenenburg 1997 Alsace Grand Cru
- Marcel Deiss Pinot Gris Selection Grains Nobles de Alsacia
- Weingut Helmunt Lang Chardonnay TBA 1995 del Burgenland, Austria
- La Bota de Oloroso Bota “No” de Bodegas Valdespino (Equipo Navazos)

Pero es que, además, comimos muy bien, aunque de la cocina puedo opinar poco porque más bien fuimos picando según probábamos vinos. Muy bien el plato de jamones (ibérico, de pato y cecina de vaca) y los tomates con ventresca de atún tojo. Después, unos destacables calamares de playa a la plancha y un fantástico plato de quesos poco habituales que Juan trae de Italia y Francia: Lupulus, Robbide due latte, La Chivita (de Asturias), Brie trufado, Comté y el potentísimo y magnífico Shopshire inglés. Además, de bonus, un extraordinario La Peral para ese oloroso que os citaba.

En definitiva, un lugar único en su género, imprescindible para el que aprecie el mundo del vino. Tengo mis dudas de que haya un wine-bar mejor en todo el mundo.

Enópata dijo...

Muchísimas gracias estimado Espeto por tus elogios.

Ya sabes, nuestra obsesión vinícola tratamos de contagiarla, en tu caso con éxito.
Seguiremos mejorando, todavía queda mucho que catar y que aprender y compartir con nuestros amigos y clientes.

A nuestro querido lema: "La vida es demasiado corta para desperdiciarla bebiendo malos vinos", se le une uno que dijo un cliente el otro día al salir:

"En este local uno entra andando y sale volando".

Gracias nuevamente, espero que no tocases el suelo al salir.

saludos cordiales y felices vinos

Juan Ferrer
Enópata

el camionero de ciempozuelos dijo...

De nuevo,muy buen post;siempre decimos lo mismo,pero es la verdad.
Mis recuerdos de las meriendas,son con Barrio Sesamo,queso con membrillo,pan con chocolate,chorizo,jamon....nunca me gusto ni me gustan los bollos ni pastelitos.
En verano,las mejores meriendas-cenas de mi vida en el campo,escuchando a los mayores discutiendo de politica,yo mientras devorando tortilla de patata con calabacin,tomate recien cortado con cebolla,pimientos verdes fritos,torreznos,chorizo a la parrilla...

Aqui en Mallorca,llaman merendar tanto al almuerzo como a la merienda tal y como la conocemos "los demas".Asi que meriendan por la mañana y por la tarde;incluso hay gente que al desayuno tb lo llama merienda.

Hoy para comer,algo muy rico y sencillo que haces en 5 minutos.
Confit de pato martiko con cus-cus.
Doras el muslo en el horno,hasta que quede crujiente la piel,mientras haces el cus-cus(de gallo uso yo),con pasas,piñones tostados españoles,tomatito a dados+tomate seco;aliñas con lo que gustes.
Cortas el pato a trozos y pones a un ladito el cus-cus.
Con un buen muslo y bien de cuscus,tienes para dos tios.

Y hoy por la noche,torrdas en la calle.Mañana aqui es festivo:San Seabastian.
El ayuntamiento,pone parrillas por toda Palma,y hace algunas hogueras.
Hay conciertos en las principales plazas y la gente se lleva la carne para torrar,ademas de ingentes cantidades de alcohol.
Mucho ambiente,mucho agobio,pero se agradece ver gente por la calle;ya que el resto del año Mallorca es un desierto y el ambiente de las calles brilla por su ausencia.
Tambien se lia gorda en los San Juanes,pero aun queda...
Me pondre tibio de butifarrones y panceta adobada.
Como siempre,me tocar comprar a mi.Soy un pringao.

emiliano dijo...

Bocadillos de sardinas en aceite en el cine, ¡válgame Dios!. Sólo os faltaba abrir un melón. Pero bueno, Yerga, como el delito ya debe de haber prescrito, estás disculpado, pero que sepas que yo coincido con el inteligente autor de este post: en el cine, a ver la película y, a ser posible, con la boca cerrada.

No tuve oportunidad de ir al restaurante Enópata en mi última visita a Valencia, y eso que el bueno de Weirdo bien que me insistió. Yo me perdí, pero espero corregirlo pronto.

emiliano dijo...

Y al Amigo de Ligasalsas le pregunto: “¿dónde está la foto de los suizos?”

Amigo de Ligasalsas dijo...

Hay un problema con blogger y las fotos. Está noche la añado.

el camionero de ciempozuelos dijo...

Espeto,sin vinos en Askua,con algun entrante y un segundo y tal,por cuanto sales?
Las raciones generosas?

eldiletante dijo...

Yo las meriendas que recuerdo con más cariño eran los molletes de lomo y manteca colorá, y los de aceite de oliva, que se le quitaba la miga al bollo, se echaba el aceite en el hueco y se volvía a mete la miga , que se empapaba entera. A veces nos echaban azúcar y de aquella me gustaba.

El Goliardo Espadeiro fue el que más me gustó de los tres . Era el más tánico y le venía muy a un vino con la acidez subida como esos gallegos. Yo no diría tanto como que son los mejores vinos que se hacen en España, pero sí entre los más interesantes.

Y si pilláis un Chablis-Bougros Grand Cru de Joseph Drouhin 2000 os aseguro que fue cosa buena. A mi me reconcilió con unos vinos que no terminaba de entender

malinche dijo...

Pues a mi la merienda me recuerda a la familia de mi mujer. Salvo en la época escolar, nunca pude con el café con leche de media tarde con unas pastas o bollos, ni con el chocolate.

Claro que me gustaban, y me gustan, los bocadillos! pero para desayunar o para almorzar, nunca por la tarde.

Aunque tengo el recuerdo de una tarde en Antequera, tomando molletes con aceite y sal mientras se ponía el sol entre los olivos que me genera buen rollo.

Claro que esto fue hace mucho. Ahora si cierro los ojos y pienso en una merienda veo, con absoluta nitidez, a mi suegra con su saga compartiendo unos bizcochos con unas tazas de café y se me corta el rollo....

Holden dijo...

La merienda la asocio con la carta de ajuste, a la espera de que TVE empezara con la programación de la tarde, con Locomotoro y el Tío Aquiles. Bocadillos de Nocilla (leche, cacao, avellanas y azúcar) o de leche condesada, cantidades ingentes de calorías y grasa que no sé adónde diablos iban a parar. En verano, la merienda era un intermedio ineludible entre el pañuelo y el rescate; entre el Geiper Gol y los indios de Comansi, entre el gol regañao y qué guapa está hoy Merceditas, entre los demarrajes de Luis Ocaña a pie del Puy de Dome, el excelso estilo de escalador de Van Impe y la regularidad del pesado de Zoetemelk. Antesala también de los Real Madrid- Rapid de Viena de aquel tiempo, donde seguro Amancio haría virguerías por la banda derecha y Betancourt atajaría el penalti que nos daría la clasificación a octavos de final de la Recopa, donde caeríamos eliminados, como de costumbre, por el Standard de Lieja.

Hace demasiado tiempo que no meriendo, tanto como la última vez que vi a Merceditas. Seguro que ya no está tan guapa como la recuerdo.

emiliano dijo...

A mí los bocadillos de leche condensada no me gustaban. La leche condensada me gustaba tomarla a morro.

Jesús Melitón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Melitón dijo...

Fundamental los dos orificios en el bote de leche condensada: por el que se chupaba y el que alimentaba de aire el invento.

La leche condensada al baño María (que ahora los finolis llaman dulce de leche) estaba qtc nivel 4.

emiliano dijo...

Bien explicado, Melitón

emiliano dijo...

