martes, 18 de mayo de 2010

Un día en Nueva York

Dicen que Nueva York no se parece a ninguna otra ciudad de la tierra aunque es un ejemplo de lo mejor y lo peor de todas ellas. Dicen que es enorme, grandiosa e inabarcable y que, por ello, un día en Nueva York tiene que comenzar muy pronto por la mañana. Nosotros seguiremos el consejo y vamos a madrugar mucho, imitando a los tres marineros de permiso que un lejano día de la primavera de 1949 se despertaron con la intención de comerse la gran manzana y el mundo. Pero como primero tenemos que orientarnos, vamos a guardar un minuto de silencio para escuchar las indicaciones de los marineros Kelly, Munshin y Sinatra:

New York, New York, it's a wonderful town!
The Bronx is up and the Battery's down
The people ride in a hole in the ground,
New York, New York, it's a wonderful town!

Todo aclarado. Nos vamos hacía arriba y en metro. El madrugón tiene que ser importante porque queremos ver amanecer sobre el río, y queremos verlo exactamente desde un banco que está situado junto el Puente de Queensboro, en Sutton Square esquina con la 59th Street Bridge, el mismo banco en el que se sentaron juntos Isaac Davis, ese cuarentón que sedujo a una colegiala después de que su esposa lo abandonara por otra mujer, y Mary Wilkie, la amante de su mejor amigo, en esa imagen tan bonita que se puede ver en el cartel de la película “Manhattan”: “Capítulo primero: él adoraba Manhattan, la idolatraba de una manera desproporcionada…” A lo mejor es más bonito el amanecer desde otro lugar del río, es posible, pero los que no tenemos ninguna complicidad sentimental con esta ciudad, debemos engancharnos a sentimientos ajenos si no queremos quedarnos hooked on a feeling o colgados en Filadelfia o qué sé yo. Resumiendo, que como tenemos asumido que necesitamos un guía, nosotros vamos a pedirle ayuda al cine.

Aunque es temprano, ya llevamos despiertos un buen rato y todavía no hemos desayunado. Andaremos un rato descalzos por el parque antes de buscar una joyería en la Quinta Avenida, en donde nos han asegurado que se desayuna de maravilla y, además, si llegamos pronto, pero que muy pronto, es posible que nos crucemos con una extraña mujer que ha sido capaz de arrojar su pasado a la papelera de la esquina por la sencilla razón de que no quiere pertenecer a nadie. Una mujer que, cuando el día amanece rojo, acude en taxi a la joyería vestida de negro, con guantes negros, gafas negras y collar de perlas, y permanece embelesada durante un rato, mirando el escaparate, mientras desayuna un café y un bollo. Acude allí, porque para ella el único remedio contra los días rojos es acudir a Tiffany’s, un lugar donde piensa que nada malo podrá ocurrirle.

Como no termino de tener claro eso de desayunar en una joyería, me llevo, por si acaso, apuntadas en mi libreta las direcciones de un par de delis. ¿Que qué es un deli? Pues una abreviatura de delicatessen, que ya saben ustedes lo aficionados que son los americanos a acortar las palabras. En Nueva York, los delis son unos restaurantes que cuentan también con productos de venta directa al público. Así que en el caso de que en la joyería no haya huevos revueltos, ni café, ni zumo de naranja, podemos acercarnos a probar esa barbaridad llamada sándwich de pastrami en el Katz’s Deli, en el Lower East Side, 205 East Houston Street, porque seguro que merecerá la pena acudir a un lugar cuyo slogan dice que “there's nothing more New York than Katz's”. Además, para que no nos perdamos, hay una flecha que señala la mesa en la que Sally le mostró a Harry el modo en que las mujeres son capaces de fingir un orgasmo, y un letrero que dice: “where Harry met Sally... hope you have what she had!". Me apetece tomarme un sándwich de pastrami en el Katz’s, y me apetece volver a ver la película para comprobar si soy capaz de sentir de nuevo lo mismo que sentí la primera vez que la vi, hace ya muchos años, cuando Harry le dice a Sally que aunque él hubiese querido que ambos fuesen simplemente amigos y residentes en Nueva York, no ha podido ser. Y no ha podido ser porque se ha enamorado de ella. Y es por eso que quiere que sea ella la última persona con la que pueda hablar antes de irse a dormir por las noches y que su cara sea lo primero que vea por la mañana, porque la quiere incluso cuando dice que tiene frío en pleno verano o cuando entra en un deli y tarda una hora en decidirse por un sándwich (que al final siempre será de pastrami, supongo).

Pero aunque no haya nada tan neoyorquino como el Katz’s, no descartamos acudir al Carnegie Deli de la Séptima Avenida, esquina con la calle 55, para desayunar el sándwich Broadway Danny Rose y la tarta de queso con fresas. Nos dicen que el Carnegie es lugar de encuentro habitual de cómicos y escritores, algo parecido al Café Gijón de Madrid, donde en tiempos se reunían a hacer tertulia José Luís Coll, Manuel Vicent, Manolo Alexandre y El Algarrobo. Nos cuentan también que el lema del Carnegie dice algo así como que “si te puedes acabar la comida es que hemos hecho algo mal", o sea que por lo que parece son tan brutos como en Malacatín. Otra opción podría ser esperar un poco y probar el brunch del elegante Russian Tea Room. Un lugar tan elegante que exige a los caballeros el uso de chaqueta, como Sergi. Lo sé porque recuerdo que en la recepción del restaurante le facilitaron una a Isaac (el mismo cuarentón del que hablábamos antes) cuando llevó a su hijo para invitarle a comer y para tener con él una conversación de hombre a hombre, que bastantes mujeres tiene ya que aguantar el pobre niño en casa. Aunque el restaurante tiene una pinta de hortera que echa para atrás, yo le tengo cierta simpatía porque fue aquí donde empezó la carrera de actriz de Dustin Hoffman en “Tootsie”.

Aquí o allá, el caso es que después de un desayuno tan abundante hay que dar un paseo. Seguramente nos acercaremos a la puerta lateral del John Golden Theater en la calle 45, para ver el lugar donde Eva Harrington, antes de mostrarse al desnudo, esperaba todas las noches la salida de su ídolo, Margo Channing. Buscaremos las oficinas de la Genco Olive Oil en el número 128 de la calle Mott, y después recorreremos todos los edificios que Sam Waterston les muestra a Dianne West y a la Princesa Leia en “Hannah y sus hermanas”: los apartamentos Dakota (donde se rodó “La semilla del diablo”), The Halls of Learning, en el 20 West 44th Street; el Edificio Chrysler; The Abigail Adams Smith Museum, en el 421 East 61st St y el Waldorf Astoria, el hotel que más le gustaba a Ginger Rogers, a Marilyn y a Truman Capote, y donde tendremos la oportunidad de probar la ensalada Waldorf, la preferida de Cole Porter:

You're the top!
You're a Waldorf salad.
You're the top!
You're a Berlin ballad.

(Tenemos que abrir un pequeño paréntesis para decirles que Porter, en su canción “You’re the top”, no se refiere a la capital de Alemania, sino a Irving Berlin, compositor de canciones maravillosas, entre otras, las famosísimas “There’s no Business like Show Business”, “Puttin on the Ritz” y “Cheek to Cheek”). Ya cerrado el paréntesis y como se nos está haciendo tarde, nos vemos obligados a llamar a nuestro taxista favorito, Travis Bickle, para que nos acerque antes del lunch al puente de Brooklyn, y así ver el lugar desde el que saltó Tarzán huyendo de sus perseguidores o ese otro desde el que se cayó un amigo de Travolta mientras hacía el tonto en “Fiebre del Sábado Noche”.

Ahora vamos a tomar un perrito caliente o un trozo de pizza. Podemos acercarnos al Jackson Hole Diner, en el Astoria Bulevar de Queens (antes se llamaba Air Line Diner), en cuya puerta Ray Liotta y Joe Pesci robaron un camión a punta de pistola en “Uno de los nuestros”, o a la sucursal que está en el 1270 de la Avenida Madison, muy cerca del Museo Guggenheim, lugar al que Woody lleva a cenar a Holly, una de las hermanas de Hannah, cuando se la encuentra meses después de haber pasado con ella una noche espantosa escuchando a Bobby Short en una sesión de jazz en el Café Carlyle y le dice la frase más bonita de toda la película: “¡qué suerte haberte encontrado!”. Podemos también acercarnos a Nathans, el puesto de hot dogs favorito de Cary Grant, que es famoso por organizar cada año un concurso bastante gilipollas de comedores de perritos calientes, concurso que fue ganado el año pasado por un gilipollas llamado Joey Ghestnut, quien fue capaz de zamparse sesenta y ocho perritos en diez minutos, el muy gilipollas. O, si no, al Shake Shak, para tomar una hamburguesa con vistas al Flatiron Building, donde es posible que podamos ver a Peter Parker saliendo por una ventana del edificio. Si preferimos pizza, la John’s Pizzeria of 278 Bleecker Street es nuestro lugar. Fue en esta pizzeria donde Tracy, la colegiala, le dijo a Isaac (el mismo Isaac del que llevamos hablando todo el rato) que se iba a Londres a estudiar, con la secreta esperanza de que él le pidiera que no lo hiciera, que le pidiera que se quedara con él. Según Woody, aquí se come la mejor pizza de Nueva York.

Después de la pizza, podremos tomar una copa tranquilamente en algún bar de los alrededores, por ejemplo en el Vazac’s del East Village, en la esquina de la Avenida B con la calle 7, donde los hermanos Rosato intentaron estrangular a Frankie Pentangeli, por orden de Hyman Roth; o en The Bitter End, en Greenwich Village, para conocer el lugar en que comenzaron su carrera Bob Dylan, Janis Joplin o Mama Cass, dream a little dream of me. Pero hay que darse prisa porque queremos tener tiempo para tomar el ferry que nos conduzca hasta el Liberty State Park, en New Jersey, para ver de cerca la isla en la que Vito Andolini se convirtió en Vito Corleone, y un poco más allá, dándonos la espalda, la Estatua de la Libertad, con el aspecto que tiene ahora, dos mil años antes de que los simios dominen la tierra y aparezca, medio destrozada, ante los aterrorizados ojos del Coronel Taylor.

De vuelta al centro, nos detendremos en Washington Square, la plaza en la que vivía la joven heredera Olivia de Havilland, cuando fue seducida por Montgomery Clift, y, de paso, buscaremos el lugar donde Richard Jenkins tocaba un tambor africano llamado djembe junto a un inmigrante ilegal en “The Visitor”. Pararemos también en la intersección de las calles Worth, Baxter y Park, para poder ver el lugar en el que se encontraban los Five Points, ese barrio marginal donde Daniel Day-Lewis campaba a sus anchas en “Gangs of New York”, y subiremos a lo alto del Empire para esperar la llegada de Deborah Kerr y de King Kong. Iremos a Times Square, caminando por la calle 42 y nos detendremos un momento en la puerta del Teatro Majestic, imaginando que ponen todavía “The Music Man”, la obra que C.C. Baxter invita a ver a la señorita Kubelik, aunque ella no acudirá porque, como todo el mundo sabe, se queda tomando cócteles con el señor Sheldrake en el Rickshaw Dumpling Bar, 61 West 23rd Street.

Vamos a cenar en el jardín del Restaurante Barbetta, 321 West 46th Street, el mismo restaurante en el que Mia Farrow y Joe Mantegna se vuelven invisibles en “Alice”, pero de camino nos detendremos en la esquina de la Avenida Lexington con la calle 52, en el lugar en el que el paso de un metro por debajo de una rejilla de ventilación levantó la falda de Marilyn y cortó la respiración de miles de personas. Después de la cena nos queda una visita a Harlem. No nos va a dar tiempo a ver el show de los debutantes en el Teatro Apollo. Quizás podríamos acercarnos al Cotton Club, pero como esta noche no actúan ni Dixie Dwyer ni Duke Ellington, preferiremos pasarnos por el Lenox Lounge, 288 Lenox Avenue, el bar favorito del detective John Shaft y del traficante de heroína Frank Lucas, interpretado por Denzel Whasington en “American Gangster”.

Ya es muy tarde y estamos cansados, pero como nos cuesta un poco dar por terminado un día como éste, lo mejor será volver a repetir la imagen con la que lo comenzamos. Vayamos, por tanto, a acercarnos otra vez al banco que está situado junto al Puente de Queensboro, exactamente en Sutton Square esquina con la 59th Street Bridge, para relajarnos un poco antes de dormir: “Capítulo primero: él adoraba “Manhattan”, la idolatraba de una manera desproporcionada…”

Nota del Traductor: si alguien les dice alguna vez que en este blog se toca de oído, no vayan a negarlo, pues les aseguro que el autor no ha puesto jamás los píes en la mayoría de los sitios mencionados en este artículo.

238 comentarios:

1 – 200 de 238   Más reciente›   El más reciente»
Carlos dijo...

Ni Numeritos ha tenido suerte con lo que ha pasado hoy en las Ventas, ni aquellos que viajen en próximas fechas a NY lo están teniendo con el cambio.

El primer día que pasé en NY tuve las sensaciones más extrañas que he tenido en ningún sitio, si exceptuamos en mi primera visita a París, la primera gran capital que conocí.

Luego lo cuento.

Aloque, si puedes, prueba el foie que hacen en Gresca, me pareció sensacional.

Carlos dijo...

Pregunta Txangu al final del tema anterior si alguien ha utilizado carbón hecho con cáscaras de coco.

A mí el coco no me gusta.

Albertobilbao dijo...

Vaya pedazo de post, didáctico, divertido y culto

Me encanta La Heredera donde trabaja un tal Ralph Richardson incomensurable

Saludos

Carlos dijo...

Sí daré una pista básica. Si os queréis hacer la foto "Audrey Hepburn" y los japos no dejan de pasar delante del escaparate de la quinta avenida, doblad por la esquina de la 57, que hay un escaparate mucho menos transitado.

Parece mentira que nadie cuente estas cosas sobre NY.

emiliano dijo...

La foto de Meg fingiendo un orgasmo en el Katz’s Deli es una de las que aparecen en la cabecera de nuestro blog.

emiliano dijo...

