lunes, 30 de mayo de 2011

Le Bristol

El viajero pasea por Faubourg Saint-Honoré fascinado por la mezcla de grandeur y lujo. Tan espectaculares que tiende a dudar si aquello es real o sólo un cartón piedra. Desde el esquinazo con Rue Cambon, semilla de la bandera de la moda parisina, se suceden las boutiques de Gallliano, Hermés, Lancôme, las oficinas de Vogue, entremezclándose con el Palacio del Eliseo y el ministerio del interior. Le Bristol parece el único hotel posible en semejante entorno y su restaurante gastronómico una falange natural de tal nicho de sofisticación.

Pero a pesar del entorno el restaurante no nació con las tres estrellas michelín puestas en la solapa. Fue en el año 2009, diez años después de hacerse cargo del restaurante, cuando el normando Eric Frechon consiguió la tercera estrella. Frechon forma parte de una generación de cocineros -Yves Camdeborde de La Regalade o Thierry Breton de Chez Michel- que se formó en Le Crillon a las órdenes de Christian Constant. Las crónicas hablaban de una cocina que huía de la desestructuración y se basaba en el producto, en las antípodas de las tendencias que había marcado El Bulli en los últimos diez años. Irónicamente ha sido la tendencia la que se ha acercado a él, a su visión clásica y refinada de la cocina, incluso en la propia España.



Si uno espera una gran casa cuando llega a Le Bristol, esto es exactamente lo que se encuentra. Vajilla y cubertería maravillosa, un regio tapiz preside el salón donde la brigada se despliega bien dirigida por los jefes de sala. Disfruté con el maravilloso pan y la mantequilla, un punto más fría de lo que conviene para un aperitivol. Destaca el servicio de vinos que empieza con el asesoramiento sobre la enciclopédica carta de vinos -con su carísima y descomunal oferta de añadas y zonas- y se prolonga durante todo el almuerzo eligiendo las copas correctas, y manteniéndolas llenas al tiempo que se aseguran que la temperatura es correcta, sin mirar que el vino sea apenas el modesto tinto Givry de Joblot -70 euros-. La sala de Le Bristol es la mejor que he tenido oportunidad de disfrutar siendo -en mi opinión-, una buena pista de lo que una casa que aspira a las tres estrellas michelín debe garantizar.

El menú a 85 euros comienza con un amuse gueule de mousse de yema de huevo, templada y con textura suave. Me sorprende el calamar cocinado como una angula (sic), parece una corteza con el sabor del cefalópodo concentrado, lo acompaña de un fondo de alcaparras, tapioca y chorizo. Curioso plato aunque no me convenciera especialmente la combinación. La otra entrada posible -se ofrecen dos opciones para cada plato-, me pareció soberbia: polenta ligera con puntas de espárragos y morillas salteadas y desglasadas con vino blanco. Concepto sencillo y clásico, resultado delicioso.


Los principales siguen utilizando un producto modesto pero bien trabajado. Buen punto el del bacalao -skrei- poco hecho (sic) con cítricos escarchados y fondo de perejil y bígaros, con un punto excesivo de acidez que se repite en el hígado de vaca vieja y compota de cebollas al vinagre de frambuesa. Impresionante la textura y el punto de cocción que consiguen en este hígado, la acidez le confiere chispa y alegría al bocado. El menú incluye antes de los postres, la tabla de quesos con unas quince opciones, elegimos un buen comté -24 meses de curación-, un roquefort y un magnífico camembert. Bien afinados y servidos, quizá no la mejor versión que recuerdo haber probado de ninguno de ellos.

Mientras el jefe de sala nos ofrece los postres, el servicio sirve en la mesa aledaña su famosa pularda cocinada en vejiga -una de las debilidades de su vecino y cliente habitual, Sarkozy- y corta un poco más allá un gigot de cordero, ambos probablemente a precios inasequibles para el viajero modesto. Le preguntamos si hay alguna opción de que modifiquen el menú para incluir alguno de los postres de chocolate en lugar de los que se basan en leche y ruibarbo que aparecen como posibilidades en el menú. Así las cosas nos confirma que no hay problema y nos traen el impresionante chocolate del caribe con bizcocho fondant crujiente y helado de café torrefacto. Plato que tras una breve y urgente interrupción para ir al cuarto de baño deciden llevarse y volver a servirlo por "no estar bueno cuando el helado lleva más de dos minutos en la mesa". Sin palabras. Por parte de la casa -no incluido en el menú-, deciden traernos otro postre: "precioso" chocolate nyangbo, teja fina crujiente, cacao líquido y sorbete dorado con oro fino. La sobredosis de cacao no se hace pesada, entre otras cosas, porque este segundo es el mejor postre de chocolate que recuerdo haber tomado nunca.


Macarons, nubes y un café. Seguro que hay muchas razones para recordar un restaurante. Le Bristol las ofrece todas: el entorno -sí, palaciego-, la gastronomía -clásica y refinada-, el servicio y el trato personalizado, sereno, sencillo y educado que uno espera en los mejores anfitriones. Las tres horas se hacen un suspiro y el viajero sale flotando del hotel, en la mano derecha la caja de huevos de Pascua que en las fechas cercanas a la Semana Santa del 2011 le ofrecen como regalo de despedida. En cualquier caso y mientras nos dirigimos al París de los alrededores del Sena, el de los botellones y los bateau mouche llenos de americanas adolescentes, pienso que ójala tenga la oportunidad de poder volver, de sentarme otra vez en esa mesa y disfrutar de lo que creo es el culmen de la gastronomía de lujo europea, las gotas que destilan tres siglos de tradición e historia.

Bristol Paris.
Hôtel Le Bristol Paris. 112, rue du Faubourg Saint-Honoré 75008 Paris.
Tel. +33 1 53 43 43 00

130 comentarios:

Espeto dijo...

Le Bristol es un restaurante fantástico. Y extraordinariamente caro. Pero es curioso que uno sale de allí con esa sensación de que ha pagado por lo mejor - y le han dado lo mejor - y esperando tener la suerte de poder volver. Esa pularda bien vale renunciar a una cena en cualquier estrellado madrileño.

El servicio, junto con Taillevent y Les Ambassadeurs, lo mejor de París.

Carlos dijo...

