lunes, 10 de agosto de 2009

El sello del malo

Alfred Hitchcock opinaba que los malos de las películas eran mucho más interesantes que los buenos y siempre se quejó de los problemas que tenía para conseguir que los grandes actores aceptaran interpretar esos papeles. “Cuanto más conseguido esté el personaje del malo, mejor será la película”, decía, pero casi siempre se tuvo que enfrentar contra el muro de las grandes productoras, poco partidarias de financiar películas en las que el malo fuese el protagonista y menos aún de permitir a sus estrellas que lo interpretasen.

Es por ello que Hitchcock consideraba que sus mejores películas fueron aquellas que tuvieron mejores malos. El maestro británico solía citar tres, “Encadenados”, con Claude Rains, el inolvidable Capitán Renault de “Casablanca”, que interpreta aquí a Alexander Sebastian, líder de los nazis ocultos en Brasil después de la guerra e infeliz enamorado de una joven Ingrid Bergman; “La sombra de una duda” con Joseph Cotten en el papel del tío Charlie; y “Con la muerte en los talones”, en la que el gran James Mason da vida a uno de los mejores malos de la historia del cine: Phillip Van Damm, tenaz perseguidor de George Kaplan o de Roger O. Thornhill.

Aunque son muchos los grandes malos de la historia del cine, si tuviera que hacer una lista de mis favoritos, incluiría en ella a Vincent Price, por sus papeles en las películas de serie B dirigidas por Roger Corman y basadas en obras de Edgar Allan Poe, pero sobre todo por “Los crímenes del museo de cera” de Andre de Toth; a Robert Mitchum, actor que me parece tan bueno que lo incluiría en cualquier lista, pero que aparece en esta por su papel en “El cabo del terror”(película de la que Scorsese hizo años después una nueva versión con Robert de Niro) y sobre todo por haber interpretado a uno de los criminales más perversos de la historia del cine, el ogro de un terrorífico cuento infantil, el siniestro predicador de “La noche del cazador”; a Richard Widmark capaz de troncharse de risa mientras empuja por las escaleras a una anciana en una silla de ruedas en “El beso de la muerte”; a Lee Marvin arrojándole una cafetera hirviendo a Gloria Grahame en “Los sobornados” o provocando a James Stewart en “El hombre que mató a Liberty Valance”; a Jack Palance, el temible y cruel pistolero que se enfrenta a Alan Ladd en un duelo memorable que se desarrolla en un saloon de Wyoming ante los asombrados ojos de un niño pequeño en “Raíces profundas” y el ya citado James Mason, quien además de dar vida al malo más elegante de todo el cine de Hitchcock, interpretó al villano Rupert de Hentzau, quien protagonizó con Stewart Granger uno de los mejores duelos de espadachines que se han visto en el cine en “El prisionero de Zenda”, comparable con el que tuvieron el propio Granger y Mel Ferrer en “Scaramouche” o con el clásico duelo de Errol Flynn y Basil Rathbone en “Robin de los Bosques”.


Todos estos grandes actores fueron capaces de dotar de un carácter propio a la figura del malo que les tocó interpretar y entre todos ellos contribuyeron a dibujar el perfil de los malos de la película, a definir el sello del malo.

En la gastronomía española son muchos, por desgracia, los restaurantes que han aportado su granito de arena a la definición de ese sello. Pero que nadie se asuste, que vamos a respetar la regla de orde no hablar mal de ningún restaurante que no se haya visitado al menos en cinco ocasiones y por lo tanto no vamos a dar ningún nombre (sí, ya sé que es una tontería de regla, porque ¿Quién va a volver a un restaurante donde ya ha comido mal cuatro veces?, pero como “dura lex sed lex”, la cumplimos y punto en boca). No obstante, sí que vamos a facilitar una serie de pistas que suelen caracterizar a los malos restaurantes, con objeto de poder identificarlos a priori y así ahorrarnos el mal trago de tener que comer en uno ellos.

1. La ubicación. Es generalmente admitido que se come entre mal y muy mal en la mayoría de los restaurantes situados en las orillas de las carreteras y en casi todos los que se encuentran en piscinas públicas, en polideportivos municipales, en playas y en hoteles (si se trata de hoteles de playa, ya pueden ustedes imaginar). Para no perder el tiempo no hablaremos de comidas en barcos, trenes o aviones, pero si en las próximas fechas tiene usted la suerte de pasar un par de semanas de vacaciones en un crucero con el Capitán Stubing o en un hotel de Punta Cana en la modalidad de “todo incluido”, considere seriamente la posibilidad de ponerse a régimen. En muchos casos verá usted que los alimentos están expuestos sobre una mesa para que el abatido comensal se los sirva él mismo. A eso se le llama bufé y le aseguro que será espantoso. Lo habitual es que no haya límites al número de platos que se puede uno servir. Entonces se llama bufé libre y será aún peor si cabe. Si se encuentra con un bufé libre en un barco y no le ha convencido lo del régimen, le sugiero que aproveche las escalas para llenar el estómago. Otra cosa no se me ocurre.

Se aconseja pedir referencias a reputados gastrónomos cuando se tenga intención de visitar restaurantes ubicados en los centros históricos de las grandes ciudades y sepa usted que se consideran de alto riesgo aquellos que están en puntos de gran interés turístico (aunque últimamente parece que en algún famoso museo y en alguna casa colgada hay ganas de demostrar lo contrario).

2. El eslogan publicitario. Si el restaurante se publicita, sea en Internet, en la prensa local, o en cualquier otro medio, con un slogan del tipo de “Al buen comer llaman Calixto” o “Salones Morfeo, entrará como cliente y saldrá como amigo” piénselo bien antes de acudir al reclamo publicitario. Pero si el slogan consiste en un pareado, “Si quieres beber buen vino, ven a Casa Palomino” o “Todo está rico en el Mesón Federico”, no lo dude y ponga usted píes en polvorosa, porque de un restaurante capaz de anunciarse de este modo no se puede esperar nada bueno.