A mí me gustaba merendar los recortes de la masa para hacer empanadillas, fritos y espolvoreados con azúcar. Cocina de aprovechamiento de restos. Ahora la masa de empanadillas se compra congelada y es un verdadero asco, aunque puede ser peor si se compra congelada la empanadilla entera.

Espeto dijo...

Para continuar, visita a ÓLEO, el local que Vicente Patiño abrió en Valencia hace unos meses. Un buen local, moderno, con barra de tapas en la entrada y unas pocas mesas bien espaciadas en el comedor. Servicio joven, pero competente y muy amable. Carta de vinos corta, pero con referencias interesantes y precios moderados. Nosotros optamos por un estupendo riesling alsaciano, quizás algo falto de botella, el Trimbach Cuvée Frederick-Emile 2003.

Patiño practica una cocina ligera, con mucho producto local y que corre riesgos que resuelve con solvencia en la mayoría de sus platos. Notable (y arriesgada) su crema de cebolla con anchoas y cacahuetes que funcionaba bien. Sobresalientes la caballa en semisalazón con un membrillo de tomate (un plato espectacular, el mejor de la noche), el arroz con cebolla caramelizada y calamar, la extraordinaria ostra escabechada con granizado de manzana, la lubina con pil pil de lima y limón (perfecta de punto aunque con menos salsa hubiese estado mejor) y el cochinillo crujiente con piña. Entre los platos que nos gustaron un poco menos, un pollo de corral con gazpacho manchego al que quizás le sobraba un poco de orégano y las mollejas de ternera con ñoquis de parmesano, que podrían haber estado un punto más tiernas, aunque el caldo que las acompañaba era extraordinario.

En definitiva, una muy buena impresión. Otro restaurante de altísima calidad que ayuda a la zona a afianzarse como uno de los polos gastronómicos más importantes del país.

Anónimo dijo...

Pues yo ayer merendé en el Madrid Fusion unas cañitas de mahou y algo de jamón. Muy interesante la charla de Ana Gago, Xosé Cannas y Marcelo Tejedor sobre la merluza de Celeiro. Me gustó especialmente la ajada que hizo Ana, cristalina, con un color precioso. Dio un truco, disolver el pimentón en un poco del caldo de cocción antes de añadir vinagre, y como remarcó un cocinero que tenía al lado, gastarse la pasta en un buen pimentón.

Carlos

Anónimo dijo...

Por cierto, Coca Cola tiene un stand donde hace tapas utilizando nitrógeno. A la última.

Carlos

emiliano dijo...

Nunca he estado en Madrid Fusión, ¿tienes que inscribirte o puedes comprar una entrada sólo para una determinada conferencia?

kalakahua dijo...

Emiliano, a estas alturas tienes que tener una entrada que te proporcione algún amigo.

Anónimo dijo...

Hay de todo Emiliano, pases para profesionales y prensa, algunas invitaciones y, por supuesto, puedes inscribirte y luego pagar por cada conferencia. El control de acceso me pareció confuso, uno no tenía claro donde podía pasar y dónde no -incluso la misma zona estaba vetada según la hora. Hoy creo que están Adriá, Blumenthal y compañía sobre cocina molecular. No sé qué debate habrá, no parece que haya mucha disidencia. En cualquier caso lo más interesantes son las charlas -los stands no me parecieron en general y salvo un par de excepciones gran cosa.

Carlos

Carlos

kalakahua dijo...

Lo dicho, pues. A estas alturas, fuera del plazo de inscripción y las conferencias llenas, sólo podrías ir con la entrada de un amigo.

Numeritos dijo...

Cañitas de Mahou y jamón. Es buena merienda, pero los de Madrid Fusión no se han quedado calvos.

emiliano dijo...

Lo que yo preguntaba es que si podías acercarte a Madrid Fusión sin ser profesional, ni periodista, ni tener invitación, ni inscripción y limitarte a sacar una entrada para algo que te apetezca. Parece ser que no. Veo en la web de Madrid Fusión que la inscripción cuesta 590 €. Mucha tela.

Anónimo dijo...

No Emiliano, no puedes. A mí esos casi 600 euros me parecen un pastón, sí no eres profesional, seguro que no merece la pena.

Eso y productos de Negrini, Numeritos. Eché de menos un buen pan.

Carlos

Anónimo dijo...

Un gran trauma infantil fue que mientras mis amigos se comían en el recreo "cuernos" rellenos de chocolate a mí me tocaba bocata de mortadela. Ahora ya no lo encuentro. Como dirían en Cuenca: a buenas horas noches choza (¿?)

Carlos

Numeritos dijo...

El otro día mi hija me pidió en el supermercado que le comprara mortadela con aceitunas para las meriendas. Le dije que nones. Empiezan por ahí y te acaban pidiendo la de la cara de Mickey Mouse.

Jesús Melitón dijo...

Y bebiendo licor de crema catalana "Tolón"...

Holden dijo...

Si no me equivoco, ayer presentó su ponencia, conferencia o cómo diablos quieran ustedes llamarlo, Ricardo Muñoz Zurita, uno de los mejores cocineros mexicanos. El Gurú de la Gastronomía azteca. ¿Alguien ha leído algo al respecto?

Esta tarde le tocaba a Enrique Olvera.

emiliano dijo...

Holden, las referencias del restaurante de Enrique Olvera son muy buenas (no recuerdo ahora si el restaurante se llama Pujol, Márquez, Victor Valdés u Oleguer). De Ricardo Muñoz Zurita, ni idea. Cuéntanos tú.

emiliano dijo...

¿A buenas horas noches choza?. Explicación del origen del dicho, plis. Nosotros lo que decíamos era “a buenas horas mangas verdes”.

Holden dijo...

Pues el restaurante se llama Pujol porque de pequeño su familia le llamaba así. Según me contó él mismo, va a cambiarle el nombre, si no lo ha hecho ya, a Enrique Olvera, pues no eres tú el único que se cree que el restaurante es de comida catalana. Para mí, junto con Ricardo Muñoz Zurita, es el mejor cocinero de México. Como diría alguien que yo me sé, el hecho de que sea mi amigo no me resta credibilidad. :)

Creo que un bloguero que escribe por aquí iba a estar hoy en su Conferencia.

Ricardo Muñoz Zurita es, probablemente, la persona que más sabe, quizás junto al gringo Rick Bayless, de gastronomía mexicana. De hecho, su restaurante, por llamarlo de alguna forma, es la cafetería de la UNAM (Universidad Autónoma de México). Las veces que he hablado con él, me ha comentado que no está interesado en tener un restaurante al uso tradicional. Es un gran tipo y un excelente cocinero. A mí sí que me gustaría que, alguna vez, se decidiera a montar su propio restaurante. No sobran, precisamente, los buenos restaurantes de cocina mexicana.
Supongo, sin embargo, que los titulares periodísticos se los llevaran Mónica Patiño y Patricia Quintana, por su carácter mediático y esas cosas. A mí, sinceramente, e independientemente de sus anuncios de McDonals o empresas de dudosa reputación, ninguna de las dos me dice nada. Fuegos artificiales, campañas de publicidad y poco más.

emiliano dijo...

Cuando me preguntan mi opinión sobre la cocina mexicana tengo que decir aquello de “no sabe, no contesta”. Cuando estuve en México, anduve mal orientado y terminé comiendo (fatal, por cierto) en ese restaurante donde Pancho Villa se lió a balazos, no se sabe si por la emoción provocada por tan ricos manjares o por la cogorza que se agarró. La Ópera, creo. En Madrid, no me ha terminado de gustar ninguno de los restaurantes mexicanos que conozco, ni siquiera la muy alabada Taquería del Alamillo, y eso que es un mexicano para mexicanos y tal y tal.