Ójala hubiera algún restaurante así en Madrid, Espeto. Yo sólo podría ir una vez al año, pero me pondría de fiesta para disfrutarlo. Porque me lo pasé como un enano.

La próxima vez pediré la pularda.

Carlos dijo...

Por su interés comento que Nopisto nos ha contado que han abierto un nuevo Cardeño al lado de la sede de Telecinco, zona de Las Tablas. Callos leoneses y chichurro en la zona norte, qué peligro.

Carlos dijo...

¿Qué fue mal en el Chirón, Juanjo?

txangu dijo...

He sobrevivido a Eurodisney. Me tiene impresionado la capacidad organizativa para abrevar a tal masa de gente, oiga. Y la sonrisa eterna de casi todos los empleados.
Las cartas de vinos de mi hotel y de todos los demás sitios que he visto que contaban con ella, idénticas. Hasta comimos en el restaurante que han colocado dentro de la cosa de los Piratas del Caribe.
Las tres horas largas del viaje de vuelta de ayer por la tarde, con todos dormidos menos yo.
Melitón, yo tiro los toing como Dani, faltaría plus.
Hoy 28º de máxima en Bruselas. Mañana, 14º.

Carlos dijo...

Ocho estrellas michelín para darle la vuelta a la gastronomía del business Iberia. Yo creo que sobran las ocho, demasiado complicado.

Espeto dijo...

Pero, ¿y lo bien que se lo han pasado los cocineros de ida y vuelta a NY? Comer, se seguirá comiendo más o menos igual (de mal).

juanjo dijo...

Carlos

Nada que objetar a la comida, si bien es cierto que repitieron los primeros y los postres. Todo bueno.

pero como comentaba, todo fue a toda leche. Nos despacharon la comida en 1h. (literal) Dejabas el tenedor en el plato y al segundo retiraban todo y te plantaban el siguiente sin tiempo para respirar. Demasiado pendiente de cuando terminabamos.

En dos ocasiones levantaron mesa cuando uno de los comensales seguía comiendo y allí le dejaron con su plato.

No pusieron, se olvidaron supongo puesto que sí lo hicieron en la anterior visita, los petits del café.

Pedimos unos gt y licor. Los primeros mal servidos. Eran un cubata en toda regla con su rodaja de limón incluida. Nada que objetar si no hubieramos visto como los preparaban la primera vez. Noche y día. El licor salió servido de la cocina, no sabemos que nos sirvieron.

Se nos preguntó qué tal. Hicimos notar la rapidez y la contestación fue "hay gente que lo prefiere así" sin mayor interés.

Por cierto, sólo dos mesas.

Carlos dijo...

Os Nove, la cocina gallega del siglo XXI, por Cristino Álvarez.

Juan dijo...

Si hay un sitio en el mundo donde volvería a gastarme 40 eurazos/pax en un desayuno, ese es Le Bristol. Servicio y presentación de otra galaxia. La bolleria y el pan justifican por si solos el dispendio.

Carlos dijo...

En efecto, Juan, el pan es simplemente tremendo. Qué sabor y qué textura tan crujiente, utilizan una harina sabrosa y fina. El que se presenta en la foto con los extremos en forma de aguja, es el pan que me gustaría hacer alguna vez.

pisto dijo...

Buffff, dan ganas de coger el primer avión a París. Lo que describes en la entrada es lo que uno piensa que debería ser una experiencia tres estrellas.

Pedro dijo...

Acabo de ver la carta de Le Bristol y me parece una autentica salvajada;por muy bueno que sea el servicio y lujoso el local;98euros-no se si con impuestos incluidos-por el "fua"o 240euros-para dos personas-por la pularda son una bestialidad.Los demas platos andan por los 80-90 euros.
Para ricos,muy ricos.

Carlos dijo...

Pedro, al nivel de los tres estrellas Michelín en Paris. Por eso, porque poca gente puede pagarlo, hay menús a 80-90 euros a la hora de la comida que se repiten en este y otros restaurantes de gama alta. Lo que describo es un menú de 85 euros, no recuerdo si con el IVA incluido.

Pedro dijo...

Ya,ya imagino que al nivel de otros triestrellados;ojala me lo pudiera permitir:)pero a no ser que tuviera mucha mucha pasta,no se si saldria contento con semejantes estacazos.Lo que tu comiste eran cosas humildes;no creo ni que llegue al 10% de la factura;lo demas se paga claro esta.

Carlos dijo...

Pedro, no sé cuál es el precio del hígado de vaca, sí sé que el skrei no es precisamente barato y que las dos entradas me parecieron, por producto, en la media de lo que ofrecen -están en la carta o estaban en el momento-.

Los postres de chocolate son los dos que aparecían en la carta y el carro de quesos es el mismo. No he mencionado ni el prepostre, ni los aperitivos. Así pues me pareció un menú en el que no están los platos "estrella de la casa", seguramente con productos muy modestos. Pero desde luego no el 10%, por 16 euros no pagas el coste de los panes, los quesos y el excepcional chocolate que utilizaron.

En cualquier caso es un sitio muy caro aunque, en mi opinión, en esta versión merece la pena. ¿En la otra? Pues yo prefiero una memorable que cinco reguleras.

kalakahua dijo...

En una cosa va a tener razón Capel. Las morcillas de El Landa son Patrimonio de la Humanidad.

kalakahua dijo...

En ese blog de Capel hay un usurpador del nick del bueno de Numeritos. Es imposible que nuestro Numeritos diga "Y quedan muy buenas"

txangu dijo...

Numeritos diría "estaban jodíamente güenas, coño"

Juan dijo...

"Crujientes, fritas en aceite limpio y con ese sabor tan característico..."
Capel no está al día, las morcillas del Landa no están fritas

Juan dijo...

Estoy contigo Carlos, volvería a Le Bristol con los ojos cerrados, si tuviera dinero, una vez al año.
Muy caro, pero muy bueno. Cuantos sitios baratos pero que son una porquería visita uno a lo largo de un año.

DANINLAND dijo...

Esta crónica es de las que alentan a olvidarse de lo privativo de la oferta, en favor de hallar el citado culmen restanrantil.

Lo más próximo que se me antoja haber probado es el Sant Pau, donde en vez de encontrarme una factura en la que se ha rascado de aquí y de allá todo lo posible para engordar la misma; me vi colmado de inmensas atenciones.