3. Las franquicias. Suelen tratarse de restaurantes especializados en ofrecer un tipo de comida de un país o de una región determinados (normalmente México, Estados Unidos, Italia, los países árabes o Andalucía) aunque también hay franquicias que se especializan en dar bocatas y otras que resultan difíciles de clasificar. Se caracterizan porque mediante la decoración intentan recrear el ambiente del país o de la región de o rigen, por dar globos a los niños y, en el caso de la cocina internacional, por intentar adaptar el gusto de los platos al paladar español. Suelen estar ubicados en centros comerciales, aunque no siempre es así. El veredicto es claro (y no digo nada que ustedes no sepan): se come horrorosamente.

4. Los restaurantes temáticos. Los mas marchosos suelen incluir espectáculo: cenas medievales, salones del Far-West, restaurantes eróticos… Sólo de pensar en ellos ya me echo a temblar. ¿Conocen ustedes algún restaurante temático en el que se coma bien?. Pues eso.

5. El señuelo. Si en la puerta del restaurante ve a un sujeto intentando presionar a los paseantes para que entren a comer, pase usted de largo o dé media vuelta y vuelva por donde ha venido.

6. La BBC. O sea bodas, bautizos y comuniones, aunque sean por lo civil. ¡Qué se besen!, ¡Qué se besen!. Es posible mantener alguna esperanza de comer bien cuando se trate de un restaurante que, con gran disgusto del encargado, admite celebrar una boda ocasionalmente, pero si es un restaurante especializado en estos eventos, ni lo sueñe usted.

7. La carta (aspectos formales). Los malos restaurantes se pueden identificar rápidamente ojeando la carta. Sin entrar en detalles, diremos que hay que desconfiar si la carta tiene más páginas que una novela rusa del Siglo XIX o si en la relación de platos se encuentran especialidades demasiado heterogéneas y se pasa sin rubor del gazpacho a la paella o de la fabada a los rollitos de primavera. Mala señal será que en la carta aparezcan fotos de los platos. Muy mala.


Es frecuente que los restauradores intenten dar lo mejor de sí mismos al redactar la carta de su restaurante y por ello no debe sorprendernos la proliferación en las mismas de un lenguaje rebuscado y difícil de entender. Cosas como “el besugo sencillo de nuestras costas en su costra de sal con sus acompañamientos”, que eso (y cosas peores) hemos tenido a veces que leer. No me atrevo a decir que la cursilería sea indicio suficiente para identificar un mal restaurante, pero al menos quedan ustedes avisados de que el barroquismo en la carta suele ser preludio del barroquismo en el plato. Y teman ustedes también a la palabra “casera”, normalmente unida a las croquetas o a la empanada. ¿Por qué hará falta decir que las croquetas son caseras?. Nunca en mi vida he leído “bacalao al pil pil casero”. Si además de caseras nos dicen que las croquetas son “de la abuela”, mejor no vaya, que no tenemos ninguna constancia de que la abuela sea una buena cocinera y, además, es muy posible que se hayan quedado pasadas desde el día en que la abuela las cocinó.

8. La carta (contenido). Hay un plato infalible para identificar un mal restaurante: el arroz con bogavante, plato hortera que ha contribuido a encarecer el precio de los demás arroces y que se propaga como una plaga entre los restaurantes malos. Basta con encontrarlo en la carta para que resulte aconsejable huir y evitar así contemplar la comisión de un delito gastronómico. Si el restaurante es de aquellos en los que el servicio de sala se parece el juego del “Comecocos” donde unos camareros sudorosos se desplazan a gran velocidad sin aparente destino y, aún así, se atreve a pedir un plato de arroz con bogavante, sólo me queda decir que es usted un valiente o un insensato. Pero permítame que haga un último intento: no lo pida. Su paladar y su cartera me lo agradecerán.

Otra presencia sospechosa es el revuelto de ajetes y gambas, ejemplo habitual de lo mal que combinan el sabor a frasco y el congelado . O los platos de moda del momento, sean aguacates con gambas, filetes de canguro o de avestruz, vieiras, salmorejo, foie u ortiguillas.

9. Los vinos. Esto es un mundo. Lea usted la carta de vinos y decida según su criterio. Pero fíjese si se mencionan las añadas y compare, si puede, el precio del vino en bodega o en tiendas especializadas con el que marca la carta del restaurante. Descubrirá usted que la vida nos da sorpresas, sorpresas nos da la vida. Una vez dentro del restaurante no se siente si ve que en las mesas desocupadas descansa una botella de vino cerrada esperando que algún cliente le diga al camarero: “ya que está aquí, ábrala usted, jefe” o que las botellas se encuentran en cualquier sitio expuestas al calor. Una vez sentado, quéjese amargamente si se comportan como un restaurante malo y le sirven un vino distinto del que ha solicitado, o a temperatura inadecuada, o en esas copas pequeñas que tienen un vidrio más grueso que el cristal de las gafas de Rompetechos. Proteste cuando dejen la botella fuera de nuestro alcance y pida cubiteras bien cargadas de agua y hielo.

Acabemos ya y pasemos de largo por los restaurantes con dueño famoso o por los especializados en la cocina de países de dudoso interés gastronómico como Colombia, Camerún, Lituania o la República Checa, porque si no nos puede quedar esto muy largo. Así que nos despedimos ya mostrando nuestro agradecimiento y admiración por esos actores “malos” de los que hablabamos antes. A los restaurantes malos (ahora sin comillas) les pedimos que incorporen en la receta del día a día de su negocio unas dosis de cariño y respeto por sus clientes. Nosotros se lo sabremos agradecer.