La cuestión es que tengo ganas de comer en un restaurante mexicano superchingón. En el Pujol, por ejemplo.

albertobilbao dijo...

Buenas tardes
Mi hermano va durante cuatro días a Madrid, recomendaciones de lugares de menú del día, aparte del Quinto vino y de tapas, fuera de los ya conocidos y que ya le he dicho
Gracias por adelantado

Espeto
El vino que comentas de Alsacia yo lo probé en Agosto en el Corral del Indianu y coincido con tu opinión, me pareció un vino con hechuras
Un abrazo desde Bilbao

emiliano dijo...

Alberto, para tapear, además de los que ya conoces, dile a tu hermano que se puede acercar a Entrevinos, El Cisne Azul, La Cantamora, La Taberna del Buen Suceso, Cuenllas (entre el restaurante y la tienda de vinos), La Ardosa o el Baby Rubaiyat para tomar patatas suflé.

Para menús del día, El Mollete en la calle de la Bola, Come Bien en Chueca o Casa Ricardo (ensalada, huevos con morcilla, callos a la madrileña, calamares en su tinta, pescado fresco del día, bizcochos borrachos de Guadalajara, café, pan y vino, todo por 31 €, entre azulejos y cuadros taurinos)

Ya se nos ocurrirán más.

Anónimo dijo...

Alberto, sí anduviera por Huertas, en la calle Lope de Vega está Casi en Huertas. Es un buen sitio, como anécdota, en los comienzos del bar trabajó Mónica, ahora en el sb99

Carlos

yerga dijo...

Alberto ,por cambiar de zona, la mini ruta de El Retiro,La Castela,habitas y chipirones, La Taberna Laredo, quisquillas y chacinas,Casa Rafa,gambas y ensaladilla y ,sobre todo, La Monteria,pescaito y algún guiso,los vinos de tapeos son decentes y sin coger el coche.

Numeritos dijo...

Alberto, una vuelta por la Cava Baja, Segovia, etc. Parando obligatoriamente en Casa Lucas y en Revuelta (a por un taco que bacalao).

emiliano dijo...

Hoy he tenido comida de trabajo en un restaurante bien escogido por un grupo de amarrateguis de la gastronomía. Jamón de plástico, croquetas de poliuretano, queso de metacrilato, entrecó de lomo alto marca bazooka joe cien por cien masticable con patatas fritas quemadas por fuera y crudas por dentro, vinos de “a mí Sabino que los arrollo”, chupito a cuenta de la casa y, encima, caro. Madrid Fusión.

malinche dijo...

Alberto,

El menú de El Padre a mediodía, en Serrano, es una buena opción. Creo recordar que a 12 €.

Me cuentan que D. Pedro Subijana está molesto con Arturo que de una simple conversación de un día sacó la conclusión de que ya eran socios. Y no solo sacó la conclusión sino que lo dijo, expresamente, en el programa de Gonzalo Sol en Intereconomía, que yo lo oí...

Parece que el asunto está muy verde. Malo para Madrid, probablemente bueno para Subijana.

Anónimo dijo...

Anoche me hicieron un pequeño resumen de lo que defendió Adriá, en una charla que fue por lo visto aburrida. De lo más interesante la idea de que en esta crisis la alta cocina creativa será deficitaria y que los cocineros con inquietudes habrán de conformarse con elaborar alta cocina tradicional. Yo creo que salvo contadas excepciones, no sólo ocurrirá durante la crisis, sino que el modelo Can Roca, El Bohío o Tragabuches marcará un "límite creativo".

Carlos

Espeto dijo...

Ese límite que menciona Carlos es muy claro. Es el límite de creatividad aceptable para la gran mayoría de los clientes en este país. El de "los restaurantes buenos donde mandaría a mi madre para que no se asuste o le dé un ataque de risa". Y los que se sepan adaptar a él, sobrevivirán. Los otros, a lo mejor también, pero por cuatro incondicionales y tres turistas gastrópatas.

Holde, de ese Rick Bayless tengo yo algún libro de cocina mejicana y es cierto que explica muy bien. Por un casual, ¿conoces su restaurante Frontera Grill en Chicago? Lo tenía apuntado entre los posibles, pero no sé si cae en la categoría de "restaurante evitable de celebrity".

Anónimo dijo...

La propuesta de valor habrá de ser tangible. Los frikis gastronómicos somos muy pocos.

Ayer tomé con unos amigos el Larmandier Non Dosé Terre de Vertus en formato magnum y me encantó. Nunca hasta ahora había tenido tal sensación de diferencia ente una botella normal y la magnum.

Carlos

Olécranon dijo...

Una de las cosas que me gusta de ir a De la Riva, aparte de sus excelentes pescados, es la de compartir un requetemágnum de algún vino clasicón con el resto de las mesas del restaurante.
Por otra parte, puede llegar a ser desesperante la cantidad de variables que hay que controlar para disfrutar de un buen vino. Y lo cerrados que nos tomamos los vinos en un restaurante.

Holden dijo...

Espeto: Todo lo que he oído del Frontera Grill y del Topolobamo ha sido siempre positivo. De todas las formas, creo que todo depende del tiempo que vayas a estar en Chicago, dado que hay varios restaurantes que estarían un escalón más alto en cuanto a recomendaciones.

No sé si sabes la historia de Rick Bayless. El tío se paso cerca de seis años peregrinando por México y empapándose de la gastronomía de estas tierras. Luego abrió Frontera Grill y se convirtió en uno de los más radicales defensores del slow food, de los productos orgánicos, de los proveedores locales y todas esas cosas. Vamos, que Alice Waters, a su lado, palidecía en comparación. Pero hete aquí, que en el 2003 Rick vendió su alma al diablo-nunca mejor dicho- y decidió aparecer en una serie de anuncios de Burger King. Algunos de sus antiguos compañeros de viaje, todavía no se lo han perdonado. Se podría decir que Rick Bayless es el Elia Kazan de la gastronomía gringa.

angel dijo...

Llevo desde el lunes por la noche haciendo la digestión de una cena en Viridiana, empezamos a las 21:30 y cuatro horas después nos levantábamos después de apretarnos un Oporto de altura. Abraham sigue siendo un fiera.

Durante el día, una visita a Madrid Fusión y encuentro con un montón de amiguetes. Altamente recomendable el darse una vuelta por el stand de Negrini y probar sus embutidos; muy interesante lo que te cuentan del tequila en el stand de México y los chicos de London Gin que están siendo una de las estrellas de la edición 2009.

Anónimo dijo...

Cierto Ángel, estupendo ese jamón asado -sea como sea como lo llamen-de Negrini. Ójala hubieran tenido pan.

Numeritos, creo que fuiste tú el que me dijo que la alcachofa con cardo va bien. Efectivamente, va tremenda. Si se le añaden unas almejas y se liga ligeramente el caldo de cocción de la verdura y las almejas ya es un lujo.

Carlos

emiliano dijo...

Holden, no conocía a Rick Bayless y tampoco sé quien es Alice Waters. A Elia Kazan, en cambio, si lo conozco bien: un extraordinario director y un ser humano miserable.

Holden dijo...

Evidentemente, lo de Rick Bayless no es comparable a lo de Elia Kazan. Y mira que era buen director.

Veo en un comentario de El Mundo que hoy estaban por Madrid, recogiendo unos delantales de no sé qué historias Thomas Keller y-sorpresa, sorpresa- Charlie Trotter. Si alguien se le topa por ahí, le dais una colleja de mi parte a este último.

Holden dijo...