Jejeje, es que da gusto decir que por lo que has disfrutado, te olvidas de lo que has tenido que abonar. No siempre sucede...

A modo de curiosidad, la última vez que ojeé la carta de Can Fabes, no había ningún plato que bajase de los 70 pleuros y si no comes acompañado, o te saltas el primero, te cobran un suplemento de 35 pavos + o -.
Es uno de los restaurantes que más ansio probar y, pese a que ponen las cosas claras desde el principio, esos aspectos echan un pelín para atrás.

angel dijo...

Pues he empezado bien el periplo danés, el Kiin Kiin es un magnífico restaurante. A mí, que no he estado en Thailandia en la vida, me parece que la sutileza de los platos que me han dado hoy, se tiene que acercar mucho a lo que se supone que debe ser una comida de aquél país. Ya os contaré con calma.

Carlos dijo...

El tema del pepino empieza a ser un tema serio. No quiero ni pensar lo que le va a suponer a Almería estar un mes sin exportar. A perro flaco todo son pulgas.

Espeto dijo...

Ángel, Kiin Kiin es probablemente el mejor restaurante tailandés en el que he comido fuera de Tailandia. Y, en algunos aspectos, está por encima de muchos de los de allí porque sabe combinar con acierto los productos y preparaciones thais con las técnicas y presentaciones occidentales. Algo que muchos intentan en Tailandia y muy pocos consiguen. Únicamente les falta algo de producto. La solución perfecta supongo que será ir al que han abierto los daneses en el Kempinski de Bangkok (y que áun tengo pendiente, maldita sea).

Absolutamente de acuerdo con lo que decís sobre el Bristol. Si yo juntase el dinero que me dejo en restaurantes intrascendentes a lo largo del año, tendría para unas cuantas visitas a alguno de los grandes.

En los tres estrellas y compañía de París se andan con pocas tonterías en cuanto a los cargos "ocultos". Entre otras cosas porque la clientela habitual tienen donde elegir y no pasa ni una. Yo he presenciado más de una bronca (educada, eso sí) a un jefe de sala por alguna factura. Allí ponen por delante unaa altísima barrera de precios (con la que, supongo, seleccionan a la clientela), pero luego son todo atenciones y generosidad. En eso son más listos que nosotros porque uno se va con la sensación final es que te han cobrado lo que debían y nada más. Además, lo del IVA reducido se nota mucho en la factura final.

Carlos dijo...

El problema de esos conceptos es que una vez que te la meten, ya desconfías para siempre. Especialmente en los menús de degustación me parece sorprendente que aparezcan conceptos como "servicio" o "aperitivos y pan". ¿Por qué no servicio del vino o petit fours?

Carlos dijo...

Caius sobre el martini y el sifón. Bueno, otro sifón.

Espeto dijo...

Vamos allá con Badajoz:

Y lo primero en Badajoz, si a uno le gustan estas cosas, debe ser el GALAXIA. Una de las grandes barras de éste país aunque no siempre obtenga el reconocimiento que merece. El Galaxia – también conocido como La Cocina de Pepeíllo – es toda una institución en la zona. Un lugar donde al producto se le da categoría de religión y donde no se escatima a la hora de conseguir lo mejor. Como el fantástico jamón, uno de los mejores que se puede comer en éste país: veteado, bien curado, profundo. O como con el lomo doblado, un lomo embuchado curado “ en blanco”, aunque yo lo recordaba algo menos seco. O como en los soberbios percebes, cortos y gruesos, cocidos a la orden, templados, con un intenso y limpio sabor a mar. Sólo recuerdo algo parecido en Viveiro y en Cedeira. O como, aunque parezcan algo más humildes, los tremendos pimentos fritos, de diez. En un nivel algo más mundano, sus famosas gambas cocidas – algo resecas – y un bacalao a la dorada, jugoso pero que me gusta más desmigado que en trozos. También hay cosas de cocina muy sabrosas: carne con tomate, arroz marinero con chipirones o croquetas de carne. La carta de vinos cumple, sobre todo en tintos, pero se queda corta en blancos (ningún alentejano a la vista) y es cara en espumosos. Nosotros nos quedamos con una manzanilla Las Medallas de Argüeso que cumplió bien su función. El servicio de barra también cumple con creces: cambia cubiertos y servilletas, despeja y ordena, aconseja e incluso sirve el vino en ocasiones. Precios por debajo de lo esperado. Un imprescindible.

Por lo demás, dos sitios a destacar dentro de la ruta de tapeo: Dosca II por su estupenda Torta de la Serena y La Dehesa del Gourmet que, aunque da todo el aspecto de una franquicia, nos sorprendió con un soberbio lomo ibérico. Las copas las sirven bien en un sitio llamado Ciudad del Cabo.

Espeto dijo...

Por otro lado una visita largo tiempo esperada a ALDEBARÁN. De Fernando Bárcena he escuchado casi de todo y casi todo bueno. El caso es que, objetivamente, tiene un comedor elegante, clásico, quizás algo recargado, que durante años se ha mantenido como la referencia de la cocina tradicional – algo burguesa y renovada si acaso – extremeña .

De entrada algunos detalles que no debieran verse en un restaurante de categoría. Al filo de las nueve y media de la noche, nadie en la puerta para recibir, camareros sin uniforme montando mesas y comedor con las luces apagadas. Cierta sensación de dejadez. Después, los aperitivos que tardan en llegar y una copa de fino que devino en manzanilla La Guita por arte de un ¿sumiller? algo despistado. Metidos ya en faena y sin ser capaces de arrancarle una sola recomendación al cocinero, comenzamos con un gazpacho de aperitivo, simple pero muy bien hecho. Después, un carpaccio de venado con hígado de pato fresco y una espléndida sopa de tomate extremeña con higos, lo mejor de la noche. Menos lucido el bacalao negro – regular la pieza – con verduritas, y contundente el cochinillo ibérico confitado con un puré de lima apenas perceptible. Rico pero absolutamente conservador. Muy flojo el postre, una supuesta tarta de queso con chocolate blanco y un sorbete de fruta de la pasión (de miel según la carta).