Y ayer estuve en New York. En el New York Burger de la calle General Yagüe. En mi opinión, sus hamburguesas no resisten la comparación con las de Alfredo.

Carlos dijo...

El otro día leí un reportaje en nosédónde sobre hamburguesería en Madrid. Debió ser en el Elle, que no llega al nivel gastronómico de mi adorada Telva.

El caso es que no conocía ni uno solo de los sitios, ni en Madrid, ni en Barcelona. Tenían las decoraciones más horteras del mundo, juke box, tonos pasteles y fotos de marylin.

Entre los sitios estaba el NY de Gral. Yagüe, creo.

Para sitio hortera, con buena música y con mejores hamburguesas, el PJ Clarkes de la misma NY. Su chisqueik era delicioso.

malinche dijo...

Pues yo hago doblete, Carlos. Hoy en las Ventas y en unas semanas en NY. Espero que, en el entreacto me de un par de homenajes en Barna..

Aloque, entre 6 y 7 intentaré tomar un GT en el Dry Martini. No tengo pérdida ya que llevaré algún distintivo rojiblanco...

Anónimo dijo...

MALINCHE,alli te vere........mi distintivo son unas patillas....muuuuuuuuuu grandes.

Anónimo dijo...

MALINCHE,te veo entonces....mi distintivo son unas patillas muuuuuuuuuu grandes.aloque

txangu dijo...

Aquí hablan de es carbón de coco, entre otros:
grandeur-nature.skynetblogs.be/post/4397865/bbq

malinche dijo...

Pues ese que toca de oido, lo debe tener fino, fino. Preciosa letra y mejor música la de esta canción. Me gusta.

Espeto dijo...

Eso mismo iba a decir yo: para tocar de oído, joder si afina el autor. Un post muy bueno. Me he prometido a mí mismo que en mi próxima visita me levantaré un día muy tempano y seguiré los pasos del autor con una copia impresa en el bolsillo.

Txangu, el carbón hecho con cáscaras de coco es el combustibe habitual para las barbacoas en Tailandia. A mí no me disgusta si hablamos de productos marinados o carnes más potentes pero para pescados y mariscos puros y duros es la ruina. Les da un sabor dulzón y ligeramente chamuscado que se los carga por completo. De hecho, en las marisquerías buenas, suelen ofrecer otros carbones para las barbacoas.

txangu dijo...

Oído cocina, Espeto. Seguiremos investigando...

Carlos dijo...

Andan Solla y Cannas por Shangai. Es curioso que lo que más les ha llamado la atención según parece, es el uso intensivo de las verduras.

Solla promete incorporar estas ideas a su casa. Igual lo puedo contar.

Espeto dijo...

Alvin Leung, el otro cocinero del que hablan en ese reportaje, es el propietario de Bo Innovation en Hong Kong. Un tipo peculiar pero genial que hace una cocina curiosísima, a medio camino entre la china y la Adriática. Quizás lo más interesante de cocina china moderna que yo haya visto, junto al My Humble House de Singapur. Creo que tiene previsto trasladar su restaurante a Londres. Eso sí, si viene por Galicia, yo no le dejaría cerca una botella de orujo por si acaso...

Carlos dijo...

Es curioso, pero tanto la cocina del Pepe Vieira como la de Solla tenían ligerísimas notas de fusión oriental. Digo curioso porque me parece que ha sido el primer paso para salir de la reinterpretación de la tradición gallega.

Supongo que ahora se acentuará.

emiliano dijo...

Sería estupendo que todos los que hemos estado alguna vez en Nueva York aprovecháramos este post para aportar sugerencias. A mi me vendrían bien.

Y en agradecimiento os traigo a Cary Grant cantando You’re the top

Carlos dijo...

Emiliano, para ir abriendo boca, te diré que tanto en Joint Burger, como en la cadena Good Burger, se comen unas hamburguesas, en mi opinión excelentes y muy similares. Con el Spotted Pig y el mencionado PJ Clarks, creo que las 4 mejores que comí allí y comí unas cuantas.

El siguiente tema a abordar son las steak houses. En todos los foros neoyorquinos se habla bien de la Peter Luger, pero a Espeto le molaba mucho el BLT steak. Te dejo un enlace donde se menciona a ambos y a otros 8 como las mejores casas chuleteras de NY.

En la gama alta, a Sergio le molaba mucho el Daniel, y ese año le han dado un subidón en lo de los mejores restaurantes patrocinados por el agua pellegrini -rip-, en la gama alta a mí me encantó el Jean Georges, pero claro, con su menú para gente económicamente perjudicada. Creo que lo sigue teniendo pero un pelín más caro.

Es divertido comerse algún hot dog de puesto callejero, pero sin abusar, que estómago sólo hay uno y si le hubiera echado huevos, hubiera entrado en uno de los chinos de Chinatown, donde los sapos saltaban alegremente en bidones y los peces se sacrificaban a la vista. Little Italy es una cueva de piratas.

Si te hace bueno, lo suyo es cogerse la merendola e irse a abrir una botellita de algo -¿hay algún problema por beber vino en el parque en NY?- en el Central Park, que a mí, que no soy mucho de parques, me pareció un espacio tremendo.

Cuando vuelva le daré duramente a los steak houses y hamburguesas y me dejaré de alta cocina, salvo que lo vea clarísimo.

Es importante estarse al loro de cómo va el cambio, más que nada porque al ritmo que va, igual te merece la pena ir comprando dólares. Los puedes comprar ahora, y si bajan venderlos a la vuelta. Lo digo porque la cosa pinta chunga, que ya ha caído el 1.25.

Espeto dijo...

Holden seguro que está más informado pero, hasta donde yo sé, creo que no se puede beber alcohol en espacios públicos al aire libre (al menos, no en todos los estados). Por eso tienen tan buenos bares.

A ver, yo le aporto a Emiliano alguna experiencia especial. Como por ejemplo, desayunar en el Peacock Alley del maravilloso hall del Waldorf Astoria, tomarte una docena de ostras en el Grand Central Oyster Bar, una pizza o unos espaguetis con albóndigas en Patsy's (el favorito de Sinatra que se hacía mandar hasta Las Vegas), un bagel en el H&H o una copa en el bar del Plaza. Creo que NY está para eso más que para grandísimas experiencias gastronómicas. Se trata de disfrutar un poco del decorado.

De hamburguesas, le tengo ganas a esas que te dicen del PJ Clarke's o el Spotted Pig y, además, a las del Corner Bistro.

Daniel está bien en plan clásico y el servicio es muy bueno, pero no deja de ser cocina francesa bien hecha. En París o cualquier otra capital grande hay media docena de ese corte. Honestamente, yo me lo saltaría, aunque si vas tampoco es que te vayas a arrepentir.

Desde luego creo que la llave de las recomendaciones para no fallar en NY pasa por Méjico DF.

El euro va a seguir bajando (creo yo también).

Carlos dijo...

Es algo extensivo para quien tenga pensado ir a NY durante los próximos meses. Trinquen dólares y esténse atentos por si cambia la tendencia, que no lo hará.

Holden Caulfield dijo...

A veces somos muy injustos con Nueva York. Os parecéis al cuñado de Melitón y a los compañeros de trabajo de Emiliano. Decimos: lo mejor es ir en plan informal, comer hamburguesas y carne. Pues no, Nueva York, da mucho más que eso. Desde la perspectiva de haberme pateado, andando y comiendo, la geografía de la Gran Manzana desde, al menos, el Sur de la 110 hasta Battery Park, durante los dos últimos años en, creo recordar, siete visitas, a una media de diez días cada una con doblete diario, creo tener los datos suficientes, el conocimiento espero también, de poder subirme al pedestal con una opinión informada.

Y si de algunos sitios tenemos la costumbre de decir que se come bien en cualquier sitio, de Nueva York, lo mínimo que se puede decir es que hay una cantidad ingente de lugares donde puedes de comer de poquísima madre, desde un cuchitril de mala muerte a lo más elegante y caro. Por ejemplo, tenemos bares de tapas que no los hay en Madrid: Boqueria o sobre todo Aldea, templos de carne como Minetta Tavern, lugares informales como Spotted Pig, Little Owl o Balthazar, lugares de culto como Blue Hill, templos de comida japonesa como Masa y alta cocina como Per Se o Eleven Madison Park. O Incluso innovación y riesgo como Corton, WD-50 0, en otro estilo, los Momofuku. No creo que haya una ciudad que tenga ni tal cantidad, ni tal calidad de cocinas étnicas. Ni siquiera Londres.

Y luego, el servicio. No sé si habrá sido la crisis, pero el servicio en Nueva York, que durante mucho tiempo tuvo fama de engreído y distante ha dado un giro de ciento ochenta grados. Ahora mismo, a bote pronto, no recuerdo un sitio con mal servicio. La media general es excelente y llega a alcanzar cotas que, por ejemplo, yo en Madrid nunca he visto. Que se puede comer mal en Nueva York, por supuesto, pero por el contrario se puede comer muy bien también. Y beber, beber se bebe de coña.

No tengo a mano mi lista, ni mi agenda “a lo Matoses”, pero este fin de semana le hago a Emiliano Mi Lista de sitios imprescindibles.

Albertobilbao dijo...

Emiliano

Ni he estado ni por desgracia a corto plazo voy a ir, eso sí te recomiendo la fantástica lectura de Enric González Historias de New York

Un abrazo

emiliano dijo...

Y no olvides Holden que no sólo de pan vive el hombre.

(Por cierto, cuando te pones la camiseta de Juanito te salen unos comentarios cojonudos)

Holden Caulfield dijo...

Y parece que no habéis visto las suficientes películas, ni series de TV. No se puede beber alcohol en público. El truco, como se ve en numerosas ocasiones, consiste en poner una bolsa de papel a la botella de manera que no se sepa qué oculta. La policía, en teoría, no te puede decir nada a no ser que vayas haciendo eses o cantando "I Like New York in June, what about you?"

Lo del Picnic en Central Park, con una selección de quesos de Artisanal y de salamis de alguna tienda de Mulberry, acompañados con una botella de Andre Clouet o un Chassagne Montrachet, queda descartado.

Espeto dijo...

Holden, a lo mejor no me he expresado bien. Si alguna conclusión he sacado de Nueva York (que, aunque no tengo tanta experiencia como tú ni es tan reciente, ya van unas cuantas visitas) es que yo - mismo con mi mecanismo - he disfrutado más en sitios de cocina tradicional, étnica o informal que en los restaurantes de alta cocina. Y eso en absoluto quiere decir que se coma mal. Es más, estoy de acuerdo en que la media puede ser superior a la de muchas ciudades más conocidas por su gastronomía pero que, en realidda, sólo tienen unos cuantos estrellados y les falla las clase medio-alta y media. En realidad, me parece un caso muy parecido al de Londres.

En fin que lo que quiero decir es que yo en NY disfruto más en un Burger Joint o en un BLT o en un John's Pizzeria o en un Union Square Cafe que en los Bernardines o Danieles, por no hablar de las sucursales de Robuchones, Ducasses o Kellers. Yo allí voy a buscar autenticidad y eso, seguramente, lo encuentro más en el Gotham, el Spotted Pig o cualquiera de esos que a ti te gusten.

No es que descarte a los otros (de hecho, terminaré probándolos) pero, sencillamente, no es lo que yo busco allí a priori.

Holden Caulfield dijo...

Vale, digáis lo que digáis I,m against it.

angel dijo...

Si Sacha no existiera habría que inventarlo...

Yerga dijo...

Yo no he estado en Nueva York , pero puedo aportar sitios en Praga.

Carlos dijo...

Sacha no sólo es un cocinero intuitivo y con talento, es que lo que hace en esa cocina parece magia. Hace maravillas con platos aparentemente sencillos, como con esas gambas a la plancha que tenían un toque, creo de Pernod.

Y hablando de un ligero amargor, podéis probar a diluir en un chorro de zumo de naranja, un poquito de mermelada Tiptree y, tras dorar a 240 grados, un confit de pato limpio como la patena de grasa, añadirle la mezcla con un pincel por encima, para dorarlo otros cinco minutos. Amargor, acidez, un golpe de pimienta al final, la piel crujiente...

Carlos dijo...

Si alguien decide envolver vino e infringir la ley flagrantemente en NY, en la esquina de la calle 54, cruce con Madison, enfrente del Hotel L'Elysee, hay una tienda de vinos con buenas referencias y precios moderados. Casi todo francés, claro.

Yo con lo que flipaba era con esos tubos que supuran vapor de agua del metro.

emiliano dijo...

A mí me molan las escaleras de incendio.

emiliano dijo...

Espeto, yo estuve comiendo ostras en el Oyster Bar y, cuando lo conté, Holden me dijo que parecía un turista.

Los espaguetis con albóndigas los comí una vez en el restaurante de Tony, mientras el propio Tony le cantaba “Bella Notte” a una pareja de perros que estaban sentados en la mesa de al lado, pero si me dices que el Patsy’s es el restaurante favorito de Sinatra, allí estaré.

Carlos dijo...

"I do... let's eat", es un programa imprescindible de Canal Cocina.

Versa sobre banquetes de boda.

emiliano dijo...

Yo celebré mi boda en los Salones Torpedo’s, Bodas, Bautizos y Convenciones, y nos dieron un banquete de cojones: ensalada “Bellavista”, huevos “Bella Aurora”, langostinos “Bella Dona”, escalopes “Mara Dona” y tarta “Amor”.

Carlos dijo...

Por cierto, de ir a Little Italy y Little China -yo no volveré-, lo suyo es pasarse por Pickles Guys, cerca.

Una zona chunga llena de casas con escaleras de incendios.

Jesús Melitón dijo...

Yo también pienso casarme en esos mismos salones, D. Emiliano, aunque ahora se llaman Bombardier by Gonza Lez. Y arrancan con un cocktail "Nice Killy" (homenaje a la Killyminó, la rubia esa apretada). El resto de platos, por fortuna, sigue igual, aunque los denominan en inglés (inglés de Inglaterra, no de Nuevayor, que es una ordinariez). Maravilloso.