Por cierto, Emiliano, Alice Waters es la cocinera de San Francisco que empezó a dar la tabarra con eso de los productos orgánicos, las granjas, lo saludable y todas esas cosas. Allá a principios de los 70, supongo que después de haber ido a los festivales de Woodstock y Monterrey. Estas últimas semanas, la ínclita Alice, al igual que su alter ego neoyorquino, Dan Barber del Blue Hill, se han dedicado, estos dos "granjeros último modelo", a enviar cartas a Obama para que nombrara Secretario de Agricultura a alguna especie de Santi Santamaría gringo. Sin mucho éxito, por lo visto, ya que el nominado al final no ha sido del agrado de estos neo hippies, que dirían los Glotonios.

emiliano dijo...

Pues hablarles a los norteamericanos de cocina saludable, igual no es mala idea, Holden, que en ese país es posible hacer un documental como “Super size me” y conseguir que mucha gente se sienta identificada con la dieta del protagonista.

Y hablando de Kazan, es curioso que mi película favorita suya sea un alegato a favor de la delación. Además me resulta odioso el paralelismo que Kazan intenta crear entre el personaje interpretado por Brando y él mismo. Pero cada vez que veo esa escena de Marlon Brando y Rod Steiger en el taxi, me sigo emocionando, me sigue pareciendo una de las interpretaciones más intensas de la historia del cine.

Holden Caulfield dijo...

Elegir una película favorita de Kazan es tarea difícil. Si tuviera que elegir, creo que haría lo mismo que tú y me iría con "On The Waterfront" (La Ley del Silencio). La segunda, quizás, sea una de las menos conocidas: "America, America".

En cualquier caso, está claro que sus condiciones como persona y genio eran inversamente proporcionales. Lo contrario de Dalton Trumbo, por ejemplo, que puntuaba muy alto en ambas. Una de las muchas víctimas de este hombre.

"Good night and good luck"

Anónimo dijo...

Algún día alguien explicará por qué las comidas de grupo son el doble de caras que las normales. Ayer, comida de empresa, unas 20 personas: unas raquetas de cerdo blanco, unas zamburiñas, unas setas variadas, chuletón o rodaballo de piscifactoria, postres variados; todo de tercera. Un albariño que no era, una copa y salen 50 euros. Ambiente ruidoso y servicio brusco. El local hasta arriba, hace plantearse sí es la purriela lo que se llevará la crisis.

Carlos

Anónimo dijo...

Y hablando de crisis hoy cierra el MF con una charla sobre gastrobares. Dani, Benito, supongo que Roncero. Creo que ha sido la única propuesta tangible que ha salido del congreso relativa a la cocina en tiempos de crisis. Pocas ideas y como palabra clave "cero".

Espeto dijo...

Holden, gracias por la info. En principio, en Chicago serán tres días como máximo y, obviamente, no me quiero perder Alinea. Además, tengo interés en Arun's, un tailandés del que he escuchado maravillas, el Moto de Homaro Cantu, NoMi y el Tru de Rick Tramonto. Y, además, estoy pensándome en hacerle una visita a tu amigo Charlie Trotter para que podamos ponerle a parir juntos y esas cosas. De todas formas,de momento es hablar por hablar, porque el viaje está en "stand by" por lo menos hasta verano.

Ángel, ¡qué suerte! Esta semana te va a ser suficiente con dos comidas. :)

kalakahua dijo...

Trato de salir del atasco de celuloide, que me ha permitido descubrir películas maravillosas a las que no darán ni un óscar. Entre ellas, Frozen River o The Reader, con Kate Winslet más como la trajo dios al mundo que nunca, (ojito a los calentones de Sus Señorías, que ya no tienen edad) y la revisita a The Man From Earth, una película de hecha con tres pesetas. Háganme caso y consíganlas. Pero también ha coincidido el retorno de Damages, una serie extraordinaria y de nuestro Jack Bauer, patrimonio de la humanidad. Si Jack Bauer hubiera nacido cocinero se habría llamado Abraham García y Kate Winslet habría sido su becada.

Nacho T. dijo...

Jack Bauer es Dios, "es un ejército en sí mismo".

kalakahua dijo...

es el alfa y el omega, efectivamente

Numeritos dijo...

En mi lectura diaria del ABC veo que ha estado lo más granado comiendo canapés en el Madrid Fusión. Incluyendo a unos cuantos Amigos de Ligasalsas. Contadnos, ¿os habéis rozado con otros blogs?

Anónimo dijo...

De todo y variadito Numeritos. El jamón une mucho. Incluso oí a un conocido cocinero residente en Madrid hablar de este, nuestro blog.

Carlos

kalakahua dijo...

Madrid Fusión de este año es el ejemplo de que el discurso filosófico-justificativo en la cocina se está quedando sin argumentos. Se repite lo de "divertido", "creativo", "abstracto", pero el asunto no da para más.

La vuelta a la tapita como alarde conceptual que preconiza Capel es lo más tonto que he oído en mucho tiempo. Crítico estrella, crítico estrellado, que diría él mismo. Más aún cuando Chang lo justifica por la carencia de espacio en sus locales. Poesía pura. Otro crítico más a sumar a la cofradía del paladar de platino. Sus problemas para diferenciar pescados de sillones coloraos no son casuales.
Además ha convertido MF en un mercadillo ilustrado al que se acude para que te vean. Del chino para chinos, a la feria de muestras para marquesas.

Si les dejaran sus prejubilaciones tomar el caviar a perolones, ya veríamos cómo eso sería intelectualmente correcto.
Mientras tanto, sigamos con el polvo de ibéricos de La Carmencita.

Renovación, dicen. Que empiecen por ellos mismos.

Anónimo dijo...

Visto lo visto, yo creo que Capel se ha equivocado no permitiendo que Santi Santamaria participara. Si se buscaba reflexión no han atinado.

Al menos ha quedado claro que lo de buscarlr nombre a la cocina creativa española es algo infantil.

Carlos

kalakahua dijo...

Chiquito de la Calzada debería empezar a preocuparse del cada vez más evidente parecido físico que está adquiriendo con Capel.

El día menos pensado se arranca a corretear por alguna sala... "y ese mero más feo que pegarrll a un padrree"

Espeto dijo...

Ya quisiera. Apuesto por el paladar de Chiquito. Al menos tendría algo de gracia criticando el finstro del café.

Anónimo dijo...

Por cierto, los primeros en las barras de mortadela, jamón y vino algún que otro "profesional". En la charla del lunes tarde sobre merluza de Celeiro vi pocos sin embargo...

kalakahua dijo...

Para que luego no digan que no comparto...

Rose Byrne 1

Rose Byrne 2

almoraima dijo...

A mí la merienda me trae recuerdos muy bonitos. salir de clase a las 17.00 ir a casa, leche con café y un bocadillo de fiambres o queso. Aunque mi madre hacía bizcochos, tortas o roscos, no los comía ya que nunca me ha gustado el dulce. También me recuerda a las meriendas los domingos en invierno en casa de mis abuelos. Docenas de pasteles excepto yo que me gustaba la rebaná de pan moreno tostao con manteca. O bocadillo de pringá. Cuando íbamos al campo, mollete tostao con ajo y aceite, manteca colorá con asadura o manteca blanca con lomo preparada por mi madre o mi abuela. En verano, en la playa bocadillo de tortilla, o de pìmientos fritos, filetes empanados. Lo cierto es que es una de las comidas que más me gustan del día. Me recuerdan a mi abuela tomándese cafñe negro con queso de cabra y pan migao. O al tío de mi madre que siempre se comía el pescadi frito, boquerones o jureles, que había quedado del mediodía, con el café negro y el pan asentao, porque no le gustaba el pan del día. Un post que me devuelve a mi infancia. Siempre que no trabajo por las tardes me gusta merendar mi bollo con fiambres o quesos y mi cafelito y recordad esos momentos

Anónimo dijo...