Lo del teórico sumiller – portugués él, por si el problema fue idiomático, y muy amable – fue un poco surrealista. Hasta tres veces hubo que cambiar de vino porque no lo tenían (ni Belondrade & Lurton, ni Clos Martinet, ni As Sortes) y el muy buen Gloria Reynolds 2005 del Alentejo vino con la añada cambiada. Aceptamos por no discutir. Ello, unido al aperitivo y a un servicio del vino – digamos – más bien poco refinado, estropeó una parte de la cena.

En general nos fuimos con una sensación un tanto agridulce. Una cocina con un producto algo irregular, un servicio inconstante y más bien dejado y un marco estupendo pero desangelado. Creo que en próximas visitas le daremos la oportunidad a otros restaurantes.

Carlos dijo...

No recuerdo quién preguntaba por morcilla de Beasaín en Madrid. Parece que en Mantequería La Gloria, en la Plaza de la Prosperidad 5, la tienen. Me pasaré por allí y os lo cuento.

emiliano dijo...

Se come bien en el Real Café Bernabéu. La verdad es que estaba necesitando un baño de madridismo.

LaIna dijo...

?? Emiliano, en serio que se come bien en El Real Café? Pues debe de ser de los sitios más "veleta" que conozco...

Buenos estaban los caracoles y las manitas de cerdo con más caracoles y colmenillas del CALLEJÓN DE FOCOLARE anoche. Para variar eramos la única mesa y al final se nota, en las patatas fritas y picos rancios y en una ensaladilla dudosa, pero qué manitas!!

Fernando dijo...

Hola;alguien sabe como conseguir la carta con precios del Atrio antiguo?-Espeto quizas??he mandado un mail pero aun no me han respondido;la web es penosa.

Jesús Melitón dijo...

Aunque con unos años de retraso, el mejor cocinero del Reino de Castilla y parte del extranjero ha recibido el Premio Nacional de Gastronomía. Brindo con Rondel Verde por D. José Rodríguez Rey y toda su gente de El Bohio por este reconocimiento.

emiliano dijo...

En serio que se come bien, LaIna. Nos hemos comido un rabo de toro que estaba cojonudo. Los primeros, sin ser grandes cosas, están bien. Además nos hemos encontrado con la antigua jefa de sala de Chantarella, María José Monterrubio, que nos recordaba de Costa Ballena y que nos ha invitado a unas copas en el bar.

Y, por último, pero no por ello menos importante, está el marco incomparable…

Holden dijo...

¿Y al Zen Market ya ha ido alguien?

emiliano dijo...

Yo no, pero seguro que abre en agosto.

angel dijo...

Pues eso, Noma es un gran restaurante, ¿el mejor del mundo? ... no me lo parece.

Carlos dijo...

Anoche estuve en Viavélez. Cena con bodeguero, en este caso Mariano García, propietario de Mauro y enólogo de Vega Sicilia desde finales de los 60 hasta finales de siglo.

La cena, como siempre, de primera. Los clásicos de Paco -patatas a la importancia, las anchoas, las sardinas con patata y su espina-, y alguna cosa nueva como la alita de pollo creo que hecha a baja temperatura o confitada, con huevo y fondo de carne. Plato bien sencillo y rico.

Fue muy, muy divertido escuchar a Mariano García hablar de la historia de Mauro, de Vega Sicilia y de cómo veía sus vinos -y otros vinos-. En fin, probablemente el enólogo/bodeguero más importante de la historia de España. Probamos su Mauro Prima, el Mauro, el San Román y el Mauro VS. Tanto el Prima como el VS me parecieron grandes vinos, cada uno en su categoría.

Carlos dijo...

Pues yo al Real Café Bernabéu le voy a dar otra oportunidad. Y mira que he oído de todo en la última semana. Pero el entorno lo merece.

Espeto dijo...

Fernando: internet no es precisamente el fuerte de los de Atrio. Voy a tratar de conseguir esa carta pero puede que me lleve algún tiempo.

Como ya se va acercando el verano y las vacaciones – de algunos – os cuento algunas visitas de cierto interés de los últimos días:

Para empezar TANICO’S, en Fuengirola. Triunfa con un fórmula tan sencilla como difícil de encontrar por esta zona: buen producto, preparaciones sencillas, mano en la cocina y precios contenidos. Porra antequerana de nivel, magníficos boquerones en vinagre y frituras irreprochables. Sólo le falla una carta de vinos excesivamente convencional y corta en blancos y espumosos aunque el Jean Leon Petit Chardonnay 2009 – un vino bien elaborado – cumpliese con creces. Además, buena oferta de destilados, con especial cuidado hacia el gin tonic.

Continuando con la espectacular cena de fin de fiesta en LA HACIENDA, con un repaso de los platos que han marcado una trayectoria de cuarenta y dos años y que lo convirtieron en el primer restaurante andaluz en conseguir una estrella Michelín. Platos fantásticos que para muchos han pasado de moda y que otros creemos que sobrevirán siempre porque simplemente son buenos: el hojaldre de gambas al vino de Montilla, los boquerones rellenos de espinacas y jamón, el San Pedro gratinado a la mostaza, la fantástica pintada con crema de uvas pasas – a la que habría que hacerle un monumento -, el sabayón al oloroso y la mousse de chocolate con pimienta verde. Platos delicados, de gran cocinero. Como lo fue Paul Schiff, tristemente fallecido en 1994, y como lo es su hija Cati. Tratamos de estar a la altura del acontecimiento con dos grandes vinos traídos de casa: un Diebolt-Vallois Mise en Cave 1983 y un Remírez de Ganuza 2001. Todavía quedan unos días para disfrutarlo. En fin, se va uno de los sitios míticos de la costa. Para ellos toda la suerte del mundo y que los volvamos a ver en pie.

Y, para terminar, el fiasco. La verdad es que ya ni recordaba porqué no había vuelto desde hace años por el TROCADERO PLAYA (un chiringuito siempre de moda en plena milla de oro). Lamentablemente y, tras haber vuelto animado por unos cuantos comentarios elogiosos, ayer recordé porqué. Una fritura para dos personas ramplona, con género de segunda divisón y cobrada a precio de… eso; un pargo supuestamente salvaje a la parrilla con aromas thais, original aunque algo reseco; una botella de un ramplón Chablis J. Moreau et Fils 2009 – a 30,50 euros -, caña, refresco y dos gin tonics (que casi fueron lo mejor de la comida). Un total de 160 euros. Muy chic, muy “cool” y abarrotado de una clientela a medio camino entre el Jarama y el Volga. Pues eso. Me lo tatauré para que no se me vuelva a olvidar.