Jesús Melitón dijo...

Y ojo al dato:

La pizza napolitana, bajo sospecha: ¿utilizan madera de ataúdes para cocinarla?El diario italiano Il Giornale publicó esta semana una inquietante noticia. Pequeñas pizzerías de la ciudad podrían haber utilizado madera procedente de ataúdes para hornear sus productos con el fin de ahorrar.

Readed en libertaddigital, que lo sepan...

emiliano dijo...

Después de la boda mantuve el contacto con Gonza Lez, Melitón y ahora nos queremos como si fuéramos cuñaos. Si le dices que vas de mi parte, por un pequeño charge adicional le echará guindas al pavo y os preparará flambé los cócteles Nice Killy, que así quedan más delicious.

Holden Caulfield dijo...

Como Emiliano seguro que lo ha visto en directo, no hay problema en comentar el gran partido hoy de los Seattle Supersonics contra los Utah Jazz en la Final de Conferencia, con 33 puntos y 16 rebotes de Shawn Kemp que, junto a la gran dirección de Gary Payton y el trabajo sucio de Detlef Schrempffffff, han sido más que suficientes para contrarrestar las 22 asistencias de Stockton y los 25 puntos del Cartero. El alsaciano Ostertag se ha quedado sin anotar. Ah, y Horny Cesc anotó todos los tiros libres.

Holden Caulfield dijo...

En la otra final de Conferencia; la de este año, I mean, según comentan en ESPN, una delegación de la Generalitat se va a desplazar al partido Nº 3 entre Los Suns y Los Lakers, a disputarse en la capital de Arizona. Según parece el interés radica, no tanto en acompañar a uno de los mejores 4 de la historia de la NBA, nacido en Sant Boi, sino en ver qué pillan de la legislación de tan democrático Estado de la Unión Americana.

Carlos dijo...

Como sé que no podéis seguir viviendo con la desazón de no saber si un vino es o no ecológico o biológico, sabed que la UE se ha puesto manos a la obra.

Carlos dijo...

Como también sé que no podéis vivir sin probar la ginebra Oxley -destilada al vacío-, aquí podéis leer sobre las virguerías que hace Carlos Moreno en su O'Clock, con una cosa que se llama baby gintonic.

Numeritos dijo...

Yo a los restaurantes de Nueva York les veo un problema: no puede uno hacer una sobremesa como dios manda. Te tienes que ir a la calle a la puta carrera.

Juan dijo...

a mi de Niuyo lo que mas me gustó fuen un Mexicano lindo de los de la cadena de Placido Domingo donde el guacamole estaba de escándalo, no lo he vuelto a probar igual, preparadito en la mismita mesa por un ¿espaldita mojada? habilidosísimo y muy amabilísimo...ándale , arriba , arriba, ándale...!
De lo demás no sé porque mi doña pilló los mandos de la misión con la guia de El Pais y ya todo fue un continuo ir y venir por la ciudad a ritmo de desembarco de Normandía lo que me indujo a un estado confuso. En Berlín pasó lo mismo.

Carlos dijo...

Yo le estoy cogiendo vicio al guacamole. Lo dejo picoso y lo barro con los nachos de Old el Paso. Me diréis que no tiene glamour y es verdad, pero oye, hay días para todo.

Juan dijo...

el punto del cilantro es esencial. Muchos de mis fiascos han venido por ahí...

txangu dijo...

Como alguien se tiene que sacrificar, aquí debajo va la lista de lo que me espera esta noche, todo ello Burdeos 2001:
-Chateau Potensac, Cru Bourgeois exceptionnel
-Chateau Duluc, 2ème vin de Chateau Branaire Ducru
-Pavillon Rouge, 2ème vin de Chateau Margaux
-Carruades de Lafitte, 2ème vin de Lafitte Rothschild
-Chasse-Spleen, Cru Bourgeois exceptionnel
-Chateau Haut Bailly, Cru Classé, Pessac Léognan

kalakahua dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kalakahua dijo...

D. Melitón, a mí de Nápoles, incluso de usted, dejaron de sorprenderme esas cosas hace tiempo.

Veo que la peña se está decantando por lo cardiosaludable a la hora de afrontar la campaña estival y el momento duelo en OK Corral al probarse el traje de baño.

kalakahua dijo...

Por cierto, conozco al distribuidor de la crema reductora de grasa localizada de cilantro y l- carnitina, aunque me anticipo a decirles que el barreño de 10kg para está fuera de estocaje.

Carlos, el vapor que sale a cascoporro por los agujeros en NY no es del metro, sino del sistema de distribución de vapor de agua para las calefaciones y ACS de los edificios, que sufre fugas habitualmente. (Los edificios no tienen caldera central en Manhattan). La famosa empresa distribuidora es Consolidated Edison, que ni es tan consolidated ni creo que Edison estuviera muy de acuerdo con el asunto.

Luis Marti dijo...

Vengo de un modesto viaje por España, de comprobar como Ciudad Rodrigo es la más desconocida de nuestras maravillas, quizá por quedar a transmano de todas las rutas. Es una ciudad simplemente maravillosa, con partes que recuerdan Florencia o Venecia, otras que parecen Toledo, un retablo del siglo XIII en la Catedral que no tiene nada que envidiar, con perdón, al del maestro Mateo en Santiago, etcétera. En fin que vengo obnubilado. Pero no tanto como para no felicitar al autor de "Un día en Nueva York". Es de lo más espléndido que he leido aquí y mira que hay grandisimos escritores en el blog. Pero este me ha tocado la fibra. Muy bien, ¿Holden?

Luis Marti dijo...

Vengo de un modesto viaje por España, de comprobar como Ciudad Rodrigo es la más desconocida de nuestras maravillas, quizá por quedar a transmano de todas las rutas. Es una ciudad simplemente maravillosa, con partes que recuerdan Florencia o Venecia, otras que parecen Toledo, un retablo del siglo XIII en la Catedral que no tiene nada que envidiar, con perdón, al del maestro Mateo en Santiago, etcétera. En fin que vengo obnubilado. Pero no tanto como para no felicitar al autor de "Un día en Nueva York". Es de lo más espléndido que he leido aquí y mira que hay grandisimos escritores en el blog. Pero este me ha tocado la fibra. Muy bien, ¿Holden?

compangu dijo...

No creo que te lo desvelen, Luis.
Nuestros amigos son asín, y asín les queremos.
De todas formas si tuviera que apostar, no lo haría por tu candidato. Aunque creo que tiene pasiones balompédicas parecidas a ambos (a Holden y a ti).

kalakahua dijo...

Homenaje a "A la Caza" en esa hermosa ciudad que se postea y a Holden, no por lo bujarras sino por el parecido físico.

Numeritos dijo...

Este también es de Carles Amabrino.

Holden Caulfield dijo...

Emiliano: La clave para empezar un buen día en New York es tomar un buen café. Al contrario que en Madrid, donde esto es prácticamente misión imposible, en la Gran Manzana tienes multitud de lugares donde la cafeína brilla en todo su esplendor y donde los baristas ganan más que los ejecutivos de Wall Street, excepto los de AIG.

Seguro que los despistados turistas españoles se meten a tomar un café en un grasiento cuchitril regentado por libaneses o pakistaníes y vuelven a su tierra diciendo lo malo que es el café en Nueva York. Nada más lejos de la realidad.

Aquí te paso una lista de dónde empezar tu día. De los que conozco, te recomiendo Abraco, sin dudarlo, Joe the Art of Coffee (el de Waverly Place), Ninth St Espresso, Bluebird, Gimme Coffee y Fika. Mis cuates de Blue Bottle Coffee de San Francisco han abierto una sucursal en NY, pero está en Brooklyn. Quizás puedas aprovechar el viaje cuando vayas a comer al River Cafe, donde ahora sí que te recomiendo que vayas. Más que nada para que me digas si sigue siendo una trampa para turistas o merece la pena el viaje al otro lado del puente.

Voy a ver si saco tiempo de algún lado y te hago los deberes. Algo así como "Three Perfect Days in New York". El tipo de artículo que te encontrarías en la revista de alguna aerolínea, pero con el sello Holden.

Carlos dijo...

Me parece interesante el esfuerzo que hace Carrefour por vender productos interesantes. Como los jarretes de cordero, dicen que lechal, confitados -algo menos de cinco euros-, o el chorizo de León picante, o un muy buen pan -2,35 una pieza digamos que para cuatro personas-, de lo mejor que se puede encontrar en Madrid.

Su zona "gourmet" aunque hay de todo y habrá que desbrozar, creo que merece la pena.

Carlos dijo...

La escasa rentabilidad de la alta cocina.

Está claro que es un tema vocacional.

Juan dijo...

muy interesante el articulo, Carlos.

Albertobilbao dijo...

Ardo en deseos de ver el nuevo Guggenheim y me consta que Emiliano también.

Cuando se habla de crisis en la gastronomia gourmet nunca se hace mención a lo que se había disparado en precios la misma, dan ahora mejor producto que hace 5 años, ganan más los camareros?

Yo creo que no, como todo en España estaba inflado de precio

Holden Caulfield dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Holden Caulfield dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Holden Caulfield dijo...

THREE PERFECT DAYS IN NEW YORK

DIA 1

Después de aterrizar en JFK, seguramente con varias horas de retraso, cortesía de la madre naturaleza y sus nubes volcánicas o, quizás, gracias a ese gremio tan solidario como es el de los controladores aéreos, nos encaminaremos directamente a disfrutar de la hospitalidad de los Agentes de Inmigración y Aduana. Probablemente una conversación surrealista con alguno de estos entrañables funcionarios te recuerde a alguna de las escenas de los Hermanos Marx. Abstente de hacer ningún comentario irónico, ya que además de ser una pérdida de tiempo- su IQ no da para tanto- corres el riesgo de tener que disfrutar de los servicios de Iberia y sus encantadoras y siempre amables azafatas antes de lo que pensabas.

Tras el cortés recibimiento que sin duda te dispensarán, debes enfrentarte ahora a otro de los gremios que se caracterizan, internacionalmente, por su amabilidad y reconocido prestigio, ganado día a día, año a año, con su sangre, sudor y lágrimas: los taxistas neoyorquinos. Si tienes suerte y consigues hacerte entender-estoy seguro que tu inglés será mucho mejor que el de ellos- es probable, no hay que descartarlo, que una hora después de haber abordado el taxi estés llegando a tu hotel.

Iniciamos nuestro primer día:

Como probablemente el jet-lag nos ha despertado muy temprano, nos encaminamos hacia uno de los templos de la cafeína y lugar de peregrinación obligada: ABRACO (86 East 7st), donde con una absoluta seguridad en nosotros mismos, pediremos “two lattes and a lemon cornmeal cake”. Antes de dar el primer sorbito, situaremos nuestro sentido olfativo sobre la taza o vaso y procederemos a llevar a cabo un leve suspiro de complicidad. Nos encontramos en el LES (Lower East Side), donde quizás lo único interesante sean los Momofuku. Como es un poco pronto para atiborrarnos de bollitos de panceta, tomaremos el Metro, con mucho cuidado de no equivocarnos y coger el que se dirige a Pelham 1-2-3. Como somos unos tíos cultos, uno de los primeros lugares que debemos visitar es el MOMA, donde rodeados de Kandinskis, Pollocks y Rothkos, nos conciliaremos con nuestro “yo” filosófico y existencial.

Se va acercando la hora del almuerzo. Como estos gringos comen muy temprano, ya sabemos qué hacer: adaptarnos a sus costumbres, pero sin pasarnos. Lo ideal es comer a la 1:00 de la tarde. Ni antes, ni después. Sobre todo después, ya que correríamos el riesgo de que la cocina esté cerrada. No tendremos que caminar mucho para satisfacer nuestro apetito. Aunque Emiliano sienta una impulsiva aversión a los restaurantes que se encuentran ubicados en un Museo, aquí no tiene nada que temer. El Bar Room del MOMA es uno de mis lugares favoritos en Nueva York. Recomiendo encarecidamente elegir el área del Bar, en lugar de la zona mas formal. Empezaremos, mientras decidimos qué comer y qué beber, pidiéndole a uno de los elegantes camareros que nos traiga un tart flambé, que es como unas especie de pizzeta muy delgada y cuyos ingredientes suelen ser creme fraiche, cebolla y bacon ahumado. Una delicia. Probablemente pidamos un exquisito plato de pasta con conejo y champiñones, así como el primer “pork belly” de los muchos que vamos a pedir en este viaje. El que aquí sirven es uno de mis favoritos. Dejaremos lugar, aunque no seamos golosos, para el postre. En cuanto al vino, y cortesía del chef, el alsaciano Gabriel Keuthers, es decir francés por ahora, nos encontraremos con una excelente selección por copas de nuestros favoritos Marcel Deiss, Zind Humbrecht, así como palabras mayores procedentes de Morey Saint Denis, Volnay y hasta algún que otro Chambolle Musigny o Gevrey Chambertin. Unas maravillosas joyas que conseguirán hacernos levitar en el significado filosófico y literal de la palabra. La carta de vinos es de quitar el hipo.

Holden Caulfield dijo...

Nada de siesta ahora. Tenemos una misión, que quizás no sea encontrar el Santo Grial, pero las siestas no entran en nuestro vocabulario. Al contrario, combatiremos nuestra somnolencia con un paseo por Central Park, escenario de multitud de películas y series de televisión. Lo primero que haremos será comprobar qué ha sucedido con los patos del estanque. Tras el duro invierno, nunca me queda claro qué hacen con ellos. Después de dar respuesta a esta importante pregunta, cruzaremos el parque y, tras entablar diversas preguntas de trivia con nuestra pareja, del estilo: “¿Te acuerdas qué le decía Richard Gere a Winona Ryder en este banco?”, nos dirigimos hacia el Oeste, es decir West. Y digo West porque nos encaminamos ahora hacia el lugar donde María y Tony se enamoraron. Bajaremos, una vez nos encontremos ya en el UWS (Upper West Side), por Broadway donde nos sumergiremos en el inconfundible ambiente y atmósfera de esta parte de la ciudad. Si tenemos hambre podemos tomarnos un Bagel en H&H (2239 Broadway) o una hamburguesa en Shake Shack (366 Columbus Ave en la Calle 77). Por supuesto deberemos también echar un vistazo a Zabar,s (2245 Broadway), de donde nos dirigiremos hacia Williams & Sonoma en Columbus Circle y donde también visitaremos el que es quizás el mejor supermercado de Nueva York: Whole Foods.