Los malos por orden de aparición:

James Mason / Phillip Van Damm
Claude Rains / Alexander Sebastian
Joseph Cotten /Tío Charlie
Vincent Price / Profesor Jarrod
Robert Mitchum / Harry Powell
Richard Widmark / Tommy Udo
Lee Marvin / Liberty Valance
Jack Palance / Jack Wilson
Errol Flynn y Basil Rathbone / Robin Hood y Guy de Gisbourne
Mel Ferrer / Marqués Noel de Moynes
El arroz con bogavante

105 comentarios:

Numeritos dijo...

Para mi el más malo de la historia del cine es Al Swearengen, de la serie Deadwood.

Carlos dijo...

Y la salsa rosa. La salsa rosa es algo muy chungo.

Y las cartas en inglés. Una carta en inglés supone un 80% de probabilidades de que te la meten sí o sí.

Carlos dijo...

Y se me olvidaba, el cartel S/M. Un auténtico agujero negro

Carlos dijo...

Y como bueno el pulpo que comí ayer. Comprado en la lonja de Bueu, iridiscente y con una pinta guarra tremenda.

El pulpo de las rías se alimenta de marisco y el sabor es muy potente, casi desagradable para el que no lo conoce. No conozco ni un solo sitio en Madrid donde tengan algo remotamente similar.

Numeritos dijo...

Excepciones:

1. La ubicación: Las Rejas (carretera), Arzak (Carretera), WEl Bohío (Carretera), El Bulli (playa)...

2. El eslogan publicitario: no hay excepciones conocidas. Si acaso la que hacen los del Grupo Tejedor en la radio: "Ven a Puerta 57 y te pondrás de marisco hasta el ojete".

3. Las franquicias: En Madrid tenemos algunas que funcionan como un tiro, Kabukis, Sushi Bars, Sudestada, etc.

4. Los restaurantes temáticos: Viridiana. Cine. De hecho el chef va vestido cada día de un personaje diferente.

5. El señuelo: Europa Decó. Tienen un señuelo sentando al personal en las mesas que te caes de espaldas.

6. BBC: Hasta el más pintado te pone una sonrisa de oreja a oreja si le hablas de dar bodas. Y en Don Lay, que es un salón de BBC, se come razonablemente bien.

7. La carta (aspectos formales): Aquí no me puedo poner a dar ejemplos porque el 90% de las cartas de restaurantes con ínfulas tienen los nombres de platos más horteras de la galaxia.

8. La carta (contenido): No hay excepción. Donde haya arroz con bogavante hay que salir corriendo. A ser posible acompañado del señuelo de Europa Decó.

9. El vino: hay muchos Poulidor donde el vino les importa un cojón. Por ejemplo, Cardeño o el Mesón Arturo.

Carlos dijo...

A mí me encantaba el eslogan de Sixto: "Al buen comer le llaman Sixto". Los de El Brillante tampoco están mal.

yerga dijo...

Eslogan geniál de un asador de pollos:
"señora, si quiere ver al chiquillo hermoso y con brillo ,dele pollos el Sordillo".
El arroz con bogavante compite duramente en la actualidad con las reducciones de Módena.

albertobilbao dijo...

Buenos días

Precioso post, lo releeré con calma cuando regresé a Bilbao

Alguién ha estado recientemente en Hispania, cuáles son las recomendaciones, sigue mereciendo la pena su visita?

Un abrazo

emiliano dijo...

Bonito eslogan publicitario de unas tortas milagrosas:

“Campillo pueblo famoso
por su industria confitera
de renombre universal
por su torta de primera.

Por inspiración divina
de la Virgen de la Loma
este confitero humilde
la elabora sin demora.

La Virgen agradecida
de esta industria sin igual
protege a los que la comen
con su manto celestial”

Confiteria y Pasteleria Teófilo Millas. Campillo de Altobuey, Cuenca.

Si te gustan las tortas no lo dudes, te deleitarás con ellas y además te darán cupones para la salvación eterna de tu alma pecadora.

Oseypunto dijo...

Si si, el arroz con bogavante da miedo, pero a mi me acojona mucho mas cuando dicen solomillo al güisqui, a la pimienta, al cabrales o cosas así. Y los de los helados fritos, qué?.
Y a los que hacen publicidad, ni me acerco, señal inequívoca que no se comen un colín.
Y aunque sea partir con ventaja, no entro en el 80% de restaurantes donde haya visitado la cocina.

emiliano dijo...

La mejor publicidad de un restaurante la leí en el libro “Celtiberia Show” de Luís Carandell. Os la copio:

“Restaurante Casa Isidro. Benidorm. Come bien y no mires a quien.”

Luego sigue:

“Climatizado: frío en invierno y calor en verano. Patatas fritas y salsa de tomate son nuestros poderes. Absténganse sibaritas y profesionales. El porvenir nos sonríe. Non parlem français”

emiliano dijo...

Tampoco está mal la publicidad de una granja de Campanillas en Málaga:

“Granja Ramos. Huevos frescos. Del culo a la boca”

emiliano dijo...

O la de una taberna en Villena (Alicante):

“Tenemos habas, callos, albóndigas y pata de cerdo. Todo cojonudo”

Mensajes sencillos que llegan al consumidor.

emiliano dijo...

Numeritos, no valen los malos de la tele. Si hubiesen valido habría incluido a Falconetti.

Espeto dijo...

Estupendo post, como viene siendo habitual. Aunque se me ocurren algunas excepciones includo para lo del arroz con bogavante. Eso sí, lo de la rúcola y la reducción de balsámico sí que me hace salir huyendo.

Alberto, yo estuve el año pasado en Hispania y me pareción una casa de comidas maravillosa, en plan burgués. Eso sí, ojo con los precios de lo que pidas. Pero la cocina es fantástica y manejan un producto excepcional. No te pierdas el pan con tomate, los buñuelos de bacalao, los guisantes con butifarra (aunque me temo que a estas alturas ya no tendrán) y las croquetas. Además, buena gamba roja, chipironsets y excelentes anchoas. También recuerdo un buen Comté. Además. las dos hermanas son encantadoras y tienen alguna que otra joya guardada en su carta de vinos. Creo que disfrutarás. Algo de envidia sí que me das.