De la memoria gustativa habla hoy precisamente Achatz en su conferencia.

Holden dijo...

Espeto: de los restaurantes que mencionas en Chicago, yo si que iría a Charlie Trotters. La verdad es que toda la gente que conozco que ha ido, ha salido entusiasmada. Observa que no estoy poniendo el signo ese parida. En cuanto A TRU, también tengo las mejores referencias. No sucede lo mismo con MOTO, del que un par de amigos que lo han visitado, han salido diciendo que se pasa unos cuantos pueblos con el nitrógeno y esas cosas. Del thai y de NoMi no tengo referencias, pero te averiguo.

Echo de menos el restaurante del Avenues y algún sitio más informal, para que te zampes unas pizzas Chicago style y unas chelas.

Holden dijo...

Yo sí que iría...

Por cierto, ¿alguien ha estado en lo de Achatz?

Espeto dijo...

Holden, veo que te has ablandado y estás dispuesto a indultar a Trotter.

El del Avenues no lo conozco, o sea que te agradecería que me informases. En plan más informal, siepre había pensado en visitar la casa original de Morton's y tengo un amigo que jura que los mejores perritos se comen en Superdawg. Después de ver su página web, pensé en cambiar de amigo.

PD Yo, de mayor, quiero merendar como Almoraima de pequeña.

angel dijo...

Comentario en Madrid Fusión por parte de un cocinero de muy buen nivel: "he echado en falta a Punset en alguna de las ponencias de hoy" y ha dicho esto con toda la coña del mundo antes de marcharse de cañas.

La verdad es que cada vez hay más distancia entre la alta cocina y la cocina a secas. Yo me he encontrado con un algún amigo, profesional de la hostelería de nivel medio, que estaba más interesado en los aceies que podía comprar para su establecimiento que en las ponencias donde explicaban la forma de extraer aromas de determinados ¿alimentos?.

Claro, todo esto, para algunos críticos y profesionales, es una auténtica barbaridad, ellos preferirían un congreso para iniciados donde se reconocieran sus múltiples méritos como casta superior y se hablara del semen de caballa como protagonista de las proximas temporadas (dicho sea con el mayor respesto para el Sr. Adriá al cuál admiro profundamente...y no es coña).

Curiosamente, toda esta gente no paga entrada ni contribuye de ninguna manera a que exista una feria donde los profesionales del sector puedan conocer tendencias y novedades sin necesidad de llevarse un diccionario para entender de que hablan los "iniciados".

En mi opinión, si buscan un futuro para Madrid Fusión, este debería pasar por acercar los provedores a los profesionales de la hostelería y por ayudar a los aficionados a conocer tendencias, pero desde luego, no creo que el futuro sea montar un congreso dónde cuatro cocineros y siete críticos se dediquen a pontificar acerca de lo divino y lo humano.

Anónimo dijo...

Achatz ha cambiado su ponencia, va a hablar de las bases de Alinea: cocina, servicio... y diseño.

Carlos

angel dijo...

Hoy estoy en plan guerrillero: ¿ha contado alguien las criticas de aficionados y profesionales acerca de restaurantes de nivel alto donde el precio del menú es superior a 130€?...salen unas cuantas.

Tenía entendido que lo de Sergi Arola era una barbaridad y ahora resulta que hay bastantes restaurantes con costes estructurales mucho más bajos que cobran prácticamente lo mismo...

Cada vez me cae mejor Sergi Arola, por lo menos va de cara.

Numeritos dijo...

Angel, eso y los GTs que ponen en el Arola Gastro. ¿Cómo puede caer mal a alguien?

Holden dijo...

Espeto: Aquí te va una doble crónica: AVENUES y GRAHAM ELLIOT. En este segundo estuve en Diciembre. No está mal, en plan informal y tal, pero creo que tienes mejores alternativas.


AVENUES

almoraima dijo...

Espeto, jajaja. La verdad es que me gustaba y me sigue gustando mucho la merienda. Ahora sólo las puedo disfrutar los fines de semana o cuando salgo a las 19.00 horas de trabajar. Me pego una buena merienda y ya no ceno.
De niña cuando íbamos al centro merendábamos en la cafetería de unos antiguos almacenes, unos sandwiches mixtos con un queso que se fundía de maravilla y que estaban riquísimos. Pero siempre pensaba, y sigo pensando, que me gustaría ir a una cafetería de mesitas redondas donde pudieran pedir panes tostados y sin tostar, y te sirvieran fiambres a elegir, cortados al instante, mantequillas y hacerte tu propio bocadillo y tomártelo con tu cafelito, así en plan casero.

kalakahua dijo...

Todo el mundo hablando de comida y nadie menciona a Rose. Menuda panda.

Holden dijo...

Who is Rose?

Kala: ya has visto que los señores Hollywood están de acuerdo con tus gustos, excepto en lo de Brad Pitt.

Quiniela:

Mejor Peli: Slumdog Millionaire
Mejor Actor: Mickey Rourke
Mejor Actor de Reparto: Heath Ledger
Mejor Actriz: Kate Winslet
Mejor Actiz de Reparto: Penélope???

kalakahua dijo...

A falta de ver Doubt esta noche, me parece bien la quiniela, salvo que a la actriz protagonista sumaría con los mismos méritos o más que a Kate Winslet a Melissa Leo por Frozen River.
Y en mejor actor tendría en cuenta a Frank Langella por su Frost/Nixon.

La única alternativa a Penélope es Marisa Tomei, que a lo mejor esta vez se lo merece más que la primera, cuando Jack Palance mamao perdido le dio el oscar sin que estuviera su nombre en la tarjeta.

Pero si valoramos el impacto sobre la película es posible que esté mejor Penélope, que sin entusiasmarme ella hay que reconocer que aplasta a sus compañeras en ese bodrio infumable.

Lo de Brad Pitt me pareció una bacalá importante, pero oye, también Titanic me pareció una caca y le dieron 20 óscares. Además le pone a mi mujer y no puedo con ello. Para eso Mickey Rourke va fenomenal.

kalakahua dijo...

Y otro artículo más en El Mundo sobre los gastrobares. Yo desde ahora voy a llamarlos gastropollas.

Y además aparece Roncero y Estado Puro

kalakahua dijo...

Y no hay que pasar por alto el premio a mejor cocinero a Francisco Morales, de Senzone, una apuesta mía personal, y que ratifica mis comentarios frente a todos aquéllos que no confiaban en Snzone.

Lamentablemente el premio al sumiller se lo han dado a Dani Poveda, por lo que Rut (o Ruth) estará que se la llevan los demonios.

El día que se cuente la verdad de los Ansones, los Capeles y demás...de las comidas de gorra y las presiones. De los premios ad hoc... lástima que todo ésto se sabrá después de lo de quién mató a Kennedy.

Así entre nosotros, fueron los extraterrestres.

kalakahua dijo...

Y lo fliparían si supieran lo que estoy bebiendo.

Para drenar las botellas de Delapierre de las cestas de navidad, he confeccionado con sorbete de limón Carte D'or una extraña bebida, que concede al Delapierre el honor de aportar el CO2.

Juan Luis dijo...

Eres la bomba neng.

Booooooooooomba!!!

Juan Luis dijo...

A lo de booooooooomba no me he podido resistir.

Lo siento T_T

Anónimo dijo...

Sobreactuados e impactantes los últimos dos minutos de la ponencia de Achatz. Ha presentado la idea de que un plato cambie de textura y sabor durante su consumición en la mesa, variando su temperatura, aunque ahora que lo pienso es lo que sucedía en el plato refractario, la carne iba pasando de jugosa y tierna a seca y chiclosa. En realidad ha presentado una curva de temperatura-texturas donde describía esto mismo, creo que la idea es que el servicio vaya variando la temperatura del plato a fin de apreciar otros sabores y texturas.