Y ahora, de regreso al hotel, nos seguiremos pateando la ciudad, ya sea a través de la 5ª Avenida, Madison o Park Ave.

Tiempo para reponer fuerzas. Necesitamos cambiarnos de atuendo y sustituir el uniforme de Viajero por el de “Cool & Casual”, desenfadadamente Archibald Leach. Ese debe ser nuestro “dress code” para el Gotham Bar & Grill, que es donde vamos a cenar esta noche. Habremos hecho previamente la reserva para dos, no más tarde de las 9:00 pm, que ya es lo suficiente tarde en estas tierras. Lo más probable es que tengamos que esperar unos minutos en la barra del bar, lo cual no es ningún problema. Pedazo de barra. Como aquí no tienen ninguna Manzanilla del Equipo Navazos, ni tampoco estará Weirdo vigilándonos, podremos pedir alguna cerveza gringa, de esas de pequeño productor y tal, que además están de poca madre. Si queremos algo más ad-hoc y en consonancia con el incomparable marco en el que nos encontramos, podemos pedir el inevitable GT o un Dry Martini.

El servicio en el Gotham quizás sea uno de los dos o tres mejores en Nueva York. La comida es estilo años 90 y esas cosas, pero con una calidad insuperable. Retrotraigámonos a esa época en la que el bacalao no era un pescado, Florentino no existía todavía, Monica y Bill no se conocían y nosotros ni habíamos oído hablar de la cocina molecular, ni sabíamos que el Gewürztraminer era un tipo de vino y no el lateral izquierdo del Borussia Mochengladbag. Os dejo a vuestra elección qué pedir. Todo está siempre muy bueno. No me empecéis con chorradas de que si la emoción, la sorpresa y ese tipo de tonterías. Aquí se come muy bien. Ni más, ni menos. Eso sí, yo siempre pido el costillar de cordero.

Después de tan ajetreado día encaminaremos nuestros últimos pasos hacia el Hotel Plaza, donde nos tomaremos “La Caminera”, es decir, la última. Obviamente, nos referimos al Oak Bar. Pasaremos olímpicamente de la Hostess, a no ser que nos reciba con una sonrisa, algo posible, pero extremadamente improbable y nos apalancaremos cerca de la barra. Aquí podremos dar cuenta de algún Calvados o Single Malt y bajo ningún concepto nos levantaremos si oímos pronunciar el nombre de George Kaplan.

Así transcurrirá nuestro primer día. Mañana más.

Carlos dijo...

Y mientras Holden toma aliento, los anuncios: peces y sapos en Chinatown, la hamburguesa y el sandwich del Spotted Pig, esos tubos sudando vapor de agua de los que Ka nos ha explicado el porqué, un foie brulée maravilloso o los petit fours del Jean Georges y la tarta de queso del PJ Clarks.

I love New York.

Fartón dijo...

Increible el artículo. Muy bueno, abrumador.

Llevo dos semanas sin asomarme por aquí, entre otras cosas, porque estoy hasta arriba de trabajo. Y hoy me han bajado el sueldo. Ya sé que a muchos por aquí os parece bien la bajada de sueldo a los funcionarios. A mí, qué os voy a contar, no... En la Administración hay gente que trabaja mucho y muy bien (entre otras cosas, porque tienen que cargar con lo que otros no hacen, lidiar con unas rigideces decimonónicas, pelearse con las arbitrariedades del político de turno y mantener, contra viento y marea la máquina funcionando...). Y que, en general, cobran mal, mucho menos que puestos de euivalente exigencia y responsabilidad en el sector privado. En fin, cada uno lo verá de una manera. Y entiendo que hay que sacar de algún lado. Si no, en unos meses, dejamos de cobrar.

Perdón por el desahogo. Holden, sigue, que lo tuyo es más útil e interesante.

emiliano dijo...

Holden, contigo da gusto hablar de New York, New York

emiliano dijo...

Alberto, creo que en Nueva York han abierto una sucursal del Guggenheim de Bilbao. Igual me animo y me paso por allí a ver si tienen la pasta Casarecce mezclada con pimiento de no sé donde. Mi psicólogo me dice que si me vuelvo a zampar otro plato es posible que consiga borrarlo del subconsciente. Le pediré opinión a mi dentista.

Ya te contaré.

Carlos dijo...

Fartón, yo creo que es una devaluación encubierta de la peseta. Es un tema bastante triste, pensé en escribir algo sobre ello, pero realmente no me apetece.

En fin, quedémonos con el arroz de Paco Gandía que sale hoy en lo de Matoses y la promesa de que Arturo Pardos escribirá en su blog la semana que viene.

Carlos dijo...

Y ya que hablamos de los presupuestos generales del estado, si yo estuviera gestionando el Basque culinary center, andaría atento a los presupuestos generales del estado para el próximo año. Va a haber susto.

Carlos dijo...

También se aprobó ayer -no iba a ser todo malo-, en un real decreto la creación del la formación y título como Técnico superior en dirección de cocina

Juan dijo...

...si solo fuese el Basque (por cierto, esta palabra es vasco en inglés ¿?) Culinary Center el que se va a llevar un susto el año que viene...

Zaranda has closed. God save the michelin stars !

Nota: propongo que siguiendo la senda anglófila marcada por la vanguardia cocinera vasca todo lo importante lo traduzcamos al inglés: ni lo tuyo ni lo mio, oye.

Carlos dijo...

Es que de la buena cocina a la buena hostelería todavía va un trecho, Juan. Y sólo con lo segundo se consiguen clientes habituales, que son los que te sacan las castañas del fuego cuando pintan bastos.

Juan dijo...

suscribo al 100% Carlos.

compangu dijo...

¿Pero qué pasaba, que la mujer de Pérez Arellano trataba a todo el mundo a la baqueta?
Porque en cualquier sitio que leo algo sobre este local, eso es lo que deduzco.

Carlos dijo...

Compangu, yo con Itziar nunca tuve un problema, de hecho el Zaranda de Plaza de España era uno de mis restaurantes favoritos en Madrid.

Cuando cambiaron al de Eduardo Dato nunca tuve sensación de estar del todo cómodo, algo totalmente subjetivo en cualquier caso. Cuando te metes en una comida de 100 euros hay que ser exigente y a pesar de una cocina de primerísimo nivel no me apetecía volver.

Es algo similar a lo que me sucede con Freixa. Dicho esto, tanto Freixa como Pérez Arellano me parece que están entre los mejores cocineros de Madrid, muy arriba además.

Anónimo dijo...

¿Alguien ha estado ultimamente en el Cenador de Salvador? Yo no he ido nunca, pero me invita un cuatito dentro de unos días. ¿Qué puedo esperar? Gracias.

Fartón dijo...

Carlos, es una forma de verlo... (lo de la devaluación). A falta de política monetaria propia, queda la fiscal, porque por el lado regulatorio no hay güevos para cambios. Y la política fiscal, sobre todo por el lado del gasto, ha sido un despelote en casi todas las Administraciones Públicas. De esos polvos...

En Zaranda yo estuve a gusto. Pero no nos atendió ninguna señora...

Holden Caulfield dijo...

DIA 2

Como el cansancio acumulado del viaje y el trasiego de nuestro primer día nos habrán dejado lo suficientemente machacados, no debemos olvidar sintonizar nuestro despertador a tiempo y levantarnos temprano, muy temprano. Si tenemos la suficiente fuerza de voluntad y nuestro hotel queda cerca de la esquina de la 5ª Avenida y la Calle 57, corramos, cuando las primeras luces del amanecer despuntan, hacia dicha esquina. En realidad la foto soñada de Breakfast at Tiffany,s es una foto imposible, pues debería tomarse desde dentro de la tienda y mirando hacia la calle, por lo que nos conformaremos con la opción tradicional. Un buen traje es imprescindible. La clase no admite sucedáneos.

Con la satisfacción de haber recreado una de las mejores escenas iniciales de la historia del cine, nos dirigiremos a tomar el primer café del día. Como el tráfico a esa horas es todavía aceptable, pillaremos un taxi, camino de Joe´s the Art of Coffe, en concreto en Waverly Place, en el Village. Durante este recorrido podremos observar el lugar “donde la belleza mató a la bestia” y como nosotros no estamos conduciendo, el único peligro de echarle una ojeada entre semáforo y semáforo a la tienda de Victoria,s Secret en la Calle 34 será una leve y pasajera torticolis. Una vez nos encontremos en la diminuta cafetería que es Joe´s, podremos disfrutar aquí de uno de los mejores espressos de Nueva York. Puro Hardcore, nada de gilipolleces ni mamoneces. Aquí el café es una cosa seria. Si nos encontramos con Sarah Jessica Parker, algo que sucede con bastante frecuencia, no os olvidéis de alabar sus Manolos. Ninguna segunda intención en esta frase.

Como estamos cerca del Soho, nos dirigiremos hacia allá caminando. Aprovecharemos la caminata para disfrutar de la parte alternativa de la Gran Manzana y disfrutaremos de las pequeñas tiendas que se amontonan a lo largo de Bleecker St y desembocaremos ineludiblemente en Houston St. Una de las grandes pruebas de nuestro conocimiento de Nueva York la da la pronunciación de esta calle. Si a un taxista le decimos que queremos ir a “Jauston St” quedaremos como Dios y no se atreverá a cobrarnos ni un mísero centavo de más. Si por el contrario decimos que queremos ir a “Jiuston ST” la hemos cagado (con perdón, of course) Nos habremos delatado a nosotros mismos y descubierto nuestra condición de turistas. Avisados estáis.

Nos encontramos ya en el Soho, que no tiene nada que ver con Chueca. Que no os engañen. Aquí podemos hacer bastantes cosas. Empezaremos admirarando la insoportable levedad del ser en la maravillosa tienda de Prada diseñada por el cuate de Kalakahua, Rem Koolhaas, continuaremos luego comprando alguna chuminada en Dean & Delucca y admirando la impresionante selección de quesos, a la vez que maldecimos que tal despliegue de calidad y variedad no esté más cerca de nuestra casa. A continuación, compraremos un croissant o un pain au chocolate en Balthazar (80 Spring St), donde es probable que os topéis con vuestra antigua novia del COU y su tercer marido.

Holden Caulfield dijo...

Seguiremos caminando por Broadway y sus callejuelas, comprando una cosita de Dolce & Gabbana en Hudson St, un trajecito de Calvin Klein aquí, un bolso de Coach allá, hasta que el fragor del consumismo artificial nos agote. Después cruzaremos Canal St, donde lo cool se transforma en cutre y los bolsos de mujer empiezan a costar veinte veces menos. Aquí giramos hacia la izquierda y, en vez de adentrarnos en territorio dim-sum nos dirigimos hacia el Lower East Side, en un trayecto inverso al que iniciamos por la mañana, esta vez a través de Bowery St, camino de uno de los templos gastronómicos neoyorquinos: MOMOFUKU.

De las tres opciones disponibles, Ko, Noodle Bar y Ssam Bar, elegimos esta última. La primera la descartamos por inaccesible, algo así como El Bulli, pero sin enchufe y la segunda porque solo tenemos tres días y, a veces, en la vida hay que elegir. Mi consejo es llegar al Ssam Bar alrededor de las 2:00 de la tarde, donde podremos disfrutar de la cocina de David Chang sin apreturas. En cuanto a qué pedir, ningún viaje a Nueva York se puede dar por terminado sin devorar varios de sus adictivos bollitos de panceta. El truco es pedir varias cosas, cuantas más mejor, y compartirlo todo. La selección de vinos es bastante decente.

Al salir de Momofuku nos encontramos otra vez en tierra de nadie. Nada interesante en bastantes metros a la redonda. Como los sex-shops y los cine porno que abundan por aquí, no creo que sean de interés para este selecto grupo de lectores, pillaremos el Metro o un taxi, dependiendo del cansancio y nos dirigiremos hacia el Guggenheim, el original, el que mola, atravesando toda la ciudad y llegando hasta la calle 89 en la esquina con la 5ª Avenida, en la zona pija de Nueva York, el Upper East Side, lugar donde residen los últimos Kennedys vivos, Woody Allen y lo hacía hasta hace unos meses, en que tuvo que cambiar de aposentos, Bernard Madoff. Afortunadamente aquí no hay restaurante y podremos disfrutar tranquilamente, tanto de las exposiciones temporales como de la propia arquitectura del edificio. A los que jugabais a las carreras del Tour de Francia con chapas de Ocaña, Zoetemelk, Pesarrodona o Van Impe, os entrará un irrefrenable impulso en conseguir un chapín de Martini o Cinzano y, desde el punto más alto del edificio, sentaros en cuclillas e intentar dar a la chapa el efecto adecuado para hacerla llegar hasta el primer piso. Buena suerte.

Tras empaparnos otra vez de cultura, podemos tomar Madison Ave y comprobar in situ, cómo viven, cómo comen y cómo compran los ricos y famosos. Se desaconseja entrar en ninguna tienda de este recorrido con la ingenua idea de preguntar el precio de algún producto.

Holden Caulfield dijo...

Se nos hace tarde para llegar hasta la Calle 44. Tenemos entradas para ver la versión de los 39 Escalones de Hitchcock, que durante este mes estará protagonizada por Jude Law y el hijo de Sir Richard Atemborough. El motivo de ir al teatro no es solo para poder decir a nuestro regreso que hemos visto una obra en Broadway, sino también para hacer tiempo y poder llegar a nuestro restaurante favorito en una hora en la que no tengamos que esperar demasiado. Como el teatro terminará a eso de las 10:30, tenemos tiempo todavía, aunque apriete el hambre, de dirigirnos hasta nuestro hotel y cambiarnos de ropa.
El concepto para esta noche es diametralmente opuesto, pero no contradictorio, al de ayer. It,s only rock,n roll but I like it. Supongo que ya lo habréis adivinado. Hoy cenamos en el Spotted Pig. Después de habernos puesto la chupa de cuero y las chapas de los Exploited, tomaremos un taxi que nos lleve al Village, en concreto al 314 West de la Calle 11. Al taxista, le pediremos que apague la radio y en nuestro I-Pod sonará a toda pastilla el “sales a la calle y enciendes tu motor”, estribillo que gritaremos a pleno pulmón, aun a riesgo de molestar a Mr Singh, nuestro taxista del Punjab.