Jesús Melitón dijo...

Brillante post una vez más. Anótense una excepción a la regla: en la cafetería-chiringuito de la playa de Parla se come QTC nivel 5. Un templo gastronómico que pronto descubrirá la crítica gastronómica patria y que se ha hecho un hueco entre la clientela a golpe de eslóganes.

"Comiendo en la playa de Parla
saldrás con ella más larga"

Su éxito, en mi opinión, se basa en que cumplen a rajatabla la cosa de la paridad. No reproduzco el slogan del plato combinado número ocho por si el blog lo leen niños, pero les adelanto que es muy del agrado de las señoras, como también lo es el de las verdinas de Logroño. Los señores, en cambio, prefieren el que anuncia el chorizo a la olla.

emiliano dijo...

Melitón, tienes alma de rapsoda.

Jose luis Louzan dijo...

El otro dia ley en un El Jueves una pizarra de un chiringuito playero;

"Se prohibe el stress, la tensión y la prisa. La comida no viene en lata. Sientense y estense tránquilos que estais de vacaciones".... sin palabras...

Jose luis Louzan dijo...

Por cierto y para que conste;

Carlos, anda, cogete un dia el coche y acude a la llamada de la Galicia salvaje en el profundo noroeste jejeje

Ademas, ahora que has llegado tu ya no llueve... lo que hace tener contactos, mecachis....

emiliano dijo...

Y ya que andamos por Galicia, como ejemplo de lenguaje florido os paso algunos párrafos de la reseña de una boda gallega:

“Ella, de blanco y verde para conjugar con el agua del río y las margaritas recientes; él, a lo usual, sin los negros achaques del chaqué, consciente de un señorío que va en lo interno más que en lo externo. Y luego en la fiesta, estaba Galicia en ella, Madrid en ella, Guadalajara en ella, Jaén en ella. Y cientos de felicitaciones llegando como anduriñas que quisiesen mojar sus alas en las aguas niñas del Miño.”

Bonito, ¿verdad?. Lástima que no se describan los platos.

A mi me hubiera gustado que alguien glosara mi boda de modo tan lírico.

Numeritos dijo...

Emiliano, si te hace mucha ilusión yo te la gloso como es debido. Para hacerme una idea, envíame unas instantáneas a la dirección de correo elrapsodanumeritos@gmail.com

Numeritos dijo...

¡Qué difícil es comer bien en un restaurante en Madrid en agosto a partir de la segunda semana!. Y encima siempre tienes a alguien en la mesa de al lado, cuando no en la propia, diciendo "si es que en agosto como en Madrid no se está en ningún sitio". Que será verdad, pero también se puede hablar de otras cosas. Por ejemplo, del gol de Forlán al Liverpool.

Carlos dijo...

Pues es verdad José Luis, menudo día ha hecho hoy. La gente se ha lanzado a las playas como si fuera el último día. En cuanto llueva voy a plantear una excursión al norte, tengo varios sitios que quiero visitar, para empezar A Estación, que me han dicho que está a muy buen nivel.

Por cierto, ¿Quiénes son Paco y Lola? No veo más que ese albariño en todas partes. ¿Está bueno?

Para cenar richada de ternerita lechal, una especie de goulasch hecho con morcillo; producto-producto-producto.

Carlos dijo...

Aquí el enlace a la entrevista del tal Pascal Henry de la que el otro día sólo aparecía una reseña en el enlace que puse.

Como bien dijo Ka es reseñable, no sólo la jeta del tío, sino el desprecio con el que trata al gremio:

"[...]Un cocinero, al fin y al cabo, no es más que un vendedor de sopas. No tiene la responsabilidad de un médico o de un piloto. Su profesión no tiene por qué subírsele a la cabeza[...]"

eldiletante dijo...

EStais sembraos por aquí,....

Yo añadiría, en los aspectos formales, la carta de postres que en la publi de una marca industrial de helados , y en el contenido, la ensalada de queso de cabra (que también puede llevar rúcola),...

emiliano dijo...

La ensalada de queso de cabra con rúcola y reducción de balsámico es un plato aterrador.

emiliano dijo...

Marchando las instantáneas, Numeritos, y esperando la glosa. Contemplándolas te quedará claro que soy un caballero cabal y, además, serás consciente de que mi señorío va en lo interno más que en lo externo.

emiliano dijo...

Holden, esta es fácil.

Frase cinéfaga: “Fernando Galindo, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo”

¿Película?

Carlos dijo...

La foto de los postres es tremenda. En realidad la sola presencia del frigorífico de postres a la entrada del restaurante ya es una declaración de intenciones.

Esto me lleva a preguntarme cuántos restaurantes utilizarán bovril y avecrem. De los buenos, digo.

En fin, adelantándome a la crónica de Ángel sobre el Ferrero -no el Rocher que está prohibido en verano-, os adelanto que Paco Morales y Rut Cotroneo están organizando cursos de cocina en el propio hotel. Cocina y armonización con vinos para ser exactos.

yerga dijo...

Lo de los Poulidores tiene un pequeño fallo, comes como una bestia, estoy hinchado, decidido, el 31 de Diciembre me pongo a regimen.
Emiliano, si quieres yo con toda mi buena voluntad te gloso la primera comunión, envia las fotos a la dirección habitual,todas las que tengas para que me salga mejor la glosa.

Jose luis Louzan dijo...

Paco&Lola es la marca "alta" de la Vitivinicola Arousana, seguramente la mas grander cooperativa gallega de rias baixas en numero de socios (son mas de 450, creo...)

Son los autores del Rosalia de Castro, un monovarietal bastante asequible y cuya etiqueta (y sabor) me identifica mas, la verdad, que la del Paco&Lola de topitos blancos sobre fondo negro...