Los platos que ha presentado tenían buena pinta excepto un extraño plato de hongos fritos en mantequilla cubiertos por un carpaccio de wagyu.

Lo que está claro es que como me dijo un bloguero que se sentaba al lado, tiene su propio universo, su rollo. Vamos, que en pudiendo, me pasaba por Alinea.

Carlos

kalakahua dijo...

Es posible que la solución pase porque el plato no sea el que cambie de textura y sabor, sino que sea el comensal el que cambie de textura y color.

Para ello propongo comer jugando al "impasible".

Yo iré a Alinea, seguro, pero no por estas gilipolleces de MF.

kalakahua dijo...

Por cierto...¿dónde se ha ido el link al blog de Paco Berciano en este blog? Me era de suma utilidad. A ver si los amigos de Ligasalsas lo restituyen.

Anónimo dijo...

Ángel, el otro día un cocinero de un restaurante de primer nivel me dijo que los fuegos de artificio estaban hechos para Madrid Fusion.

La cocina real es otra cosa.

Y ahora que hablas de Arola, no creo que haya ido al MF.

Jesús Melitón dijo...

Los perritos calientes -con ketchup o mostaza- que vendían en un carrito en el hall (zaguán) de la Cumbre Internacional de Gastronomía cumplían con creces los postulados de Achatz -o como se escriba-: cambian de textura y sabor conforme se consumen.

Podía haber salido a buscar uno el bueno de Grant -o como se escriba-, pagado los tres pavos de rigor y así ahorrarse el curro de los platos.

Este año no he ido. Solamente voy los años pares. Me cuelo. Este año, por lo que me cuentan, estaba tirao colarse. Y eso no mola nada.

Lo de los perritos lo sé porque esta mañana he pasado a recoger a mi vecina, que se había presentado al concurso de jota aragonesa. Ha quedado finalista, y eso que empezó en la academia de danza la semana pasada.

Jesús Melitón dijo...

Una fenóomena mi vecina, que diría El Fary, a quien Dios tenga en su Gloria (y que allí nos espere muchos años).

yerga dijo...

Un servidor hoy se ha fusionado con media ración de jamón, bueno,unos salmonetes rayados de escandalo y ,sobre todo, con dos copitas de Fino Especial La Panesa ¡¡¡impresionante!!!, es como si te dieses un paseo por la Feria del caballo girases a la derecha a reverenciar la tumba del Camarón bajases por la cuesta a ver La Tacita parases a tomar una tapa con Emiliano engulleses unos langostinos te sentases a leer a Alberti corrieras a escuchar unas chirigotas,....Cadiz en la boca.
Lo tiene todo ese vino, mar,hierbas ,unas pocas olivas,solo le falta la carne "mecha"

yerga dijo...

Estoy "guguelando",Bodegas Emilio Hidalgo,¡ole!,¡ole! y ¡ole! por este tio.

Anónimo dijo...

Y yo que pensaba que eras el de los cascos Melitón...

En fin, me voy a dormir, que estos horarios titiriteros del MF me están matando.

Carlos

emiliano dijo...

Yerga, un día de estos nos vamos a tomar una copa de manzanilla en rama de las Bodegas Barbadillo correspondiente a la saca de invierno (a los que no lo sepan les diré que esta manzanilla pasa de la bota a la botella sin filtrar aunque sometida a una ligera clarificación con clara de huevo, sólo se utilizan botellas de 37,5 centilitros y únicamente se puede encontrar en lugares muy escogidos como en los gastrobares o, de vez en cuando, en mi casa) y, ya que estamos, luego nos podemos tomar una copa de manzanilla pasada Pastrana y comparamos. Es posible que veamos el Coto de Doñana.

emiliano dijo...

De las películas nominadas no puedo hablar, no he visto ninguna, aunque yo hubiera incluido Appaloosa, Wall-E y El intercambio.

Gracias Amigo de Ligasalsas. Bonita foto la de los suizos.

Holden dijo...

No me imagino a Grant Achatz sobreactuando en plan Al Pacino. Como que no me pega. A no ser que tenga una vertiente oculta, el tío es de lo más tímido.

Carlos, te puede asegurar que el plato ese de Wagyu crudo está QTC Nivel 5.

Y de David Chang ¿alguien sabe que ha hecho o dicho?

Anónimo dijo...

holden, la presentación corrió a cargo de cuatro personas: Achatz y su segundo representando la cocina, su jefe de sala -creo- representando el servicio y un arquitecto que trabaja con ellos representando el diseño. En los minutos finales cada uno de ellos hizo una pregunta que planteaba los retos que se proponen dejando unos segundos en silencio tras cada una de ellas. Lo que está claro es que tenía cosas que decir y eso ha sido algo raro en este MF donde casi todo ya se había dicho.

Carlos

Jorge Díez dijo...

Agradezco los comentarios de Ángel sobre MF. Algo suponía y más o menos coinciden con lo que ayer mismo me contó un cocinero asistente.
Sin más palabras, que pierdo bocado.

NKT dijo...

A mí me encantaba merendar bocatas con el chorizo previamente pasado por la sartén (cuando estaba mi mamá para hacérmelo). Recuerdo también suculentos bocadillos de chorizo de Pamplona (ahora sólo lo comería en presencia de mi cardiólogo) o de mortadela de aceitunas.

almoraima dijo...

Los bocatas de chorizo de Pamplona los comía de higos a brevas. Son demasiado pesados. Hace años que no me como uno. Eso si, los de mortadela de aceitunas, aunque de tarde en tarde caen algunos. me encantan, pero de tarde en tarde.

Por cierto, gracias a amfortas, ligasalsa, weirdo y la receta básica de hamburguesa del libro 1080 recetas. Pedí hace tiempo la receta para hacer una hamburguesa y me la facilitásteis. Ayer la hice, con las que me habíais dado y lo que me parecio y estaba riquísima. Creo que hoy como otra vez hamburguesa.

emiliano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
emiliano dijo...

Me ha extrañado que nadie preguntara por las bollas que merendaba de niño el Amigo de Ligasalsas. Yo sólo las he visto en las panaderías de Cebreros, Yerga las conocerá.

En espera del primer congreso Cebreros-Fusión, os mando un link para que conozcáis este producto. La Bolla

Anónimo dijo...

Precisamente me acaba de llegar un mail hablando de una garnacha de cebreros. No sabía que era zona de vinos.

Anónimo dijo...

Por cierto se llama El Reventon un nombre súper chingon.

Carlos

Jesús Melitón dijo...

Una vez vi una portada del Magazine de El Mundo con Carlos Sáinz aterrizando en alicótero en sus viñas de Cebreros. Entonces le asesoraba Telmo Rodríguez, creo recordar.

Aunque igual me lo estoy inventando, vaya Vd. a saber...

Fartón dijo...

De chaval yo era poco de merienda, pero muy de merienda-cena. Mis padres son de acostarse temprano y madrugar bastante, y de niños les seguíamos el ritmo. Recuerdo esas merienda cenas en verano, siempre de bocata, en el que valía meter de todo, desde un filete a un huevo frito, pasando por el imprescindible blanco y negro (longaniza + morcilla, a poder ser, de Onteniente). Por supuesto, y como muy bien dice el post, éramos muy capaces de comérnoslos mientras jugábamos al fútbol, o incluso entrando y saliendo de la piscina.

Mi mujer sí era más de meriendas. Le hacían bocadillos de jamón y ella se los cambiaba a los amigos por los de nocilla, que en su casa no se cataba.