Llegaremos al Spotted Pig no antes de las 11.00 de la noche, ni aunque sea lunes. Tendremos cuidado de nos pasarnos de número, ya que no es fácil de localizar la primera vez. Comprobaréis que el “hostess” que suele recibirnos en la puerta tiene un extraño parecido con el tío aquel que le daba por cantar el “Good-bye Horses” en The Silence of the Lambs. No pasa nada. Lo más probable es que os acompañe a vuestra mesa, de ser en la planta baja, a la altura de la calle, mejor. Al fondo, sonará el Loveless de My Bloody Valentine o el April Skies de Jesus and Mary Chain. Habéis llegado. Estáis seguros, estáis en casa. Y ahora, simplemente, disfrutad. Sin prejuicios. La vida ya es lo suficientemente aburrida y gris ahí afuera. Y bajo ningún concepto os las piréis sin probar la hamburguesa con queso roquefort y sus patatas paja con romero. Y si suenan los Ramones y queréis dar unos cuantos botes entre sorbo y sorbo de un Puligny Montrachet recién abierto, hacedlo, hostias.

kalakahua dijo...

Como en el chiste del loro... pues qué día más corto

Yerga dijo...

Yo creo que Holden toca de oido, me da la sensación que no ha estado nunca en NY....no se,no se.

Carlos dijo...

Está muy bueno el vino de Jaboulet Parallèle 45. Un ródano genérico hecho de garnacha y syrah muy afrutado, ligerito con olor a flores, recordando a las buenas mencías. Por cierto que creo que se envejece en inox.

En fin, 8 euros, un escalón por debajo del básico de E. Guigal pero estupendo y con una relación calidad precio difícil de encontrar.

Quién dijo que en Francia no hay buenos vinos baratos.

emiliano dijo...

Holden, ¿en el Spotted Pig se puede reservar?

Martina dijo...

Maravilloso. Leer el post y las propuestas me han puesto nostálgica y, perdón si ofendo a alguien, hasta cachonda. Lo siento pero es cierto.
Mil gracias. (La entrada anterior es también memorable)

Holden Caulfield dijo...

Emiliano: En el SP no se puede reservar. Por eso el horario es importante. Ni se te ocurra ir antes de las 11:00 de la noche. Y en domingo, en el horario de brunch, es imposible.

kalakahua dijo...

El Holden éste tiene un sentido de la dosificación lamentable. Con sus 3 días podían haberse llenado dos meses de posts.

Fartón dijo...

Martina!! No tienes vergüenza... A rezar tres avemarías.

Me está apeteciendo ir al Spotted Pig. ¿Hasta qué hora se puede ir?

kalakahua dijo...

La horripilante cogida de Julio Aparicio ha agotado la capacidad de espanto durante una temporadita. Ya se ha encargado Manolo Molés de ponerla desde todos los ángulos imaginables. Desde aquí le agradezco el vahído de mi hijo mediano.

Jesús Melitón dijo...

Fuerza y cariño para el maestro Julio Aparicio. El que se recrea con una imagen como ésa ni le gustan los toros ni cuenta con la menor sensibilidad. Les iba a enlazar su faena del 94 (la Faena), pero los del youtube se han vuelto blandengues y no permiten el acceso.

Pero esa imagen abre todos los diarios digitales... Y es que España y yo somos así, Señora...

Carlos dijo...

Y luego andan buscándoles funciones y sentidos a los blogs de gastronomía en mil congresos. Parece mentira que no se hayan enterado de que sirven, sobre todo, para soñar.

kalakahua dijo...

En este blog debería ser lectura obligatoria El Arte de la Resurrección de H.R. Leterier. Ese Cristo de Elqui da mucho juego. Ale, a cromprárselo, mangarrianes, que ya tardan.

Holden Caulfield dijo...

Fartón: La cocina del SP está abierta hasta la 1:30 am de la madrugada, todos los días de la semana.

emiliano dijo...

No sé si me gusta más esta versión:

Start spreading the news
I am leaving today
I want to be a part of it
New York, New York

emiliano dijo...

O esta:

These vagabond shoes
They are longing to stray
Right through the very heart of it
New York, New York

emiliano dijo...

Bueno, sí que lo sé, prefiero la versión de Liza. Es difícil que alguien cante alguna canción tan bien como Frank, pero, sólo por esta vez, prefiero a Liza.

Holden Caulfield dijo...

Yo me quedo con Frankie, siempre con Frankie.

Holden Caulfield dijo...

Lo siento, pero a pesar de todo, Liza es Poulidor en este caso.

Holden Caulfield dijo...

DIA 3

Iniciamos nuestro último día completo en Nueva York de la misma manera que los anteriores: despertándonos temprano y aprovechando hasta el último minuto del día. Como ha venido siendo habitual pasaremos olímpicamente de los desayunos de los hoteles e iniciaremos nuestra peregrinación diaria a unos de los templos del buen café que abundan en NY. En este caso nos dirigimos hacia Ninth Street Espresso , que como su propio nombre indica se encuentra en el 700 East de la Calle 9, entre las Avenidas C y D. También tienen una segunda cafetería en el 341 de la Calle 10. Aquí mi consejo es tomarse un par de cafés cada uno. Un espresso y un late por ejemplo, pues quién sabe el tiempo que tardemos en volver a probar otro buen café. En Madrid, os aseguro que no lo haréis.

Lamentablemente, una vez más, nos encontramos en el Lower East Side, con lo que poco más vais a poder hacer por ahí, excepto comprar el DVD de “Debbie does Dallas from Behind 25”. Si ayer en el Soho se os olvidó compraros el último modelito de Alexander McQueen o la ultima camisa de John Galliano, podéis dirigir vuestros pasos hacia Ground Zero. Ya sabéis el agujero negro causado por la Intolerancia Religiosa. ¿Cuál? No está muy claro. Allí os encontraréis de nuevo con vuestra antigua novia del COU en el Mega Outlet llamado Century 21. Mientras ella compra horteradas de Ralph Lauren o Tommy Hilfiger y calzoncillos de Calvin Klein, vosotros que sois gente cool, os gastaréis los últimos dólares en un traje de Helmut Lang o un abrigo de Viviaenne Westwood a precios irrisorios, por mucho que se desplome el euro. Si os apetece podéis continuar por Broadway hasta Battery Park, haciendo una pequeña parada en Wall St, junto con un corte de mangas cuando veáis el Cuartel General de AIG. Si no habéis estado antes en La Estatua de la Libertad, podéis tomar ahí mismo un ferry. Si ya lo habéis hecho, no hay ninguna razón para repetirlo.

Tanta caminata va a abriendo el apetito. Hoy es un día difícil. Elegir siempre lo es. La mala noticia es que hoy no comeremos en el Gramercy Tavern; la buena es que lo haremos en Eleven Madison Park. Y hacia allá nos encaminamos, en taxi. Si lo hacemos en Metro podemos terminar en el Bronx al menor descuido y conocer in situ el lugar donde Spike Lee hizo “the right thing”. Está bien sumergirse en la cultura del lugar adonde vas, pero sin pasarse, que hay que regresar a casa, de una pieza preferiblemente. Llegaremos al Eleven Madison Park-comprobaréis que os elijo lugares sencillos de encontrar y con pistas en el propio nombre- alrededor de la 1 de la tarde. Impecablemente vestidos-las vacaciones y los viajes no son excusa para el mal gusto- y atravesáramos la puerta del túnel de tiempo que da acceso a un nuevo mundo: Nueva York años Veinte. Si nos apetece y mientras nos escoltan hasta nuestra mesa, podemos empezar a tararear el …Putting on the Ritz” o “Night and Day you are one...” Solo por disfrutar visualmente del incomparable marco en que se encuentra EMP merece la pena el viaje a NY, pero es que además la comida y el servicio lo sitúan como una de las experiencias gastronómicas más gratificantes de las que se pueda disfrutar. La cocina de Daniel Hum, así se llama el chef, está llena de sutilidad, elegancia, detalles, matices. EMP es uno de los restaurantes que no quieres abandonar nunca, deseas prolongar la comida y la bebida hasta el infinito, unos minutos más, unos segundos más. Mi consejo es ir siempre a la hora del almuerzo, pedir el menú degustación- una ganga a 75 dólares- y los vinos por copas, que es donde podremos dejarnos una pasta gansa, a poco que nos descuidemos. Al salir, el fatídico momento tiene que llegar, nos encontraremos con uno de los parques más bonitos de Nueva York: Madison Park, donde se inicia la 5ª Avenida. Si alguna vez podéis hacer coincidir una visita al EMP en invierno con el parque nevado, os aseguro que la vista del mismo desde dentro del restaurante, a través de sus gigantescos ventanales, es una de las cosas, como diría Emiliano, que hace la vida un poquito mejor.

Holden Caulfield dijo...

Bien, nos encontramos en Madison Park, levitando, pues los Clos de Vougeot y los Charmes-Chambertin que nos hemos metido entre pecho y espalda dejan, ineludiblemente, cicatrices de guerra. En medio de este estupor etílico en el que nos encontramos, divisaremos un kiosco en el parque. Se trata, ni más ni menos, de la ubicación original de Shake Shack . No, no estoy sugiriendo que os zampéis ahora una hamburguesa. Tranquilos, tan solo que disfrutéis de la belleza y simplicidad arquitectónica del mencionado kiosco. Igualito que los del Retiro o El Lago de la Casa de Campo.

Hay que hacer la digestión y qué mejor manera que seguir pateándonos la ciudad. Podemos avanzar en dirección norte, bien sea por Madison o Park Ave. Nuestro siguiente objetivo se encuentra a la altura de la calle 42 & Park. Pocos emplazamientos hay tan cinematográficos como el lugar al que nos dirigimos: Central Station. Cuántas escenas se habrán rodado en ella. Mi favorita ya la conocéis: North by Northwest. Aquí haremos una meta volante. Con una vista panorámica del intercambiador de la estación hay un par de bares y restaurantes. En la actualidad el que mejor vistas nos ofrece es un Steak House de Micahel Jordan. Nos apalancaremos, en el sentido literal de palabra, en uno de los taburetes que dominan la inmensidad de la Estación y pediremos una copa de champagne- la selección de vinos por copas no es mala del todo. Como se trata de nuestro último día en NY haremos caso omiso de los consejos de nuestra pareja, cerraremos los ojos y nos acordaremos de George Kaplan, de Carlitos Way, de Jeff Bridges en The Fisher King, de Cotton Club, de I Am Legend y de tantas y tantas series de televisión.

Se nos acaba el tiempo. Nos dirigimos hacia el hotel. A pesar de llevar tatuado en nuestro espíritu el “No Rest for the Wicked” de Ozzy Osbourne, decidimos darnos una rápida ducha, cambiarnos de ropa y encaminarnos hacia el lugar donde vamos a cenar hoy. No es fácil conseguir mesa, pero nuestro Concierge hace maravillas, al menos con las reservas, del resto no opinamos. Perdido en un sórdido callejón del Village se encuentra la sorpresa de los últimos tiempos en Nueva York: Minetta Tavern. Curtidos en mil batallas, no nos dejamos intimidar por el portero de discoteca que nos recibe en la puerta preguntándonos adónde cojones vamos. Como para chulos, nosotros, le decimos que nuestro nombre es Caulfield, Holden Caulfield y que tenemos reserva para dos a las 10:30 y que se deje de gilipolleces. Una vez desarmado por nuestro desparpajo, nos encontramos en otro mundo: una especie de “Speakeasy”, un bar y restaurante de donde podría salir en cualquier momento James Cagney o Edward G. Robinson. Una vez dentro podemos descansar. A pesar de que hemos conseguido entrar por enchufe o por casualidad, nos van a tratar como si fuéramos el mismísimo David Letterman o Sean Penn. Bueno, probablemente mejor que si fuéramos Sean Penn. De aquí no podemos salir sin pedirnos la carne, el Dry Aged Cote de Boeuf para dos (medium o medium rare). Una obra de arte las dos veces que he estado en el Minetta. Churruscado por fuera y tierno por dentro. El resto, a vuestra elección; todo está de poca madre. El servicio, también; desenfadado, pero excepcional. Y los vinos, harían las delicias de todos los Pistos, seguro.

Después de haber dado buena cuenta de la vaca vieja, no tenemos intención todavía de largarnos al hotel. Como el año es 2010 y Limelight hace casi 15 que cerró sus puertas, decidimos optar por algo un poco menos destroyer: la caminera en el PJ Clarkes. Como no es obligatorio tomarse una hamburguesa y teniendo en cuenta que el PJ no cierra hasta las 3 de la mañana, podemos tomarnos la última copa ahí. Agotados y derrotados, con la satisfacción del deber cumplido nos retiramos por fin. Mañana será otro día. Quizás no mejor, ni peor, sino distinto.

emiliano dijo...

Bueno, entonces nos quedamos con esta:

If I can make it there
I’ll make it anywhere
It’s up to you
New York, New York

Holden Caulfield dijo...

Lo mejor de ambos mundos.

emiliano dijo...

Oye Holden, podías currar un poco más que a lo mejor nos quedamos otro día.

Holden Caulfield dijo...

Joer, Emiliano, cómo se nota que a ti no te han bajado el sueldo.

malinche dijo...

No tengo intención de ver la cogida por TV. Bastante duro fue verlo en directo.

Lo que si he de grabar son las crónicas del tal Holden. Intentaré aprendérmelas pero, para un mal estudiante como yo, no será fácil. Si el autor me da permiso, os si no se entera, las utilizaré para chulearme con mis amigos de las fuentes tan brillamtes que utilizo.