Vinos por arrobas, vamos....

Numeritos dijo...

Emiliano, esa me la se yo. El maestro José Luís López Vázquez en "Atraco a las tres". Y un amigo mío en su día a día.

Carlos dijo...

Pues en el tradicional capítulo de actualizaciones de restaurantes en Galicia, una baja: el Arcadia en Arcade está de capa caída, en su lugar me recomiendan el Beiramar en Avenida Alfonso R. Castelao, 25 Soutomaior. Cerquita.

En general en la provincia de Pontevedra estoy sudando tinta para conseguir producto de primer nivel, más allá de los restaurantes de primerísimo nivel.

txangu dijo...

Para verificar si un restaurante es malo antes de ir, nada mejor que echar un ojo a lo que sacan a la basura o lo que les traen los proveedores: véase cajas de chopitos chinos congelados a un rte. o similar de San Vicente de la Barquera, aceite de orujo de oliva en un rte. de frituras (o el industrial ése mezcla de coco y palma)...

emiliano dijo...

Decepción ayer en Casa María, en la Plaza Mayor. Probamos empanada, croquetas, pulpo, ensalada César y steak tartare, y no hubo nada que mereciera la pena.

Numeritos dijo...

Arce es de los restaurantes que están abiertos en agosto. Como ha dicho un amigo en la comida, hay restaurantes en los que no comes mal o incluso comes bien, pero no vuelves. Arce es uno de ellos.

Mejor los primeros (a muy buen nivel) que los segundos, con algún pescado en el límite.

Las descripciones de los platos que hace Iñaki consiguen que al final del charleto no tenga ni idea de qué iba el plato. Me pierdo por el camino.

Con una camarera en mi top 3 de camareros a evitar.

angel dijo...

Vamos allá:
Hotel Ferrero en Bocairent (perdón por la extensión).
Lo primero de todo decir que tanto Paco como Rut están con una energía impresionante y que el proyecto que tienen entre manos puede llegar a ser realmente importante; la verdad es que no me extraña nada que dejaran Senzone para desarrollar algo tan atractivo. El hotel es una gozada y, solo por el entorno, ya merecería una visita, si a eso le sumas el atractivo gastronómico creo que que es de los sitios que hay que conocer.
Vamos con la cena:

Aperitivos:
- Agua de acacia con miel, manzanilla (vino) y lima; refrescante y con todos los sabores perfectamente integrados y a la vez claramente identificados.
- Hoja de higuera con gin; otro aperitivo claramente refrescante y sencillo que empieza a marcar la tónica de lo que va a ser la cena: un buen producto manejado con una técnica perfecta en cada paso.
- Chopitos escarchados; un clásico de Paco al que, en mi opinión, el chopito le aporta más equilibrio que la ortiguilla que también ha utilizado a veces.

Entradas
- Aguaturma en ensalada con lechuga de mar, aceitunas arbequinas, manzana verde, melisa cítrica y avellanas; un enunciado muy largo que describe exactamente el plato. Un magnífico equilibrio de sabores.
-Quisquilla de Santa Pola con guacamole, aceituna negra y leche de almendras; soberbio. Una vez más, una demostración de que son platos diseñados para integrar todos los sabores en cada bocado.
- Queso Emmental, espárragos blancos y tomillo limonero; un plato sencillo y muy equilibrado. El queso caliente está en la proporción justa para dejar que el sabor del espárrago no se pierda.
- Láminas de tocino ibérico, oreja de judas, sesos de cordero y pimpinela; otro plato que ha evolucionado desde su creación y que se ajusta a los productos en cada momento. En este caso estaba perfecto.

Principales
- Consomé-gelé de mejillón, escabeche y arroz bomba crujiente. El mejillón impecable, pero el consomé-gelé estaba de pedir una tartera y llevártelo a casa.
- Rodaballo plancha con caldo de arroz bomba y brotes de la huerta; el caldo es algo sorprendente, es como tomarte una cucharada de arroz…bebido, un acompañamiento perfecto para el rodaballo.
- Pichón asado y reposado con sus ñoquis de cabra al romero; correcto en todo.

Postres
- Leche cuajada con té verde, brevas y flores del lugar; no soy objetivo porque a mí me encantan este tipo de postres con presencias vegetales, pero para mí estaba muy bueno.
- Zanahorias crocantes con su reducción, bizcocho y helado de almendra amarga; impecable.

De beber un Andre Clouet Millesime 2000 y un Jean Luc Colombo Les Pin Couches 2004, un vino de la Provenza en que la syrah se expresa de maravilla y que me pareció estupendo.

El precio del menú 105.-€ por persona y los vinos a precios muy razonables.

Punto y aparte el desayuno, de los mejores que he tomado; nada de buffet, seleccionas tu menú el día anterior para que todo esté perfectamente a punto (si quieres huevos los sacan dos horas antes de la nevera para que estén atemperados, el zumo que escojas recién exprimido, etc….) y lo cuidan con el mismo mimo que si fuera un plato de alta cocina.

En resumen, una estancia perfecta (es dificil hablar solo de la comida) y un cocinero que cada vez tiene más claro su propio camino y que va evolucionando de forma impecable. Poco que decir de Rut, la gestión del complejo (no solo del restaurante sino del hotel) la lleva con soltura y ya hay bastante cosas que llevan su sello.

Supongo que, como en todo, habrá otras opiniones, pero para mí el sitio es de sobresaliente.

angel dijo...

Abundando en el tema, aparte de los cursos de cocina, si Paco Morales puede desarrollar todos los proyectos que tiene en mente, la cosa va a ser de flipar.

almoraima dijo...