Carlos dijo...

Espeto, la receta de la pintada, ¿es muy complicada? Me gustaría hacer un intento en casa.

Espeto dijo...

La receta de la pintada es tan sencilla como rica. Untuomelosidad de los 80. Te la pongo en breve.

txangu dijo...

Espeto, a mi el Ganuza GR 2001 me pareció de lo mejor que he probado en mucho, mucho tiempo.
Anteanoche, el Hugel Riesling SGN 1998 nos hizo ver las estrellas, qué pasada. Ahora, que como la niña se me aficiones a los SGN me busco la ruina.

Fernando dijo...

Gracias Espeto.

Espeto dijo...

El Ganuza 2001 es uno de los mejores vinos que me he bebido este año y uno de los mejores Riojas que recuerdo haber bebido. De esas botellas que salen perfectas.

Lo del Hugel SGN ya me da más envidia, mira por donde.

Numeritos dijo...

Me cago en la leche, lo que ha dicho Emiliano.

Lo único bueno que tiene el Real Café es que como está de obras el Bernabeu, los andamios tapan una buena parte de la lamentable vista.

Estuve el sábado y comí:

- "Ensalada bonita": una ensalada de tomate con tomates de bola de 1€ de mercadillo.
- Patatas bravas: Patatas cocidas en aceite con forma de cubilete con un pequeño agujero en el que pusieron algo que dicen que es salsa brava.
- Hamburguesa: pedida poco hecha y traída absolutamente seca. Para empujar eso (no era cosa de que la cambiaran, ya llevaba más de una hora esperando comida en el sitio e iba con niños), pido mostaza. Me traen un sobre de mostaza Prima.

La hamburguesa venía acompañada de las mismas patatas cocidas en aceite. Esta vez en forma de adoquín.

Lamentable.

Eso, una cerveza y tres menús infantiles, 120€.

Numeritos dijo...

Tardé más de dos horas en total. Me tuve que ir a la caja a que me cobraran.

Me tocó en la zona del francés. A lo mejor donde está Chantarella eso funciona como un reloj.

Numeritos dijo...

Confirmo lo dicho por Carlos sobre Viavélez, excepto lo del Prima, que es de Maurodos (San Román, D.O. Toro).

emiliano dijo...

Eres un poco insidioso, Numeritos.

Numeritos dijo...

Emiliano, desde mi púlpito defiendo que la hamburguesa pampera de VIPs es mucho mejor que la del Real Cafe.

Y deseo de corazón que Mourinho abandone el equipo en la tercera jornada de liga, tras tres derrotas consecutivas del combinado blanco.

Numeritos dijo...

Lo siento. Me he dejado llevar por el recuerdo de la hamburguesa. No debería haber dicho eso del Real Madrid. Ellos no tienen culpa de la cocina del Real Café.

A veces soy demasiado impulsivo.

Numeritos dijo...

Me dejo llevar.

emiliano dijo...

Lo dicho, Numeritos: desprendes un tufillo muy insidioso.

Carlos dijo...

Cierto, es un Toro.

Por otro lado me resultó curioso saber que Mauro no es D.O. Ribera del Duero por culpa de la D.O. Los dejaron fuera del mapa. Vamos, que no fue decisión de la bodega.

txangu dijo...

Y si no recuerdo mal cuando el mauro ya tenía ganado el prestigio, les "ofrecieron entrar", aunque MG rehusó entre otras cosas porque no le hacía falta y porque así no tenía una serie de cortapisas e inspecciones del consejo regulador.

buscemi dijo...

Carlos ¿Os contó Mariano porqué le echaron de Vega Sicilia? ¿Que opina de los vinos de V.G.?

Carlos dijo...

Yo le dije que había probado algún Vegas Sicilia de los ochenta y que me había gustado mucho, además de que estaban muy jóvenes y me pareció que estaba orgulloso de esos vinos -vamos, como para no estarlo-.

De su relación actual con la bodega creo que no hablamos... yo de hecho no sabía que le habían echado. Hubiera sido una buena pregunta, aunque creo que sin respuesta.

Otro detalle: nos contó que el Mauro -creo que era el Mauro- va a ser un vino que podría llevar etiqueta de "ecológico", pero que no la llevará por una cuestión de pasta. Les cobran por ponerla. Eso y que el biodinanismo no entra en sus planes.

Carlos dijo...

Que el ministerio cobre por poner "ecológico" en un producto, me parece inaceptable.

Carlos dijo...

Hizo también una curiosa distinción entre "bodegueros que saben de vinos" -porque han viajado y probado- y "bodegueros que hacen vinos". Yo la extendería a los cocineros.

buscemi dijo...

Lo de Mariano y Vega Sicilia fue tremendo, un escandalazo en el mundo del vino, acabaron muy mal y nunca se aclararon las causas de su despido, por ninguna de las partes. Algo tuvo que ver que Mariano comprase unas parcelas de viñedo en Toro justo cuando Vega Sicilia iba a desembarcar allí...

Carlos dijo...

Lo que me quedó claro es que Mariano tiene un estilo muy definido de hacer vino. Esto es, sus Vega Sicilia, sus Valbuenas y sus Mauros tienen muchas cosas en común.

Carlos dijo...

Le han dado el Príncipe de Asturias a Leonard Cohen. Un buen aficionado al vino.

kalakahua dijo...

Me sorprende que un tocapelotas pro como @numeritosss pueda desear la marcha de @mauriño

kalakahua dijo...

Ya sabía de la afición al vino de Cohen, no había más que ver lo alegre de sus temas

Licenciado Vladimiro dijo...

Ya estoy instalado en Angers. Voy a cenar en el sitio que me recomendó Pisto, buen conocedor de este pueblo.

Numeritos dijo...

Mariano dijo que actualmente no tiene ninguna relación con los de VS. Vamos, que si se ven, no se saludan. Como kalakahua y yo.

emiliano dijo...

Idea para el nombre de un blog de cine y gastronomía: “El silencio de los corderos y su tufillo insidioso”

emiliano dijo...

Idea para el nombre de un blog de música y gastronomía: “El bolero de Ravel y el cordero de Capel”

LaIna dijo...