Ahora, efectivamente, sólo meriendo cuando tenemos visita. Ella sigue tomándose su café con leche a media tarde con algo de picar (una tostada, un trozo de bizcocho de thermomix...). Será verdad que las mujeres meriendan más...

yerga dijo...

No te inventas nada D.Jesus, Carlos Sainz tiene un fincón en Cebreros , donde algunos impresentables rapiñeros le esquilman las setas,los cangrejos de rio,los marañones,los tomillos,algunas granadas y unos racimillos de uvas.
El dia que me pille me atropella.
Carlos , el vino de Cebreros, al igual que el de San Martin ,tiene,tenia, fama en la Villa y Corte desde ya muchos siglos, el de la cooperativa,Los Galayos es delicioso para tomar con gaseosa.
Las bollas me gustan mucho las que hacen en Hervás,en Cebreros han bajado mucho,en Pascua no obstante se esmeran y recuperan ese sabor citrico y anisado tan caracteristico.

yerga dijo...

Fartón , el blanco y negro sigue siendo uno de mis desayunos favoritos, lo ponen muy bueno en una cafeteria de la calle Beltran Baguena en Valencia, con morcilla de Onteniente de la verdad.

emiliano dijo...

El vino “El Galayo” con gaseosa, acompañado de patatas fritas con anchoas, banderillas picantes y berenjenas de Almagro, ha sido un aperitivo clásico de Cebreros. Cuando yo era crío al vino con gaseosa se le llamaba “tinto con limón” y el tinto con gas llevaba agua de seltz.

NKT dijo...

Uy, lo que han dicho: meriendas-cenas.
En mi casa hacíamos también merienda-cena de vez en cuando, que consistía en un payés. Así le llamábamos. Consistía en una gran rodaja de pan payés (comprado en Pan Europeo) untada con medio tomate, aceite, sal, jamón serrano y una tortilla francesa encima.
Nada inventado, pero muy sabroso y original en una época casi preautonómica.

emiliano dijo...

Yo por “Blanco y Negro” entendía un granizado de café con leche merengada

Fartón dijo...

También, Emiliano, también. Y si es con helado de mantecado, "nacional" (un nombre de esos que se ponían antes; creo que originariamente era un "ruso").

Yerga, en Valencia siguen haciendo bocadillos de blanco y negro en muchos sitios... pero de morcilla de Onteniente de verdad, no!! Beltrán Báguena has dicho, ¿no? Habrá que ver...

yerga dijo...

Enfrente del "nosequé" center Fartón, en los bajos del centro comercial hay una tienda de embutidos que las trae en aceite.
Tambien una longaniza estupenda y "guarra" de Albacete.

Fartón dijo...

Sí, Beltrán Báguena es la "calle de atrás" del Nuevo Centro (el primer centro comercial de Valencia). De pequeño vivía cerca. El Nuevo Centro era un descampado...

Carlos dijo...

Estupendas las anchoas, bien afeitadas -recordemos que con el sabor, la medida-, magnífico el escabeche ligero de ostras. Muy ricas las patatas asadas con trufa y tuétano y estupendo el rabo de toro con crema de patata. Los quesos como siempre de primera.

No sé si es un gastrobar, me da igual. Es La Cantamora y se come estupendamente.

malinche dijo...

Ayer probé Moet Chandon del 2003, 1990, 1985, 1978 y 1959. Parece mentira como pueden seguir vivos y frescos despues de tantas décadas.

Casí por unanimidad triunfaron el 78 y el 90. Pero incluso el 59, seguía manteniendo el tipo de manera sorprendente, eso sí con muchos toques ahumados en nariz que fueron pasando a café y cacao cuando llevaba un rato en copa y subía unos grados la temperatura.

Supongo que los elaboran pensando en su permanencia durante décadas en botella ya que de otra manera no me explico su longevidad.

Ah! Todos en magnum y a una temperatura excesivamente alta para mi gusto pero no para los anfitriones.

Anónimo dijo...

Interesante la postura de Gagnaire sobre los aditivos, muy cercana a la de Santamaría. Deberían haberle invitado a la charla sobre el tema de las moléculas.

Carlos

Anónimo dijo...

Interesante uno de los comentarios que han aparecido en el ¿blog? de Santamaría. Al comentario le falta añadir que Capel, también vende café.

Supongo que de ahí su preocupación por la falta de calidad del mismo, casi siempre como última frase de sus críticas.

Carlos

papito (n) dijo...

Madrid ConFusión se ha asemejado más a un mercado persa que a un certamen serio y "pofesional".

El mundo no es como dijo Parmenides: Unico, inmutable y "esférificado".

Reinicio mis humildes aportaciones a este magnifico foro.

Anónimo dijo...

Estupendo el ajoblanco con mejillones en escabeche que se está marcando Pepe Solla en el Canal Cocina.

Papitó(n), así ha sido -y bienvenido de vuelta. Capel va a tener que reinventar el congreso, y eso no es fácil.

emiliano dijo...

Fijate, Carlos, que Cebreros es un pueblo pequeño (ahora no sé cuantos habitantes tiene, pero hace años andaba por lo 5.000, triplicando, e incluso cuadriplicando su población en verano) y ha tenido siempre dos bodegas: la Cooperativa, camino de San Martín de Valdeiglesias, con los vinos “El Galayo” y las de Benito Blázquez, en la carreta del Burguillo, con los “Perlado”, vinos, estos últimos, que junto con los “Savín” se ponían como ejemplo de vino peleón. “Me voy a tomar un Chateau Perlado”, se decía.

Estos vinos hay que tomarlos sin reflexionar demasiado, sin interrogar al paladar, a ser posible un poco fresquitos y con ciertas precauciones, que son vinos que pegan bien (vinos alcohólicos, se dice ahora)

Y a estas dos bodegas se les ha unido una tercera llamada Viñas Viejas de Cebreros, en la que participa Carlos Sainz como socio y comercializan un vino llamado Pegaso Barrancos de Pizarra, que se caracteriza por proceder de la uva garnacha cultivada a mayor altura de España, en la ladera del Puerto de Arrebatacapas. Este vino no lo he probado todavía. Vosotros buscadlo, comparadlo y, si encontráis algo mejor, compradlo (Holden, ¿a qué anuncio estoy homenajeando?)

Y como prueba de la importancia que desde Cebreros se concede a la difusión de sus vinos os contaré que, hasta que murió, todos los años el Tío Hule iba a en Nochevieja a la Puerta del Sol de Madrid acompañado de una importante torrija y de un gran cartel que decía “Viva el vino de Cebreros”.

Do you remember?

emiliano dijo...

Hombre, Papito(n), bienvenido de nuevo. ¿Sigues celoso por Gourmetilla?

papito (n) dijo...

Emiliano:

La verdad es que Gourmetilla tampoco se está prodigando en exceso en los últimos tiempos.

Lo que si me da celos, son aquellos que ya han visto "Gran Torino" o los primeros episodios de Damages II.

Numeritos dijo...

emiliano, a esos vinos se refieren Faemino y Cansado cuando dicen: "Jóvenes no bebáis. Pero si bebéis, bebed vino fresquito."

Numeritos dijo...

Los 3 primeros episodios de Damages II ya rulan por Internet en HD. Yo lo tengo, pero no sé si verlos o esperar a que emitan toda la temporada. Ya no estoy acostumbrado a esperar una semana para ver el siguiente capítulo. La última vez que lo hice fue con la 6B de Los Soprano y me daba una rabia que te cagas.

Anónimo dijo...

Un amigo me recomendó Casa Santoña, cerca del Retiro. En concreto sus anchoas. Casi tan ricas como las de Sacha, oye.

Carlos

carlos dijo...