Buenas,después de un tiempo más perdía que el barco "larró", vuelvo y encima a pedir, para no variar, jejeje. Me voy en unos días a Hong Kong, Macao,Kuching, Kuala Lumpur, Chan Mai, Pukhet y BangKong. Ya he tomado las referencias de la Wiki sobre BangKong y Pukhet, pero a ver si me podíais orientar sobre dónde comer en las otras ciudades. Lugares donde se coma bien pero a precios razonables, que somos "pobres".

Por otro lado, soy una completa ignorante (de otras cosas también lo soy) de la gastronomía de la zona.

Así que como la confianza da asco, le voy a echar un poco de morro, y a ver si alguien (y por supuesto Espeto que se las sabe todas) me puede decir algunos platos o casas que no me debo perder y que debo pedir.

Y echándole más morro aún y después de tanto tiempo leyendo los curry con especias que aquí no puedo encontrar, a ver si me podeis decir qué debo comprar para traerme (sea para comer o no ;))

Gracias, de antemano, y buenas vacaciones.

PD. Si os llueve, veníos para el Estrecho que aquí sólo cayó un pequeño chaparrrón anoche de 10 minutos.

Un beso

Espeto dijo...

Almoraima, un viaje envidiable el que vas a hacer. Creo que, más o menos, te puedo echar una mano, pero me da la impresión que la respuesta a todo lo que preguntas quedaría excesivamente larga aquí en el blog y tiene un interés limitado para la mayoría. Si quieres, mándame un correo a blogueroespeto@yahoo.es y te ayudo en lo que pueda.

yerga dijo...

No hay mayor placer para alguien que le guste esto del comer que procurarse su propia comida, sobre todo si de pescar o cazar se trata, ese sentimiento atávico ,depredador,primario .
En estos momentos ese sentimiento lo tengo a flor de piel, mis musculos están en tensión,me va a costar dormir,he pasado toda la tarde junto a mi amigo Tintxu, curtido en mil galernas, repasando los elementos necesarios para la pesca, cebos, nudos, cuerdas, recipientes para las presas.
Pocas palabras, profundas miradas ,sabemos que mañana la vida de uno puede depender de la firmeza del otro,yo me encargo del "amarretako", bocata de tortilla de chorizo de Lekeito cocido previamente en txakolí,botella de Campillo cr 2002 y dos farias.
Estamos saboreando la lucha que se avecina, la pelea de la presa cuando se siente amenazada y sus imprevisibles reacciones cuando la certeza de la muerte cae sobre ella,momentos de máxima tensión, angustia del animal e incertidumbre en el pescador,la adrenalina fluye desbocada ,un golpe de mar y todo se acaba,si la presa se revuelve el riesgo de lesión es altísimo,en esos momentos el apoyo de Tintxu, mi fiel escudero, es fundamental,confio en el.
Mañana es el dia, llevo un año preparandome, mañana vamos a pescar quisquillas cuando baje la marea.
Me pienso traer un cubo, de los de los chinos ,lleno.

yerga dijo...

Si la mar está revueltilla no iremos, nos tomaremos el bocata en la Alameda.

eldiletante dijo...

ESpeto, ¿donde se consigue el Prevost?

emiliano dijo...

¡Sé prudente, Yerga!, no te vayas a jugar la vida por unas quisquillas.

Espeto dijo...

Yerga, a un amante del riesgo como tú seguro que le gustaría probar la pesca del berberecho. No veas lo afilados y peligrosos que resultan esos rastrillos. Quizás también te pueda interesar la recogida de huevos de granja.

Cuanto más leo ese menú de Paco Morales, más me apetece ir a probar su cocina. Está visto que no tuve un buen día cuando fui a Senzone.

Dile, el Jerome Prevost lo puedes encontrar en la tienda de Lavinia en Madrid. El problema es que no aparece en el catálogo de la tienda por internet. A mí me hizo el favor un amigo de encargármelo pero, supongo que si hablas por teléfono con ellos, te lo podrán enviar.

Espeto dijo...

A/A Sr. Emiliano
Presidente del Consejo de Ética y Crítica de LADL

Muy Sr. Mío:

El motivo de la presente es solicitar su permiso para poner a caer de un guindo al conocido restaurante malacitano que ayer me estafó por última vez y hoy me tiene postrado en cama, tras una noche que no le deseo ni al peor de mis enemigos.

De sobra conocido es el criterio continuado de este nuestro blog de no poner a escurrir un restaurante que no se haya visitado en, al menos, cinco ocasiones. Le puedo asegurar que habré comido allí no menos de una docena de veces. Cada vez peor, por cierto.

Y, no es que antes fuese gran cosa, pero es que ahora ha degenerado en lo impresentable. Tienen, además, el agravante de haber convertido ahora una pequeña taberna agradable en un garito pseudofashion y hacer que los clientes paguen en su factura por la nueva (y espantosa) decoración.

Le ruego, por tanto, que tenga usted en consideración lo anterior y me permita desahogarme como es debido.

Otrosídigo, que ordene usted al secretario de LADL, Sr. Carlos, que retire cualquier alusión o recomendación que sobre el citado garito haya hecho un servidor en el pasado y haya quedado recogido en la Wikisalsas.

Atentamente,

Sr. Espeto

Carlos dijo...

Contra Espeto, que susto.

Algo similar me paso esta semana en O Barazal. Siempre regular en el producto e irregular en la ejecución.

Sin sabor a mar -si acaso a agua con sal- los percebes.

Seca la empanada de rape.

Secas las almejas a la marinera. Muy secas.

Tembloroso el rodaballo.

Cuando antes las bandejas de marisco a la entrada menguaban rápidamente, ahora se mantienen casi intactas. Pudo ser un mal día, pero desde luego ya no merece la pena ir allí específicamente a comer.

Resulta sonrojante, por otro lado, la escasez de buenos locales de cocina tradicional con buenproducto dn Pontevedra. Eso si, locales donde comer churrasco 100.

almoraima dijo...