Deboro todo lo que llega a mis manos de NY y, en solo 3 días, he sacado más provecho que en todo lo anterior. Extraordinario el post y, extraordianarias las tres jornadas de Holden.

Por cierto, en el MT he de decir que soy HC??

Si avriguo algo acerca del destino de los patos te lo haré saber. Llevo años detrás de una pista fiable que me facilitó un taxista..

Jesús Melitón dijo...

Grandioso el post (no sé si lo había dicho ya, pero por si acaso -he vuelto a releerlo) y grandioso el recorrido de Mr. Caulfield (una cuarta y una quinta jornada, como reclama Emiliano, serían complemento ideal a lo ya publicado).

Me gustaría saber, si no es mucho preguntar, qué pasó con la chapa del Gug o con la novia del COU (si finalmente, como me temo, sucumbió ante los encantos del concierge de su hotel, abandonando a su tercer marido).

No sé si les pasará a Vds., pero en todos mis viajes a lo largo y ancho de este mundo me encuentro con algún conocido (no teniendo gran mérito en Benidorm o Cullera, lo tiene, y mucho, cuando estás a 8.000 o 10.000 kilómetros de casa). Se vuelve uno un poco paranoid.

Carlos dijo...

Si podéis, no os perdáis la presentación que se ha hecho en el programa de Canal Cocina "De Vinos", sobre la empresa Elite Gourmet.

Martina dijo...

jobar, no me menciones la peli “Debbie does Dallas" a estas horas que luego digo lo que no debo....(y es que me chifla el porno norteamericano sesentasetentaochentero)
Estoy de acuerdo con que allá lo del comer no es lo que uno ha de buscar, al menos en primer lugar.
Espero ansiosa el cierre del metapost. Thanks.

Carlos dijo...

Hoy restos. Lo que quedó del vino de Jaboulet que ha vuelto a crecer -estas cosas que tienen los ródanos- y una reinterpretación chapuza de la reinterpretación del plato de cordero frío con pan y tomate de los Roca.

Básicamente miga de pan empapada en tomate preparado -en la sartén con un poco de aceite, tomillo, comino y un poco de sal- y las sobras de los jarretes confitados ya desmigados, mezclados con el pan. En vez de frío, templado al horno en el último momento. Coste del aperitivo o primer plato, aproximadamente de 3 euros la ración para dos personas.

reina dijo...

Necesito que me ayudéis a decidir donde cenar hoy en Madrid. Las opciones son La Cantamora (ya lo conozco y me gusta) y Matritum. De este último he oído hablar bien, pero no lo conozco.

Busco buena cocina y buenos vinos, no importa el entorno, por si os animáis con otra recomendación.

Gracias.

Carlos dijo...

Reina, Arzábal, el bar de Viavélez, Tres Lunas, Taberna de Pedro, Taberneros, Taberna Laredo o Asturianos. Seguro que me dejo alguno.

Unos mejor que otros... pero yo creo que comerás y beberás bien y a buen precio en cualquiera de ellos.

angel dijo...

Holden,
me acabas de cambiar el destino del próximo fin de semana largo que me pueda apañar, no era consciente de lo mucho que se llega a echar de menos NY.

Al autor del post no le digo nada que luego se mete conmigo.

Numeritos dijo...

En ABC cinco fotos del toro atravesando la cara de Aparicio. Ni una de sus verónicas. Una del Cid citando.

En El Mundo seis fotos de la cornada. Nada más.

Portada en los dos periódicos.

Y luego dicen que el periodismo de Salsa Rosa es un asco.

Anónimo dijo...

Soy el anónimo de antes. El del Cenador de Salvador, una p... mierda comparado con el SP y similares, pero porfa, ¿hay alguien ahí?

emiliano dijo...

Holden, tantas alabanzas van a terminar por subirnos el pavo.

emiliano dijo...

Yo estuve en el Cenador de Salvador en el 88. Lamento no tener opiniones frescas sobre el sitio.

Y Martina me va a hacer hoy reflexionar sobre si me gusta más el porno de los años ochenta o es que, en realidad, me gustaba más el porno en los años ochenta.

Dudas, dudas.

Carlos dijo...

Anónimo, yo tampoco tengo una experiencia reciente, fue hace... casi cuatro años. No lo recuerdo como una gran experiencia, pero tampoco como algo horrible, como he leído en algún sitio recientemente. Puntos correctos, buena materia prima, me pareció caro.

malinche dijo...

Mi última comida allí fue hace año y medio aproximadamente. Comí razonablemente bien. EL sitio es muy agradable pero estaba algo desangelado. Pagué mucho. No recuerdo cuanto pero si que me dejó temblando.

Carlos dijo...

Albal ha sacado una solución casera para hacer el vacío en bolsas, en principio, destinadas a la congelación.

Una especie de jeringa-émbolo absorbe el aire de las bolsas a un precio muy razonable -la jeringa y tres bolsitas, 2,35 euros-.

Recomendable para hacer bolsas de congelados que suponen una diferencia de calidad en el proceso de conservación abismal.

Carlos dijo...

El crepúsculo de la becada de Jaume Coll a 29 euros, Arroces contemporáneos de Quique Dacosta a 38 euros y La Cocina al Vacío de Joan Roca a 44 euros en Privalia.

Hay más, algunos realmente interesantes.

Numeritos dijo...

Momento publicitario.

Están muy bien los cuchillos cerámicos que venden en Dealextreme. Comparables a los Kiocera pero mucho más baratos.

Dealextreme es un sitio chino barato en el que te mandan las cosas sin gastos de envío. Aunque pidas algo de un dollar.

Especialmente recomendable el de 6 pulgadas. Para que se hagan una idea los que no están familiarizados con el sistema métrico guiri, 6 pulgadas es para el varón el mínimo imprescindible.

emiliano dijo...

Me cuesta trabajo tomar partido por ningún equipo en la final de la Copa de Europa. Por un lado el Bayern siempre me ha caído como una patada en los huevos; por otro, siempre me han resultado antipáticos los equipos entrenados por Mourinho. Según parece, esto va a tener que cambiar a partir del año que viene.

Holden Caulfield dijo...

Como marquen Sneijder y Robben, saldrán como setas los oportunistas.

Me imagino que los bares y restaurantes de Madrid harán hoy su agosto. No tengo muy claro que la situación fuera la misma de haber dado por válido el árbitro el gol de Bojan.

Me imagino que en Barcelona se han debido de vender muchos boligráfos en E-bay en las últimas semanas, junto con un par de entradas para la final de hoy.

Fartón dijo...

Yo voy con el Inter. Mourinho me cae mal, pero el Inter me resulta simpático pese a todo. Con los alemanes no puedo, ni clubs ni selección. Y Van Gaal tampoco es el tío más agradable del mundo.

De aperitivo me estoy tomando unas croquetas de jamón homemade con Canforrales. Vamos, lo que podría ser un desayuno de Yerga.

Albertobilbao dijo...

Primera parte horrible, el Bayern, muy poco talento y lo del Inter aunque vaya ganando deleznable, Etoo de lateral derecho!!

Que un equipo del Madrid fiche a Mourinho dice muy poco del mismo, el antigusto.

Desde hoy abrazo la fe Guardiola

emiliano dijo...

Alberto, cuidadín, cuidadín.

Albertobilbao dijo...

Emiliano

Me cabrea ver jugar así, a mí me gusta John Ford, los Lakers, Pantani, José Tomás, los vinos con alma, las platos con sabores reconocidos y buen producto..


No me gusta Mourinho y todas las asociaciones que conlleva

Holden Caulfield dijo...

Alberto: Entiendo que nos puedas dar una Conferencia Maestra sobre el antigusto teniendo ahí cerca a Macarrós. Si haces un poco de memoria el Chelsea de Mourinho no jugaba precisamente como el Inter. Con los jugadores que tiene en Madrid, más los tres o cuatro que caigan, te puedo asegurar que el Madrid va a jugar al ataque con Mou.

Y sigo creyendo que Sneijder, Robben, Cambiasso y Samuel están muy bien donde están.

Holden Caulfield dijo...

Pantani hacía trampa.

Albertobilbao dijo...

Holden

Pantani estaba por encima del bien y del mal

El Chelsea era todo músculo no me vendas la moto que jugaba bien, estilo Caparrós

Me ha impresionado Milito, hacía tiempo que un 9 no me gustaba tanto

Maradona si no hace de Argentina un equipo grande no tiene perdón, le faltan centrocampistas de calidad pero arriba es una locura

Carlos dijo...

Floren, gran gourmet del fútbol, debe haber disfrutado horrores de esta final y de la victoria del Inter. Va a pasar a la historia como el peor presidente del Madrid, a la altura de Gil en el Atleti. Al tiempo.

Yo hoy iba con mi barolo, el Vigna Gattera de Bovio, un 2000 al que le ha costado casi seis horas salir de la cueva. My friends, abrir un vino en el momento adecuado es la clave.

Jesús Melitón dijo...

El fúrbol está hecho unos zorros en Europa. Si esos dos equipos que han jugado en el Mennaméu son los dos mejores, estamos cojonudos.

Carlos dijo...

Hace un montón de años vine al Bernabéu desde provincias a ver al Madrid. Al Madrid contra el Internazionale.

Santillana voló en aquel Bernabéu tan incómodo y metió un gol de película, hay foto, medio cuerpo por encima del defensa. De aquel día recuerdo un pollo con limón al horno en un bar y a un compañero de asiento contándome que el Inter había sido el sucesor del Madrid de las seis copas de Europa.

Carlos dijo...

Si os sobra Campari -a mí me sobra toda la botella-, cuando aséis unas gambitas en la plancha o similar, dadle un buen golpe al final. Quedan de cine.

Holden Caulfield dijo...

El llevaros la contraria necesitaría una explicación extensa. Y bastante tengo con lo de Nueva York. Parece un poco contradictorio que se haga apología de Santillana, que solo tenía remate de cabeza y se haga crítica de Mourinho. Si quieres un partido Real Madrid-Inter olvídate del 3-0 y acuérdate de 5-1 un par de años después, en 1986. Probablemente el mejor partido del Buitre. Simplemente imparable. Como el tiempo da y quita razones, en él me refugio a la vista de la incomprensión que detecto a mi alrededor.

Alberto: Los tópicos estilo Julio César Iglesias, Menotti o Cappa y tal están muy bien para los periódicos, la literatura y esas cosas, pero no tienen que ser ciertos simplemente porque el discurso sea bello. La realidad puede ser distinta.

Albertobilbao dijo...

La realidad es evidente hay muchas formas de alcanzar el éxito, jugando bien como el año pasado Guardiola o aburriendo a las ovejas como Capello y Mourinho

Y ambos son iguales, ambos tienen un palmarés envidiable y ambos aburren a las orejas

Holden y las cosas se defienden por sí mismas no recurriendo a terceras personas

Yo desde luego no quiero en mi equipo apóstoles del tedio, no soy un fanático de nada ni de nadie y por tanto ante cualquier actividad en la vida quiero divertirme no amparar y legitimar el triunfo por ser de unos colores, cualquier medio no me sirve para alcanzar el fin

Holden Caulfield dijo...

Me niego a admitir que la realidad es evidente. Al menos David Lynch estará de acuerdo conmigo.

Y de Guardiola pienso que estaba en el sitio adecuado en el momento adecuado. Y que es un lobo con piel de cordero. Si Valdano se hubiera referido a los catalanes como los del Nordeste, como Pep hizo con sus lamentables declaraciones sobre La Meseta, hasta El Cordobés habría intervenido. Estamos tan acostumbrados a los exabruptos de esta gente que hasta nos parecen normales.

Albertobilbao dijo...

Holden

Si para defender a Mourinho tienes que recurrir a David Lynch la cosa está peor de lo que pensaba

Emiliano

Tienes que ir a ver a este hombre en tu viaje a New York, no lo podemos perder

Un abrazo

Carlos dijo...

Florentino debería haber echado a Valdano, mantenido a Pellegrini y fichado a un par de centrocampistas de talento y un buen lateral derecho.

O ficharme a mí, que por un módico precio le hubiera hecho la hoja de ruta.

Su segunda etapa en el Madrid va a acabar peor que la primera. Apenas aprendió.

Holden Caulfield dijo...

Carlos: "Now we are talking". En eso podría estar de acuerdo.

Alberto, tranqui. Es coyuntural.

Holden Caulfield dijo...

Malinche: la reserva para el Minetta Tavern solo la he podido conseguir para el día 18 de Junio a las 22:30. Por más presión que he metido ha sido imposible conseguirla antes. Esta a nombre de HC, por supuesto. Dime si te sirve.

malinche dijo...

Claro que me vale! Muchísimas gracias

kalakahua dijo...

Florentino lo que tiene que hacer es lo que crea conveniente. Que para eso le hemos votado los socios. Si dentro de 4 años los socios votan a otro, estupendo. Ya basta de que el paso del Real Madrid lo marquen Indas, Pedro Jotas y demás gandalla de la prensa.

He leído el último artículo de Matoses sobre el arroz. Me suele gustar el contenido de su sección, pero en ésta ocasión me ha dado la sensación de que lamentaba que en ese pueblo no hubieran visto Bienvenido Mr Marshall. Los precios severos por los que "se comprende que se vayan tanto de vacaciones", la sugerencia de simpatía para el humilde viajero que viene de tan lejos. Es lo que tienen los pueblos. A veces hay gente adusta y huraña que prepara un arroz de la hostia. Mira Numeritos o Maribona. Y aún así hemos aprendido a quererles, aunque no sepan ni cocer un arroz blanco.
Hay que tener cuidado, que se empieza con estas cosas y se acaba lobotocapelizado.

Albertobilbao dijo...

Holden

Te recomiendo la lectura de Relaño en el As

Todas sus peticiones de fichajes salvo Milito son defensas

Deseo fervientemente su fracaso, no me interesa si el Barcelona es política o no, me interesa disfrutar y con tipejos como Capello y Mourinho no lo hago

Y ya que eres tan dado a buscar otros ejemplos te diré que Clemente y Caparrós tampoco me gustan

Un abrazo

kalakahua dijo...