Alguien me orienta un poco sobre VICTOR GUTIERREZ en Salamanca? Espeto, estuviste por alli en tu última visita (no encuentro tu crónica)

Espeto dijo...

LaIna, por ahorrarte un comentario más extenso, efectivamente hace unos meses estuve en Víctor Gutiérrez, por tercera y ultima vez. Muy flojo. No habrá más oportunidades salvo que la cosa cambie mucho. La verdad es que, hoy por hoy, no puedo recomendarte ninguno de cocina creativa en Salamanca. Yo me ceñiría a lo tradicional y más básico.

kalakahua dijo...

Ideas para el nombre de un blog de sexo y gastronomía, a saber:

"el cordero, su mujel y otras cosas de Capel"

"caramba con el gastronomo que largo tiene el maromo"

emiliano dijo...

Idea para el nombre de un blog de fútbol y gastronomía: “Kun Agüero y Numeritos: a muerte con sus colores”

Carlos dijo...

¿Conocéis alguna marca buena de yogurt? ¿Alguna tienda que venda yogurt "artesanal" o similar de buena calidad?

Yerga dijo...

Idea mas práctica , acercaros a un Carreful y comprar el Todonia 2001 ,está de moda esa añada ,al estupendo precio de 14 leuros en Majadahonda.
Y ya puestos probar acercaros al Rincón de Luis en Titulcia, también esta de moda el pueblo, disfrutar el foie y las mollejas con setas.

Carlos dijo...

Me he tomado un par de copas del Le Cazetiers 2008 de Armand Rousseau, muy de moda últimamente entre el fundamentalismo enológico.

Pues eso, quién tuviera mucha pasta, porque es un vinazo.

Carlos dijo...

Como sé que en este blog abundan los fans de Madrigal, sepan ustedes que hoy publica una receta en El Mundo. Receta pepinera, claro.

pisto dijo...

Licenciado Angevino... ¡ya nos dirá qué tal!

Espeto dijo...

Hablaba el otro día con Weirdo y me decía que en su opinión Armand Rousseau está entre los cuatro o cinco mejores productores de Borgoña. Después de probar su Ruchottes-Chambertin me quedan pocas dudas.

txangu dijo...

Mi receta de anoche: tómense 2 magrets de pato de las Landas y tal y tal hagánsele los preceptivos cortes romboidales en la piel, depositándolos a continuación sobre ese lado en una sartén antiadherente a fuego mínimo. Mientras la grasa comienza a deshacerse, pélese y córtese una patata bien jermosa en dados de 1 cm
Según la grasa vaya soltándose, vuélquese sobre una sartén más pequeña a la que añadiremos las patatas, un golpe de romero, otro de tomillo y unos cuantos granos de pimienta negra. En cuanto haya grasa suficiente, encíendase el fuego para ir confitando las patatas.
Una vez los magrets hayan soltado casi toda la grasa (se notará porque comenzará a tostarse) retírense, límpiese la grasa de la sartén con papel absorbente y póngase a fuego bestia. Es el momento de subir el fuego de las patatas y de darle un primer tiento al San Román 2003, que les demostrará que hay vinos que no tienen malas añadas.
Una vez la sartén humeante, sálense los magrets por todos lados y pónganse sobre el lado de la piel. Antes de que se queme, dénles la vuelta, o las vueltas, si es que pueden hacerlos por los cuatro lados.
Sírvanse con el susodicho vino, filetéense al cabo de unos minutos (primero uno y, cuando se lo hayan zampado sus retoños, el otro) y acompáñense con las patatas escurridas.
De postre, DOMAINES SCHLUMBERGER vendanges tardives pinot gris 2001 y pensar en la barbacoa de mañana (por hoy).

compangu dijo...

Carlos,
Preguntabas por yogures. Los que hace esta gente son de un nivel bastante alto, con un puntín de acidez adictivo:

QUESERÍA ARTESANAL MUCIENTES

Lo que no te puedo decir es si sirven a domicilio o dónde se pueden conseguir, pues a mí me los pilló un amiguete pucelano (junto con dos cuñas de queso absolutamente cojonudas).

Carlos dijo...

Gracias Compangu. En verano me hago muchos postres con yogurt, y ni ecológicos ni leches, los que venden en el CI son muy flojetes.

Voy a intentar contactar con ellos para saber dónde distribuyen en Madrid.

Carlos dijo...

En la gama modesta, el Borsao puede ser el vino barato que más me gusta de España. En el Gorki comer, lo que se dice comer, se come mal, pero la selección de vinos está bastante bien tirada.

Carlos dijo...

Cuatro chuletas de cerdo -sin separar-, un poco de tomillo, un poco de romero, un poquito de chile fresco cortado lo más finamente posible, sal, pimienta molida y ajo en polvo. En papillote con un poco de verdejo a 150 grados durante... bueno, yo creo que 40 minutos. Luego tostaré en sartén el borde de las chuletas, más que nada por presentación. Tienen que quedar rosaditas.

Carlos dijo...

Empiezan a oírse voces que piden que se exija la limpieza y cocción de las verduras. ¿Supondría esto una normativa parecida a la que se implantó para combatir el anisakis? ¿A qué temperatura desaparece el hongo malote?

Carlos dijo...

Mira tú, hoy el mítico Llorens hablando de cerveza: recuerda a el Cangrejero y la Mahou en Madrid, se le pasa Oldenburg que es la referencia.

emiliano dijo...

Necesitaría recomendaciones para comer en Betanzos. Tortilla a ser posible.

emiliano dijo...

Y también en Ferrol y alrededores.

Carlos dijo...

Tres sitios:

La Casilla en Betanzos. Lo que hay que tomar es obvio. Muiño do Vento es la gran referencia en el pueblo, pero no he ido.

En Ferrol piloto menos, el A Gabeira, modernito, está bien.

Cerca de Betanzos y menos cerca de Ferrol, yo me iría a El Refugio. La gran referencia gallega de producto junto con D'Berto.

Carlos dijo...

Cuenta hoy Medina de un italiano "de lujo" en Pintor Rosales 76. Se llama Caoba. Sala formada en Santceloni, buen papeo, buen carro de quesos... hay que darle un tiento.

Il Trovatore dijo...

Emiliano, Carlos

O Muíño do Vento no está en Betanzos sino en Magalofes-Fene, a 5 min. de Ferrol. Muy buen restaurante donde destacan las impresionantes almejas a la plancha.