Anoche me dieron la peor cena de los ultimos anyos en un asiatico infame (como esta en Alemania, omito el nombre). Tan asqueroso estaba todo que hasta me deje media cerveza, con tal de salir de ahi escopetado. Menuda mierda, ha superado a ROven 180 como la peor cena del anyo, y se que en los 340 dias que quedan no puedo ir a peor. Como mi Atleti, puede seguir igual, pero no empeorar.

A cambio, hoy he desayunado rebanadas de una hogaza de las de antes con una mantequilla que esta de lujo, nada mas y nada menos. Rico.

Ah, y para los frikis del vino, en la casa de subastas Bonhams (google) hay ahora una subasta de vinos con interes antropologico. Seguro que a Weirdo le interesa verla (a cambio, como conyo hacer para que me queden bien limpias las copas de vino?)

carlos dijo...

Y otra cosa que vale mucho la pena: una magnum (50cl.) de Pilsner Urquell con unos cacahuetes con wasabi que venden en un puesto persa del mercado y que son fabulosos. Hasta para merendar estan buenos.

Jesús Melitón dijo...

Los servicios de contraespionaje me remiten un inquietante informe: Viernes 23, sobremesa. "Orson", "El Marqués" y "El Cómodo" charlan sobre blogs, blogueros, gastronomía, cine y series de televisión en el epílogo de su comida en un restaurante de fusión bien ponderado en este espacio. Se les nota dicharacheros y relajados.

La única copia del informe, de tres folios por las dos caras y que sólo he leído yo, me la acabo de cenar, que sigo a plan y he visto en el reverso que tiene cero calorías. Sólo un detalle relativo a los alias: dice el informe que "Orson" tiene barba y fuma puros, "El Marqués" viste de forma exquisita -con traje de marca- y "El Cómodo" lo hace con la sudadera Adidas que le han traído los Reyes Magos este año.

Lo peor ha sido comerme las fotos, que venían pegadas en los folios.

yerga dijo...

Tu come fotos, yo un sandwich de queso cheddar,estupendo, con pepinillos ,lechuga, mayonesa y un leve toque de salsa HP.....hoy me siento inglés.

Anónimo dijo...

Escribe hoy Martín Ferrand sobre morcilla. Excepcional la que probé ayer en Viridiana de Valles del Esla como relleno de una flor de calabacín.

Probamos además, la Goliardo espadeiro -no la conocía-, quizá menos redondo que la caíño, pero un vino estupendo.

Carlos

yerga dijo...

Carlos, ¿se puede acceder a los articulos gastronómicosde Ferrand por internet?

Jesús Melitón dijo...

Yerga, accede a www.xlsemanal.com y en el buscador de artículos escribe la palabra "almirez". Te aparecerán todos los publicados en el suplemento.

Cortesía de Rocky Chaparro Detectives Ltd.

Anónimo dijo...

Jesús Melitón,

Sus servicios de inteligencia son una puta mierda. En esa comida se encontraba también El Pijo. El color verde reflectante es el mismo de los balizamientos en las pistas de despegue.

Cambie de espía

El Cómodo

Numeritos dijo...

Melitón, no nos puedes dejar en áscuas. Necesitamos más información.

Lo de Orson, está claro. Un gordo homosexual que fuma puros y va con un chaval vestido de chándal. A ese le tengo identificado.

El Cómodo supongo que sería la compañía ocasional de Orson. ¿Participaba en la conversación?

Ahora, lo de El Duque me tiene intrigado. No creo que sea habitual de los blogs. Llevando traje de marca no puede ser. ¿No sería el padre de Orson?

Anónimo dijo...

Al gordo homosexual se le conoce en toda la capital del Reino. Es un homosexual raro, porque le encanta tocarle el culo a las camareras y a las mujeres de los cocineros. Menudo pájaro que está hecho el Orson.

El Cómodo además de cómodo es mudo. Dicen las malas lenguas que su miembro viril es tan grande que no le queda sangre para otras actividades cerebrales.

Y no, no es mi hijo.

El Duque

Anónimo dijo...

En el mundo del vino hay mucha tontería.

Carlos

Anónimo dijo...

Los servicios de contraespionaje me hacen llegar fotografía de Melitón a la salida de uno de los conocidos restaurantes de fusión de nuestra ciudad, en el que es muy apreciado.

Melitón

Sr. Risueñor

Anónimo dijo...

Me pasan otro informe. Orson, el gordo de los puros, no tiene un duro.

Sr. Risueñor

Jesús Melitón dijo...

Señores, todo a su debido tiempo. Dice mi fuente que se tuvo que tomar tres valerianas después de escucharles hablar sobre "The Wire". En ese momento pensó que le habían pillado.

Ahora, ni de coña esa serie es mejor que "Los Soprano". Y eso no lo dice él/ella, lo digo yo.

Anónimo dijo...

Para limpiar las copas y sólo en las ocasiones especiales, yo uso los siete pasos que tiene Riedel publicada en su web (www.riedel.com), clicka en Información y luego en Guía para limpiar cristalería. La parte del vapor de agua es fundamental.

Carlos.

yerga dijo...

Llevo ya dos horas empapandome con todos los articulos gastronómicos, pinceladas diria yo, de Martin Ferrand ,muy buenos , breves , claros, acertados, interesantes, documentados, incluso cita a mi admirado Jose Antonio Jauregui.
Me queda la duda de si me gustan mas sus analisis sobre política ó sobre gastronomia.
Gracias D.Jesus y Carlos.
Tambien llevo dos horas partiendome la caja con la serie sobre espias que se está emitiendo en este blog.
Y cocinandome unos caparrones, que hecho mucho de menos mi tierra en los dias grises y lluviosos, con delgadilla de Haro incluida.

Anónimo dijo...

Hoy recuerda a Luis Ángel de la Viuda. Lo recuerdo bien, en aquellas tertulias de Antena 3 -la radio- de las 3 y media a finales de los 80; Martín Ferrand también participaba.

Les recuerdo en concreto hablando de que habían tenido la oportunidad de probar un Vega Sicilia -fue la primera vez que lo oí nombrar-; siempre acababan hablando de gastronomía.

Carlos

yerga dijo...

La primera vez que caté un Vega Sicilia fué en Zalacain,Nestor Lujan lo recomendaba, mi nota de selectividad no fué mala, no me gustó,a mi anfitrión mucho.
Ahora me encanta.

carlos dijo...

Gracias, Carlos, pero teniendo en cuenta que yo no soy el que las limpia, como proponga 7 pasos lo mas seguro es que me acabe tocando... y no solo en las ocasiones especiales.

Yerga, espero que lo de sentirse ingles no se deba a eso de HP.

Con lo de Orson no se si se esta de conya, pero he visto en Viridiana, hace tiempo, a alguien que coincide en todo menos en la barba, Comodo incluido.

kalakahua dijo...

Sobre la mentira del vino, recomendarles la película Bottle Shock (2008), que cada uno puede procurarse como pueda

Se basa en la ya mítica cata del Hotel Intercontinental de París en 1976, que se conoció como el “Juicio de París”, y que consistió en que un grupo de expertos llegaron a la conclusión de que unos vinos californianos sin caché alguno eran mejores que los prestigiosos vinos franceses.

De ella se hablaba antes de su rodaje en Mundovino

carlos dijo...

Ah, y estoy plenamente de acuerdo con MMFerran en que el mejor hojaldre de Espanya esta en Torrelavega, Santos (esos emparedados...). Aunque no se si sigue citandolo en sus articulos, dudo que haya cambiado su paladar.

Amigo de Ligasalsas dijo...

Nuevo tema: inventos chulos.

Conarpe dijo...

Aquí las botas de vino más baratas . http://www.conarpe.com