Hay que recordar que Guardiola llega al Barcelona casi de carambola y porque falló Mouriño. Me hace gracia eso de la planificación de estas cosas.
Guardiola se ha dado una hostia con Ibrahimovic y Chigrinsky, pero está mal visto recordarlo. Hay otros mundos, y alguno está fuera de Segurola.

kalakahua dijo...

Con los fichajes que salen estos últimos 10 días puede formarse un equipo entero de fútbol americano.

Carlos dijo...

Y entre esos otros mundos, Ka, algunos buenos y otros malos.

Los del Canal Cocina se han venido a Alcobendas a hacer un programa en el Silk&Soya -de paso que presentaban algún otro local de moda en Madrid-. Esto sí que es una apuesta por la buena gastronomía.

Holden Caulfield dijo...

Y Martín Cáceres Y Henrique y Keirrison. Buen ojo tiene Guardiola fichando.

Totalmente de acuerdo con Kala. Ya está bien que sean los periodistas deportivos los que tengan que decidir lo que necesita el Madrid o no. Resulta que antes se le criticaba a Florentino que no fichaba defensas y ahora que lo hace, también. Si dejas que el entrenador opine en los fichajes mal y si no lo haces, lo mismo. Lo que sí creo es que no necesitamos para nada a Milikito, a pesar de los dos golazos que metió ayer.

Carlos dijo...

También sale en el programa la panadería Harina. He creído entender en la propietaria un mensaje duro, casi despectivo con el uso de aditivos en la panadería y pastelería.

Es un mensaje que me apetece discutir porque crea un "nostros los puros" contra un "ellos los alquimistas", demagógico.

Esto es especialmente curioso en una disciplina, la pastelería, en la que los aditivos como la metilcelulosa son tan importantes y han permitido hacer postres nuevos y complejos. ¿De verdad alguien piensa que se puede estabilizar un helado sin "aditivos"?

Soy el primero que piensa que los panes con masa madre están más ricos, pero también creo que sin estabilizantes, por ejemplo, las posibilidades serían infinitamente menores y que nos quedaríamos con eso: tarta de manzana sobre masa quebrada.

Me vuelvo a mi nueva versión de patas y morros a la vizcaína, a le he añadido oreja. Como el homenaje al cerdo de Berasategui, pero en basto.

kalakahua dijo...

Holden, fíjate que este año he llegado a oir críticas porque Florentino no era un presidente cercano, que bajara al vestuario y hablara con el entrenador. Si lo hubiera hecho habrían dicho que la labor de un presidente no es esa. Como por otra parte ya dijeron los mismos hace 5 años.

Entre los maquineros de la zona norte hay un chascarrillo que circula de boca en boca: "Silk&Soya, un garito que es la polla". El camino iniciático hacia la verdad del rollito de primavera tiene múltiples sendas, todas ellas insondables.

Luis Marti dijo...

Kala, permíteme que con todo respeto te llame ingenuo por una cosa que has escrito. Ni Pedro J ni Inda marcan absolutamente nada en el Madrid. Más bien al contrario. El proceso es: Florentino quiere hacer una barbaridad, llama a Inda y se lo expone. Inda comienza la campaña de manera brutal y así Floren consigue, sin mancharse un ápice la corbata azul esa horrorosa que lleva siempre, que la destitución de Pellegrini y el penoso fichaje de Mourinho sea por "presiones del entorno". Los indas y pedro jotas simplemente le hacen el trabajo sucio.

Albertobilbao dijo...

Luis Marti

Una vez más mis mayores respetos, has dado en el clavo de la realidad
Lo que ha hecho Marca con el actual entrenador no tiene nombre
Y en efecto Inda es el principal impulsor del aburreovejas futuro

Juan dijo...

Carlos, puede que la dueña de Harina se refiriera a otro tipo de aditivos mas maliciosos.

El dueño de Viena Lacrem me contaba esta mañana sobre la glucosa, que por lo visto se está utilizando a mansalva a nivel industrial y sirve para conferir el color doradito con una cocción mucho mas rápida , aunque solo en apariencia, y dota a la corteza de ese crujiente que en realidad es falso en parte porque procede de la cristalización del azucar.

Por último el dulzor enmascara el sabor de la harina y todo termina sabiendo igual: el de la gasolinera, la panadería de la esquina o el "recién hecho" de la cestita del restaurante.

emiliano dijo...

Os veo a todos muy bien informados. Yo no tengo ni puta idea de lo que decís, pero sí sé que el fútbol que propone Mourinho me parece un coñazo, incompatible con los gustos futbolísticos del público del Bernabéu. Ya puede ganarlo todo, porque el día que pierda va a arder Troya

Carlos dijo...

Juan, es que el corolario que se deduce es: "diga usted qué aditivos son los que no valen".

Yo entiendo que los "polvitos" de limón o las levaduras artificiales son eso que a ella le espanta, pero también creo que el mensaje tiene que ser un poco más sutil, aditivos hay muchos y entre ellos muchos imprescindibles..

Carlos dijo...

Dicho esto, en un par de semanas esperamos publicar algo sobre pan "fetén" hecho en casa. Información práctica.

Fartón dijo...

Mirad, chavales, en España los únicos que sabemos de entrenadores somos los del Valencia. A gente seria como Quique, Emery o Benítez, les pitamos hasta que conseguimos que les echen, y aplaudimos a graciosos como Ranieri. Con dos cojones. Pero vamos sobreviviendo. De momento, estando en quiebra, hemos quedado terceros en la Liga escocesa. Y antes de que el AVE llegue a Santander esperamos tener acabado el estadio nuevo.

Fartón dijo...

Y hablando de fútbol... Ayer en la zona "gormet" del Carrefour de Alcobendas me compré un tarrito de tapenade de tomates secos, en realidad una pasta de tomate seco que lleva también algo de jalapeño, que le da un toque picante. Se me ocurre untarlo en tostadas (a falta de focaccia) con algún embutido (butifarra, mortadela) o queso suave o metérselo a una tortillas mexicanas. Si se os ocurren otros usos, soy todo oídos.

kalakahua dijo...

Siempre tendréis información más de primera mano. Mi ingenuidad es lo que tiene. Nunca fui de atribuirle cualidades sobrehumanas a Florentino Pérez, ese ente émulo de Mefistófeles, que, por encima del bien y del mal, anda por ahí comprando y vendiendo voluntades. Este señor no tiene ni mi voluntad ni mi futuro. Sólamente tiene una cosa mía. Mi voto.

De todos modos, As, Marca, las emisoras de radio, los panfletos y demás basuraca, siempre jugaron a tratar de marcar las pautas, de influir en el aficionado, de echar encima de entrenadores o jugadores a un campo entero. Yo, que voy al campo, he podido presenciar cómo este tipo de campañas han surtido efecto en muchas ocasiones. Este año, con Pelegrini, no ha triunfado. Ello ha cabreado profundamente a Inda y me ha hecho concebir esperanzas en el libre albedrío de la humanidad.

Yerga dijo...

Pues un servidor si Florentino lo paga bien le vendo mi voluntad, mi futuro y el bocata de calamares que me estoy atizando.A 27 leuros el kg de calamar de potera.
Esta semana me he ido de cocina española, al Trifón , maravilloso el rabo de toro y las alubias de Tolosa , los berberechos la primera vez que le veo que falla en la materia prima.En de la Riva estupenda tortilla de patatas, el gallo de Marín y ,sobre todo las chuletillas de cabrito¡enormes!.
Y despues de los toros la "ruta del jamón de Madrid", en la calle D.Ramón de la Cruz , de menos a mas,la Taberna las botas con un Quercus bueno, El Rincón de Jaen con un Blazquez muy bueno y ,the winner, Gerardo con un jamón de Julian Martín inconmensurable, puro ibérico alentejano 100% y embellotado hasta las cejas, bien cortado , ¡una auténtica maravilla!

Yerga dijo...

Por cierto la sal,el azucar, el pimentón,la pimienta,son aditivos, lo digo para los puristas.

kalakahua dijo...

Supongo que al ver entrar a Yerga en el establecimiento decidieron sacar unas chuletillas de un especimen acorde con el ilustre comensal.

Carlos dijo...

Suelen vender jamones de Julián Martín en ECI. Este año, en el que no llevo suerte con los jamones que compro, el de Martín ha estado entre los mejores. Como dice Yerga, mucha bellota.

Luis Marti dijo...

Ay Emiliano que razón tienes. O gana del torneo de la Galleta en adelante hasta la final de la Champions en Wembley 2011 o arde el Bernabéu. Porque el señor Mourinho no ha hecho jugar bien a NINGUNO y digo bien de sus equipos. Ni al Oporto (recordemos que el Depor casi se lo ventila en semifinales de aquella Champions que ganó), ni al Chelsea, al que el Barça pasó por encima, con la complacencia y ayuda de un arbitro noruego que Dios confunda, ni mucho menos al Inter, aunque haya acabado ganando el título. Ya lo decía en marca que el defiende no con un autobús sino con las alas desplegadas de un Airbus. Pues eso. Que nos vamos a aburrir viendo a Higuain de lateral derecho como el pobre Etoo y a Cristiano de medio centro defensivo. Al tiempo. Lo siento por el florentinista Kala pero mucho me temo que el tío Floren va a tener que salir como la última vez: por la puerta de atrás. El madridismo no soportará otra temporada sin llevarse un título a la boca, ni con 96 puntos ni con 196.

Carlos dijo...

Fartón, se me ocurre que poner encima de un poco de pan con esa pasta de tomate, un huevo de codorniz escalfado puede no estar mal.

El otro día vi una buena técnica para hacerlo, se pone a hervir agua y cuando esté borboteando, se saca del fuego, se remueve el agua circularmente y se echan en el agua los huevos de codorniz.

Tras un minuto exacto, se recogen los huevos que han quedado envueltos en su clara y se rompen encima del pan con tomate.

Holden Caulfield dijo...

Os estáis haciendo la picha un lío. Mou eliminó una vez al Barca (Gol de Terry en un corner: 3-2) y el Barca eliminó una vea Mou, en las eliminatorias con el Chelsea. Cuando Ovrebo el entrenador no era Mou,era Hiddink.

Y aquí mismo os apuesto lo que queráis (una cena en El Bulli, por ejemplo) a que Mou con el Madrid va a jugar al ataque como no lo habéis visto en la vida. A toda hostia. Como ha querido hacer el Ingeniero y no ha sabido.

Y no vuelvo a hablar de Mou hasta el año que viene.

emiliano dijo...

Me parece muy bien, Holden. Mejor que hablar de Mourinho danos pistas para nuestro cuarto día en Nueva York.

(Me dicen las niñas de la casa que quieren cenar en un chino.)

Carlos dijo...

Emiliano, no esprintes que el cuarto día ha de esperar unas horas.

Ya es oficial lo de Mourinho. Echaré de menos este embrión de buen fútbol que proyectaba el Madrid.

Luis Marti dijo...

Cierto, Holden, uno tiene una edad y confunde cosas. Pero lo que quería decir es que los equipos de Mou no juegan al nivel que requiere la afición del Madrid. Para nada.

Juan dijo...

Jugar bien o ganar...thats the question...

Eso de ser del madrid produce una especie de esquizofrenia deportiva que ralla en la tortura. Además a mi Florentino me parece mas el Dr. Frankestein que Luis rojas Marcos

Que la fuerza os acompañe con el Mou este. 10 millones por el tio que le ha ganado un partido, aunque solo 1, a Guardiola.

Fartón dijo...

Buena idea lo del huevo, Carlos. Aunque tengo poca (y mala) experiencia escalfando huevos. Dicen también que un chorro de vinagre en el agua ayuda a que queden bien recogidos. Y que sean frescos, claro.

Espeto dijo...

Consejo para escalfar huevos en plan novato: cascarlos sobre un bol profundo recubierto de film y ligeramente aceitado. Se cierra esa bolsa con un nudo o una gomita y se escalfa tranquilamente, con la ventaja de que sale con la forma hecha y no coje sabor a vinagre. Si uno vive en la civilización se puede comprar unos moldecitos (también existe la versión cacito) que hacen el mismo efecto.

Y, hablando de civilización, vengo encantado de un paseo por la City. Cuatro días para reiterarme que en este país no hay ni un sólo restaurante chino o indio de calidad. Un abismo de separación con aquello. Claro que tampoco es que haya muchos cocteleros de nivel, supermercados orgánicos, mercados de granjeros, panes de calidad, camareros amables y eficientes, variedades de ostras, cartas de vinos interesantes... Por no hablar de otros temás menos gastronómicos y más socioeconómicos. Es una pena decirlo, pero a este país se le notan cada vez más las carencias.

Lástima que sólo importemos Mourinhos... (perdonen ustedes la provocación)

Carlos dijo...

Y asiáticos en general, con los dedos de una mano, Espeto. Es lo que hay.

Espeto dijo...

Sí. Realmente iba a seguir pero es más fácil como lo has dicho tú. Podemos salvar dos o tres japos más o menos serios y otro par que, al menos, son divertidos. El resto son clones intrascendentes.

Carlos dijo...

Los Rothchild entran con Vega Sicilia en Rioja. Viñedos en Sonsierra.

Veremos si el dinero se convierte en buen vino.

carlos dijo...

Aprovechando el primer fin de semana de primavera verano de la temporada, he inaugurado la terraza (terracita) de casa con un aperitivo regado con Manzanilla de La Bota (la vulgaris, no la pasada). Joder, sensacion no muy lejana a la de Hamburgo la que aporta la Bota, ya que este es un blog de furgol. Espectacular, me gusta el buen tiempo.

(Para los exigentes, tomo la manzanilla en las copas de Riesling que tengo, no tengo unas ad hoc... so what?)

emiliano dijo...

Don't worry, Carlos. La manzanilla sabe QTC en copas de Riesling

Carlos dijo...

En todos lados cuecen habas. Boyero sobre Cannes.

Carlos dijo...

Asocien el primer párrafo a la gastronomía y al restaurante que a ustedes les parezca conveniente.

Carlos dijo...