También se come estupendamente en el ya citado A Gabeira.

Y en Betanzos, además de la Casilla, tienes La Penela en los sorportales (impresionante la ternera) y la pulpeira Pirri (mejor en la barra). A dos kilómetros escasos, direccón Oza dos Ríos, tienes el mesón Palucho. Truchas y, para mi, la mejor tortilla de la zona.

Saludos.

emiliano dijo...

Muchas gracias, Carlos y Il Trovatore. Como diría Espeto, en Ferrol solo tengo una bala, así que creo que me inclinaré por las almejas de Muiño do Vento.

En Betanzos, intentaré tomarme un plato de pulpo en la barra de Pirri y luego la tortilla de la Casilla.

Ainur dijo...

Buen post Carlos. Le Bristol tiene una pinta estupenda y me parece muy apropiado el debate posterior acerca de salir de un restaurante habiendo pagado una pasta y con la sensacion de que ha merecido la pena, los detalles del postre cambiado, los huevos de pascua, servicio incluido. En el lado opuesto restaurantes extraordinarios como Santceloni dejan cierto regusto amargo con detalles feos como cobrar por el servicio, el pan, etc.

Ainur dijo...

Del post anterior (o del otro) gracias a Ambrosio por la receta del arroz con boquerones y espinacas, tiene buena pinta.
Me gustan los arroces, mucho. Me gusta el de verduras y este fin de semana probara a hacer uno con zamburiñas.

nopisto dijo...

Emiliano, en La Casilla además de la tortilla la ternera es imprescindible (igual que en La Penela)

En Ferrol, Pataquiña es un tugurio con excelente marisco y algo más formal Medulio, en las afueras tiene un pescado excepcional

buscemi dijo...

¡Menuda pinta tiene el pan de la foto!

Carlos dijo...

El mérito es del banneton, Buscemi, le da una pinta bárbara. Está mal que lo diga, pero estaba bien bueno.

Ainur dijo...

Dos sitios nuevos:
- TEN CON TEN. De los creadores del Paraguas, el cual no conozco. Me gusto mucho, muy bien decorado, ambiente pijo-informal y precios sensatos. Probamos las croquetas de faisan, el arroz "frito" con zamburiñas, la lasaña de alcachofas y la tarta de manzana. Con un vino de Valdeorras, el Guitian Godello, y cafe, a 40€/pax.
Todo bastante bueno. Lo peor es la carta de vinos, totalmente pasada de moda, con apenas champagnes y muy subidos de precio, pocos blancos y ausencia de vinos extranjeros.
- ZEN MARKET. De los creadores de Asia Gallery, el cual no conozco. Entorno espectacular, en el estadio donde fuega el mejor equipo del mundo. Decoracion muy bonita, aunque algunas mesas son muy incomodas. La carta de vinos correcta, bebimos un Zind Humbrecht de Alsacia (riesling), a 23,50€ la botella.
Carta muy extensa, mezcla de cocina china y japonesa. Menus degustacion a 35 y 45€.
Pedimos a la carta:
- Niguiris de pez mantequilla y toro. correctos sin mas, no llegan al nivel del SB99 o Kabuki.
- Dumplings de Viera en salsa XO. Bien, aunque sabia mas el bollito que la viera.
- Urumakizushi Zen Market Crunchy Duck.
- Medio pato laqueado, servido luego en rollitos. Muy bueno, lo que mas nos gusto.
Conclusion: un restaurante correcto, en la linea de Le Dragon o Thai Gardens, en un entorno muy cuidado, buen servicio y correcta carta de vinos.

Carlos dijo...

Cierto, Trovatore. Gracias por la info y bienvenido.

Ainur dijo...

Carlos, ¿que horario tienes de panaderia?

emiliano dijo...

Gracias, nopisto, tortilla y ternera. Apuntado.

Sobre lo de Ferrol, de momento me quedo con Muiño do Vento, aunque el Pataquiña tiene la ventaja de que pilla al lado del Parador. No se, no se...

emiliano dijo...

Fantástico comentario el tuyo, Ainur, plagado de veraces afirmaciones.

LaIna dijo...

Gracias Espeto, me dedicaré a mi clásico favorito entonces, EL ALBERO (foie a la plancha + carne de morucha y ensalada de marujas).

Juan dijo...

Vuelve a parecerme aceptable la comida en el AVE. Esta vez un Valencia-Madrid: Solomillo de cerdo provenzal con pure de patatas y repollo. En cuanto lleguemos me lo hago mirar.

Carlos dijo...

Juan, se ve claramente la falta de estrellas michelín en el diseño del menú.

Carlos dijo...

Hay cierta polémica por internet sobre el anuncio de Damm en el Bulli. Creo que ponen en cuestión que los stagers de El Bulli se lo pasen tan, tan, bien.

Gente ociosa.

txangu dijo...

Para celebrar que hoy me han llegado 6 meses de vinos del tito Weirdo, nos hemos ido a abrevar por ahí (en mi caso, unos tagliatelle cajun o asín con tomates secos, pollo y cangrejo, además de la Westmalle triple). Paseando a la vuelta he conseguido que mi santa me dejara entrar en una de mis tiendas de vinos viejos: R Rieussec 1988, Chateau Grand Pey-Lescours 1995, Chateau Ponteilh Monplaisir 1997 y Chateau Jean nosequé de Graves 2000. 48 luros.

Juan dijo...

En Urgencias dicen que no me preocupe, que ha sido tan solo un gastroespejismo, que llevan toda la semana locos con los que se bajan de los vuelos de Iberia convencidos de que El Bulli ha reabierto en los cielos.
Me recomiendan desayunar mejor y me han recetado un bocata de calamares.

Yerga dijo...

Las tortillas de camarones de Focolare me parece que están bastante bien, no recuerdo quien comentaba que no le parecían gran cosa.Los caracoles y las mollejas los encontré dignos y el rabo de toro bastante bueno.Me gustó el sitio.
Muy buena la merluza y el ,tremendo, lomo embuchado de Casa Mundi,imprescindible restaurante de plancha,plancha,plancha.En cuanto Espeto ande por estos lares le llevo.
Y me han regalado un queso italiano madurado en cerveza, guarrería que no recomiendo y que pienso colocar a mi cuñado mañana.

kalakahua dijo...