Jajaja, muy bueno Yerga. Ten cuidaíto que las quisquillas son peligrosas y pinchan mucho. Yo nunca he sido tan valiente. Sólo he pescado camarones y lapas.

Espeto, gracias, ya te he enviado el email

Un saludo

emiliano dijo...

Permiso concedido, Don Espeto. Como dice la publicidad de una conocida marca de cereales: “desayuna con ALL-BRAN y no te quedes con nada dentro”

Una vez dé usted las oportunas referencias del desdichado local, dictaré orden inmediata de eliminar cualquier rastro de publicidad del mismo en este nuestro blog.

emiliano dijo...

Por cierto, no querría interferir en la íntima relación epistolar que le propones a Almoraima, pero que sepas que Melitón y yo estamos muy interesados en conocer sitios de confianza donde comer en Kuching.

albertobilbao dijo...

Angel

Luego jugaste al tenis, después de tanto plato?

Un abrazo

Espeto dijo...

Como se nota que es un blog privado. El responsable contesta en el día y me da la razón. Si fuese público habría esperado unos meses y lo hubiese publicado por silencio administrativo. Gracias, Sr. Emiliano.

OK, Carlos. Yo borro O Barazal. Tú borra Noray, en Málaga. Luego os doy los detalles (los menos escabrosos).

Emiliano, me temo que no tengo el gusto de conocer Kuching. Pero sobre Kuala Lumpur, no vais a tardar ni dos meses en tener que tragaros un buen comentario. Seguro que Melitón está ansioso por conocer mi próximo itinerario por Asia. Pues no le hago esperar más: Bangkok, Hua Hin, Kuala Lumpur, Phuket y Khao Lak. Este último estoy seguro que le parece un sitio fascinante.

Jesús Melitón dijo...

Estoy interesadísimo en tener noticias frescas del estado de la cuestión gastronómica en Khao Lak, cuna del batido de chocolate como bien es sabido. Luego vinieron, ya degenerando, los batidos de vainilla y fresa. Un sindiós en toda regla.

Un cordial saludo al amante del arroz con bogavante. Espero que se recupere pronto de su frugal cagueta. No hay mal que cien años dure (ni cuerpo que lo resista, fuera aparte).

Espeto dijo...

Eh, eh, que a mi el arroz con bogavante ni siquiera me gusta. Sólo he dicho que he comido bien en algún sitio donde lo servías. Y no dudes que te pienso contar con detalle las novedades en Khao Lak. Allí es muy típica la ensalada de huevos de hormiga. Y los batidos, claro.

Un par de experiencias estos últimos días. Dos buenas, una impresentable. Empecemos por lo bueno:

Visita a DON GIOVANNI, en la Finca Cortesín. Lunes por la noche y terraza llena a reventar, con bastantes mesas ocupadas dentro. Eso sí, público madrileño casi en su totalidad. Después de verano, habrá que ver.

De entrada una pizza de carpaccio con pecorino y rúcola con un maravilloso aceite siciliano de Planeta, muy ligero, estupenda. Después, unos espaguetis marbonara con atún. Ricos, aunque creo que ganarían en potencia con una pieza de atún algo más grasa, como la ventresca o el morrillo. Muy bien también la hamburguesa (más bien un tartar a la plancha) con scamorza y ricciole de espinacas y ricotta. No sé si termino de ver todos los ingredientes juntos, pero está rico y la carne es de muy buena calidad. Para terminar, el plato de la noche: espectacular el pichón asado (la pechuga sangrante y el muslo frito y crujiente) acompañado de unos macarrones con sus higaditos. Soberbio.

Para beber, un par de copas de champagne (Pommery y Clouet) y un barolo, el Marchesi di Barolo Cannubi 2004 que, siendo un buen vino, creo que será mucho mejor. Algo joven aún. De postre, un estupendo GT de Blue Ribbon bien preparado por Irwin.

Muy correcto el servicio en líneas generales, aunque algo desbordado al llenarse la terraza con la entrada de varias mesas grandes al mismo tiempo. Aplausos especiales para el equipo de Madrid y para el camarero jovencísimo que atendió nuestra mesa. Profesional y muy educado.

Muy grata experiencia. Creo que el dueto Andrea-César va a dar mucho que hablar en Madrid este otoño.

Por otro lado, breve visita a LA MORAGA, en Málaga. Cómo se agradecen el aire acondicionado y las sopas frías de Dani en este calurosísimo Agosto. Estupendos el ajoblanco con granizado de melón y hierbabuena y la porra antequerana con salmón y huevo. Mejor y más suave que otras veces la lasaña fría de boquerones, pimientos y berenjenas y muy rico, como siempre, el kebab de secreto ibérico con puré de raz el hanout y manteca colorá. Un lujo acompañado de manzanilla San león.

Y procuraré ser breve en mi experiencia “horribilis” de la semana. Visita al nuevo local de NORAY y enorme decepción (por no llamarle directamente cabreo). Gambas rojas que volvieron a la cocina, sin preguntas ni explicaciones, calamar (más bien pota) frito en exceso y chicloso, gallopedro difícilmente reconocible… Sólo se salvaron unas cañaillas correctas y alguna (que no todas) de las navajas a la plancha. Lo mejor, un Mar de Frades Finca Valiñas 2005. El resto, para olvidar. Lamentablemente, lo borro de mi lista.

angel dijo...

alberto,
la verdad es que los deportes de raqueta no me gustan ;)

Yerga dijo...