Apuesta Miguel Sebastián porque congresos como este I Congreso Europeo de Turismo y Gastronomía aumentarán el número de turistas extranjeros que vengan a España en busca de alta cocina española.

En estos tiempos duros en los que puestos a exigir, vamos a exigirles a todos, sería bueno saber qué tangibles pare este congreso y si de verdad hay un retorno de inversión. Ahora mismo no se puede desperdiciar ni un solo euro.

txangu dijo...

yo, como hoy no se trabaja aquí, he acabado la botella de La Bota de Fino nº 15 con el aperitivo previo a la BBQ. Después, un Gigondas 2007 del que afortunadamente no he comprado más.
25º aquí en mayo es como si en Madrid hay 39, a estas alturas del año...

Carlos dijo...

Es curioso, siempre que se habla de Noma, sale el tema de si es una moda o no.

Para acabar diciendo que por supuesto que no lo es, claro.

malinche dijo...

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/24/cultura/1274697452.html
Interesante crónica/entrevista de Nama por Julia Pérez

Carlos dijo...

Adjunto por su interés, la información que Ambrosio -gracias-, ha escrito en el final del tema anterior sobre cómo asar un cochinillo. Antes que nada, recomienda un carbón paraguayo de la marca Carcoa y que venden en el Carrefour. Aquí va su explicación, a mi requermiento, sobre cómo asar un cochinillo en un espeto.

"Carlos trataré de ser breve y conciso. El espeto en realidad y por más fácil manejo era una parrilla doble grande, el cochino se espatarra totalmente u se salpimenta. Entre las 9 y las 11 hicimos un hermoso fuego con 3 ó 4 cepas mientras dábamos cuenta de un ligero almuerzo con jamón, salchichón y chorizo de Guijuelo, una lata de ventresca, otra de sardinillas en aceite de oliva y unos tomates que compré a un huertano. De postre un bocado de queso manchego muy curado y otro bocado de queso manchego curado al ajo que descubrí en Las Rejas y más tarde descubrí la tienda donde lo compra Manolo de la Osa.

Las abundantes ascuas y la lumbre tenue las apartamos al rincón izquierdo del hogar de la chimenea y la parrilla con el convoluto se puso a la derecha a un metro o poco más y totalmente enfrentado por la cavidad interna al fuego que debe mantenerse estable pero no bravo. La cabeza la cortamos por razones practicas, sobresaldría y es un estorbo porque la parrilla se ha de girar adoptando todas las posiciones imaginables, tampoco es bocado que guste a todo el mundo y se hizo mucho mejor en horno. Una vez está hecha la parte interior, el aspecto le delata, se le da la vuelta para que se haga la piel. El cochino lo pusimos en el fuego a las 12 y a las 2 estaba en la mesa. Una agradable mañana lluviosa y desapacible "


Muchas gracias, Ambrosio.

Carlosml dijo...

El congreso de turismo y gastronomía parte de una premisa, cuando menos, discutible: 5,5 millones de turistas visitaron España con la gastronomía como principal motivación. Yo creo que eso no se sostiene, a no ser que consideremos gastronomía la happy hour de los garitos de El Arenal en Palma.

Tempranillo dijo...

Hey

me recomendais donde comer un buen steak en Los Angeles??

yo dejo una aportacion para los que vengais por aqui, en Abbot Kynney (Venice), el GJelina...buenas pizzas y muchos vinos por copas, y buen ambiente

saludos!

Espeto dijo...

Tempranillo, aunque me temo que LA no sea el mejor sitio para estas cosas, allí tienes sucursal de casi todas las cadenas buenas de steakhouses: BLT Steak (que no me canso de recomendar), Morton's, CUT, etc. El único sitio donde he comido carne allí (y ya hace unos años)fue el L.A. Prime del Westin Bonaventure, en el Downtown. Veo que sigue muy bien valorado en las guías. Cuando yo estuve, estupendos cócteles, marisco para empezar y un buen trozo de carne con vistas impresionantes. Yo me quedaría entre ese y el BLT que está en Sunset Blv.

Espeto dijo...

Londres. Parte 1

Un pequeño paseo por Londres para probar algunos sitios nuevos y volver a alguno de mis favoritos de la City:

Empecemos por BIBENDUM. Aunque su restaurante tiene los horarios de apertura habituales por allí, el Oyster Bar permanece abierto todo el día, lo que lo convierte en un lugar ideal para poder comer entre horas. Una carta basada en mariscos y platos ligeros y un ambiente informal pero refinado, muy en la línea de su barrio, Chelsea. Una docena de ostras (magníficas las pequeñas de Jersey y las de Colchester), una ensalada de cangrejo, un par de copas del más que decente champagne Claude Carré Blanc de Blancs y una botella de un fresco sauvignon blanc neozelandés, un Wither Hills 2008 en nuestro caso, son suficientes para segurar un rato agradable.

ZUMA. Una de las estrellas del viaje. Para empezar unos consejos: como todos los lugares de moda (tipo Nobu o Hakkasan) conviene visitarlo al mediodía cuando el ambiente es menos bullicioso; no hay que pasar de largo por la barra de la entrada, donde hacen unos cócteles tremendos y, por último, mejor evitar el menú degustación, demasiado convencional, y lanzarse a probar platos.

Dicho lo cual, comenzamos (con un Asia Martini en la mano) a pedir pequeños platos que se sirven casi como tapas en la mesa. Tremendo el calamar frito con chile verde, uno de los platos estrella de la casa, perfectamente frito, sin una gota de aceite, con muy buen producto y la potencia adecuada. Magnífico también el tartar de vieiras de buceo con cebolletas y un toque sutil de wasabi fresco. Un pequeño bajón con el sushi (al rollo picante de soft shell crab en tempura le falataba sabor y potencia) y con los sashimis (estupendos la gamba de agua dulce y el mero importado de Japón y bien el resto pero muy flojo el atún “yellowtail”).

Recuperamos el nivel de su mejor cocina con el bacaao negro marinado con miso y servido en una hoja de hoba con un alioli de miso blanco. Un plato fantástico (a veces las versiones superan al original). Es importante no saltarse la sección robata (barbacoa japonesa) de la carta que aquí se maneja con maestría. Espectacular un solomillo picante de wagyu con soja dulce, chile y sésamo que se deshacía en la boca.

Como todo esto nos supo a poco, optamos por dos bolas extras: el tofu fresco casero, delicado y fresco, servido con condimentos (miso blanco, sésamo, chile) y el alucinante pollo joven marinado con miso moromi y asado con madera de cedro. Un plato de diez.

Para beber acertamos con un Craggy Sauvignon Blanc 2009 neozelandés y pinchamos por una desacertada recomendación de la sumiller (joven, preparada, aunque algo tendente a recomendar sólo en la parte muy cara de la carta, que es casi toda) con un Mountford Chardonnay 2008 que ni de lejos se asemejaba a un Chassagne-Montrachet como nos perjuraban. En el fondo, fallo mío por dejarle decidir.

Por lo demás, el ambiente nocturno es bullanguero y más de dejarse ver que otra cosa, pero el servicio no se resiente y permanece eficiente y con ganas de agradar. Lástima de esos límites temporales de dos horas impuestos a las mesas nocturnas. Aunque puedan ser comprensibles en ciudades grandes limitan un poco el disfrute. Factura elevada. En todo caso es un gran restaurante, uno de los imprescindibles de la ciudad.

Carlos dijo...

Hablando de comida china, ayer hablaba Adriá en el congreso de Madrid sobre "conquistar China".

Supongo que lo encuadra dentro de la estrategia "ir de tapas" que lleva pidiendo durante los últimos meses, no en la alta cocina creativa. Aunque por otro lado los cocineros que han pasado por Shangai hablan de una cocina china que tiene poco que ver con lo que comemos aquí.

Carlos dijo...

Parece que ayer la cosa fue de esto, de publicitar la cocina patria, para atraer turismo.

Veremos qué iniciativas nacen de esto.

Espeto dijo...

Londres. Parte II

HAKKASAN. Retorno a uno de los clásicos de Londres, uno de los grandes que ha inspirado a muchos otros, aunque ninguno parece haber alcanzado su nivel. Aquí es imprescidible la visita al mediodía, más que nada porque la carta de dim sum no está disponible por la noche. Da gusto ver como se mantienen los clásicos en la carta y cómo se van incorporando nuevas creaciones que, para mí, pasan a la lista de imprescindibles. Entre las primeras, siguen siendo impecables los Char Siu Bao o bollitos al vapor rellenos de cerdo a la barbacoa, los canelones Cheung Fun de gambas y verduras y los hojaldres de venado, un bocado que merece el viaje por sí sólo. Entre los segundos, impresionante el juego de texturas del wrap de piel de tofu con pollo de corral, taro y tripas de pescado, el dumpling de cebollino que continene una sopa gelatinosa de cangrejo y langostinos o el maravilloso dumpling de zamburiñas y verduras con salsa XO picante incorporada.

Esta vez hicimos un esfuerzo por probar algo de la carta más allá de dim sum y optamos por una rica ensalada de pato asado con pomelo, piñones y chalota y unos más convencionales fideos Singapur con marisco. Sinceramente, mejor quedarse en lo de siempre.

Entre las bebidas, cócteles más flojos que en otras ocasiones y algún vino interesante dentro de la sobrepreciada carta. Esta vez, continúamos por la senda de los sauvignon blancs neozelandeses con un estupendo Kekerengu Astrolabe 2008 y finalizamos con un correcto riesling del Mosela, el St. Urbans-Hof 2006.

Si a todo ello le unimos una sala agradable (y tranquila a la hora del almuerzo), un servicio informal pero muy correcto y una factura moderada, tenemos otro de los imprescindibles de la ciudad.

CHUTNEY MARY. La sorpresa más agradable de este viaje. Merece la pena el trayecto en taxi cruzando el animado barrio de Chesea para llegar hasta aquí. El restaurante es toda una institución y la estrella de una pequeña cadena que es propietaria de otros dos conocídisimos restaurantes indios londinenses: Amaya y Veeraswamy.

Un lugar que lo tiene todo: una sala elegante con un patio de invierno maravilloso; un servicio impecable, amable y con ganas de ayudar; una cocina cautivadora, casi mágica en cuanto al uso de especias se refiere; un menú que cambia cada día según la compra del mercado y en el que nada es fijo, y una carta de vinos inteligente y con precios mucho más moderados de lo habitual en Londres.

A pesar de que su menú degustación es una ganga a 45 libras, decidimos elaborar el nuestro propio, dada la moderación en los precios. De esta forma, comenzamos por unos estupendos pastelitos de cangrejo con jengibre, chile verde y un picante chutney de tomate y por los espectaculares kebabs de ganso con azafrán, canela y cayena y un chutney de arándanos. Un plato prodigioso, lleno de sabores audaces y con una textura fundente que no alcanzo a comprender cómo consiguen.

Más madera con los principales: tierno, suave y jugoso el malai tikka, unos tacos de pollo marinados con fenogreco, cilantro y yogur asados en un horno tandoori. Algo más potente el curry de langostinos de Goa, punzante, con el marisco en su punto exacto. Aplausos también para el panner kadai (un queso fresco de elaboración propia salteado con tomate, pimiento verde y mucha pimienta negra) y para la raita de manzana verde (una salsa a base de yogur, menta y manzana) que lo acompañaba y le servía de contrapeso. Además, un arroz pulao de limón sorprendente y fresco y panes de mucho nivel. De nuevo, no llegamos al postre, a pesar de que tenían una pinta magnífica.

Para beber, además de algún cóctel más o menos bien ejecutado, un Isabel Estates Sauvignon Blanc 2006 (vaya estudio que nos hemos montado sobre Nueva Zelanda) y un más que correcto Yalumba Viognier 2007 australiano.

Como decía, cocina y producto de primera, marco de lujo, vinos bien escogidos y una factura que no llegó a los cien euros por cabeza en el centro de Londres. Ni siquiera en India comí a este nivel. Mi restaurante indio de cabecera a partir de ahora.

Espeto dijo...

Perdonad los ladrillazos, pero hay días que estoy especialmente incontenible.

Adriá tiene razón en querer atraerse esos mercados emergentes pero veo más fácil que nos invadan ellos con sus restaurantes que nosotros consigamos hacernos un hueco a codazos entre franceses e italianos allí. Nos llevan décadas de ventaja.

buscemi dijo...

¿No será que Adriá, que es más listo que el hambre, quiere abrir una cadena de bares de tapas por el mundo y está allanando el camino? ¿Será su hermano el gerente del asunto?

Martina dijo...

lo mostraban hace un par de semanas en El Magazine de El Mundo, es una guapada, parece perfecto para fardar y vacilar.http://www.astrochefs.com/Astrochefs-es/Nuestros_Productos.html
Pero mucho mejores son las personas y sensaciones que le hacen sentir a uno levitar. (Espero el desenlace NY)

emiliano dijo...

Espeto, tengo buenas referencias de unos cuantos restaurantes neoyorkinos especializados en carne: Ben&Jacks Steakhoues, The Prime Grill y Smith&Wollensky. ¿Los conoces?

Además de ese sitio que no te cansas de recomendar, el BLT Steak, ¿algún otro que, según tu opinión, merezca la pena?

Thank you and best regards

Carlos dijo...

Madrigal es un tipo afortunado, jamás vi una promoción igual a un cocinero en la prensa.

Albertobilbao dijo...

Carlos

Aquí tenemos a Alija y a Aduriz pero por esos lares creo que Madrigal es de la misma onda

Carlos dijo...

Pues en la teoría, en lo estrictamente culinario, yo diría que era más bien lo contrario, un provocador pero a base de darle caña a los sabores.

Eso en la teoría, claro, porque en la práctica el último menú que me tomé en Alboroque fue una faena de aliño a base de huevos a baja temperatura -desde todos los puntos de vista, además- y carrillera.

Últimamente es que hasta me aburre leer sobre menús de bacalao confitado, huevo a baja temperatura y cochinillos cocidos hasta el infinito.

«El más antiguo ‹Más antiguo   1 – 200 de 238   Más reciente› El más reciente»