Hombre, Carlos, tampoco era complicado que los stagers no se lo pasaran tan bien como en ese anuncio. De acuerdo con el anuncio se pasan todo el día en pelotas y tocándose los cojones, aparte de entreverse cierta propensión al fornicio gratuito, algo insólito entre profesionales.

malinche dijo...

Ainur,

No sabía que Zen Market estuviera en el Camp Nou. :)

kalakahua dijo...

Dicho esto me declaro megafan de los arenques de Ikea 0,99 el bote.

Espeto dijo...

Yerga, estaré encantado de que me lleves a comer ese lomo embuchado. Lo otro se lo podemos mandar a RGS para que haga un pastel con su amigo Juan Mari.

LaIna, dale una oportunidad a Pucela, a tan sólo unos metros de El Albero. Hoy por hoy es mi restaurante de cabecera en Salamanca. Magníficos embutidos, producto más que notable y pocas compliacaciones en la cocina. No es barato pero suele cumplir.

Espeto dijo...

De todas formas, si me vas a invitar soy capaz de sacrificarme. un día es un día.

Está cojonuda la receta de Abraham García de tomates rellenos con quinoa y huevas (en mi caso de merluza). Una - otra - genialidad. Aparece en su libro sobre casquería.

Holden dijo...

Carlos: Receta del pan, please, con trucos y tal. Hace bastante tiempo que no hago pan en casa y tras ver esa foto, me han entrado las ganas de recuperar los viejos hábitos.

¿Cómo consigues la costra?

Holden dijo...

Por cierto, Emiliano, a ver si revisas tus pinches correos.

Jesús Melitón dijo...

La costra se consigue huyendo del agua, quicir, duchándose muy poco y sin frotar (esto último es tremendamente importante).

Carlos dijo...

Holden, en un par de semanas escribiré una entrada sobre cómo he hecho este pan y, si me salen como Dios manda, las baguettes.

Todo ello con un horno, harina, agua y poco más, y dando referencias de dónde comprar los bannetones, y cualquier elemento más o menos sofisticado.

La costra la da -creo- el vapor de agua y yo lo creo de la manera más sencilla: echando agua sobre un difusor de hierro fundido que pongo en la parte de abajo del horno.

Como me ha llevado casi dos años hacer algo decente espero aportar algo.

Yerga dijo...

Me encuentro preparando un gazpacho, el primero de la temporada,tomate,pimiento verde,pepino,ajo,pan ,aceite,vinagre,sal y agua.
Me gusta muy liquido y sigo sin entender porqué mis compañeros de tenis se descojonan del tema mientras ellos se inflan a Acuarius.
Y para mañana apunta Emiliano, espárragos con salsa holandesa,cuece los esparragos y mantenlos ligeramente templados, hasta aquí facil, ahora viene lo dificil.
En un bol al baño maria monta un par de yemas de huevo hasta que aumente casi al doble su volumen, en ese momento incorpora unas gotas de zumo de limón , poco a poco y con mimo empieza a agregar mantequilla bien clarificada hasta conseguir una untuosa y deliciosa emulsión de colesterol con colesterol,la sal al final y si la quieres preparar con antelación un truco para que no se corte, mantenla en el horno a unos 35º-40ºtapada con un papel film.
De segundo van bien unas angulas a la bilbaina o unas buenas cucharadas de caviar,ambos alimentos no tienen colesterol.

Yerga dijo...

Y para el domingo unas lentejas con costilla, se está alargando la temporada gracias al clima y todavía entran bien.Cuchara,cuchara,cuchara.

emiliano dijo...

Yerga, el que dijo que no le parecían gran cosa las tortillitas de camarones de Focolare (ojo, las de la taberna, no las del restaurante) fui yo. Y mucho cuidadito en discutir conmigo, que tengo un master del universo en tortillitas. Pero bromas aparte y puños fuera, el sitio me gustó.

emiliano dijo...

Holden, después de leer el insidioso comentario de Malinche, paso a revisar mi pinche correo.

emiliano dijo...

Yerga, los espárragos los voy a hacer con mayonesa. Las lentejas me parecen bien para el domingo.

Licenciado Vladimiro dijo...

Cena en un sitio en Angers recomendado por Pisto, LE PETIT COMPTOIR.

Un bistró bastante desangelado y espartano, pero con buena comida. Empecé con un correcto tartare de salmón con jengibre y cumbava. El principal estaba especialmente bueno: un tajine de cordero con habitas y ciruelas. Muy sutil, con toquetes de cardamomo, canela y jengibre. De postre, una abundante porción de quesos.

Un sitio sólido y simpático. Todo ese menú por 28 euros, que con tres copas de vino local, agua y café se quedan en 50.


Tengo pendiente mañana el AUTOUR D'UN CEP, y el CHEZ RÉMI, que está a 20 metros de la oficina, pero que anda cerrado por vacaciones. Tiene bastante tirón a mediodía.

También me ha gustado LA CAVE ST. AUBIN (a 10 metros de mi casa nada menos), con una buena selección de vinos del Loira.

Muchas gracias, Pisto.

pisto dijo...

Licenciado,

la carta de vinos no era el fuerte de Le Petit Comptoir. Leyendo tu comentario, deduzco que te ha gustado menos que lo que me gusta a mí.

Veo que estás bien céntrico. Si te apetece tomarte vinos un poco excéntricos, hay un bar à vins cerca del centro comercial céntrico en el que hay un Saturn que se llama "Le Cercle Rouge" (6 rue des Deux Haies) donde te puedes tomar por copas, a precios correctos, multitud de vinos con énfasis en los biodinámicos y naturales. Sus platos de charcuterie son inaceptables para un español, advierto.

Espero que comentes respecto a los otros dos tugurios que te he recomendado.

Profesor dijo...

Uy, qué lío he montado con tanto céntrico y excéntrico. Será La Lune.

pisto

Carlos dijo...

vía La Vanguardia. Interesante esta entrevista a Colman Andrews, "Ser crítico gastronómico es como la cópula programada.

Ambrosio dijo...

Carlos busca en Alcampo productos Granja Rinya

Carlos dijo...

Gracias, Ambrosio.

txangu dijo...

Me han hecho un regalo envenenado: un kit para hacer macarons. La cosa promete ser un desastre de los buenos.