Como detecto cierta ignorancia en el blog sobre la pesca de riesgo, por no decir cierto cachondeo, solamente unos breves apuntes sobre el tema,os perdeis lo mas emocionante por graciosos:
-el cubo ha regresado casi lleno, leve pasada por agua muy caliente para matar los bichos y quitar algún resto de arena ,con poquito aceite a fuego muy fuerte unos segundos,poquito de sal y a comer en cucurucho de papel,como las pipas.
-Espeto, tal vez el mas cruel de los comentarios es el tuyo, te está bien empleado la tripotera, si comieses con el sudor de tu frente como un servidor no te pasarían esas cosas.
-Desde hoy por aquí me conocen como el "kiskillero", y esas kas no se las ponen a cualquiera, no señor.
-La quisquilla es rica ,pero poco nutritiva, para compensar son muy nutritivos los pimientos verdes, la tortilla , el panaché de verduras, el cogote de merluza,el chuletón y el arroz con leche del asador Bedua en Zumaia, excelente todo, un Poulidor carito, pero Poulidor,¡vaya homenaje!.

Jesús Melitón dijo...

"El Kiski". Un mote acojonante (Nick Nolte para Holden).

Numeritos dijo...

Lo suyo cuando se va a por quisquillas es echarle huevos y volver por lo menos con un par de cubos llenos de bichos. El que llevabas para las quisquillas y el que llevabas con los botellines que ya no están.

Hoy he comido en Currito, restaurante anclado en los ochenta, y me he tomado unas sardinas a la parrilla de flipar. Ha caído también una cola de rape de nota. Si Espeto ve esa carta de vinos le empieza a dar vueltas la cabeza y le salen espumarajos por la boca.

txangu dijo...

Aquí a las quisquillas las llaman crevettes grises, y son el marisco nacional. Hoy las hemos comprado con cáscara, cosa difícil de encontrar.

Carlos dijo...

En Galicia se les llama, en algunas ocasiones, quisquillas a los camarones. Un servidor ha visto a un francés comer con cascara y bigotes camarón gordo. A lavo de "en mi tierra se comen así". Caramba, ni los baturros.

Anónimo dijo...

Aquí las quisquillas son coloraditas, cabezonas y con un pincho con muy mala leche.

A los que vayais a ir a Tarifa, este fin de semna he estado de picoteo y estupendo. "El frances", a unos 200 metros de la entrada al castillo de Guzmán el Bueno (el hijo no creo que compartiera este calificativo). Media de chpirones a la plancha, media de boquerones, 4 tortillitas de camarones, un arroz con leche, 2 finos, un tinto de verano y dos copas de Barbadillo, 26 euros. Y todo muy rico.

Mesón "La rueda", cerca del Cuartel de la guardia civil. Tapa de atún encebollao, media de gallo rebozado, media de ortiguitas y una de mejillos "la rueda" con una salsita muy buena, dos cervezas, dos copas de vino y 2 cervezas, 34 euros. Todo muy fresco, bueno y bien preparado.

la verdad es que en ambos sitios cenamos muy bien y barato. Mia amigo de Gerona disfrutó como un niño chico.

PD. El género epistolar íntimo ya ha dado resultadosy más que va a dar, jajaja


Almoraima

almoraima dijo...

Y ya puestos a pedir, continúo. Voy a estar en Londres un día, una ciudad que no conozco, me alojo en la zona de Earl´s Court. ¿Qué me aconsejais ver en un domingo en Londres?. Sé que es poco tiempo, pero al menos para aprovechar el día. Por cierto, también estaré la noche del sábado. ¿Alguna zona cercana para unas copas?

emiliano dijo...

El cambio de guardia del Palacio de Buckingham, el British Museum, Trafagal Square, Picadilly Circus, la Torre de Londres y el Big Ben.

Espeto dijo...

Espeto al rescate: Almoraima, no es que yo controle mucho la zona de Earl’s Court, pero por ahí cerca tienes muchas cosas para hacer un domingo. Casi al lado está el Palacio de Kensington y a mí personalmente me gusta mucho el Museo de Albert y Victoria (tómate un café en su preciosa cafetería). Muy cerca también tienes el museo de historia natural y el Royal Albert Hall.

Para comer por allí, tienes alguna cosa interesante: Gourmet Burger Kitchen, de las pocas hamburgueserías decentes de la City; Masala Zone, Chutney Mary o el más elegante Zaika, de comida india; Memories of China, de cocina china; Bangkok o Blue Elephant de comida thai, o incluso, el español Cambio de Tercio. En plan informal, en la zona hay decenas de pizzerías o cadenas como Wagamama. Hasta lo de las copas no llego.

Yerga (Kiski), me arrepiento mucho del cachondeito. Visto lo visto, has corrido grandes riesgos hoy: tortilla, pimientos, chuletón, arroz con leche… El riesgo de indigestión es notable.

Carlos dijo...

El proximo día le hago una foto al rodaballo de Casa Esperanza. De otra época.

emiliano dijo...

¡¡¡Hoooldeeen!!!

Holden dijo...

Sir, yes, Sir.

Ando por Los Cabos, Emiliano, disfrutando de la vida contemplativa, huyendo del mundanal ruido, observando, ocasionalmente, los traviesos delfines en el horizonte y repasanado, al mismo tiempo, las obras completas de Corin Tellado, mientras en el fondo suena la musica de Anais Anais.

Resulta que al listillo de Charlie Trotter le han dado la boleta del One & Only Palmilla y-sopresa, sopresa- su sustituto ha sido el empresario, y algunas veces cocinero/ JEan Georges. Por mucho que me guste su restaurante estrella de Nueva York, en el de Los Cabos no me van a ver. Uno puede ser un poco tonto, pero no pendejo perdido.

Por cierto,?Quien era el Sargento Hartman?

Este teclado tiene acentos, pero no los encuentro.

emiliano dijo...

¿El sargento Gorila?

Carlos dijo...

Cene bastante bien anoche en Casa Esperanza. Semana de fiesta en Vigo, las playas a reventar y sin embargo media entrada.

Lo peor la empanada. Masa medio hojaldrada con, eso si, una estupenda cebolla y pimientos caramelizadas y xoubiña fresca pero entera; y digo pero porque en mi oinion hay que quitarle la raspa al menos, queda incomoda para comer.

Muy rico el salpicón de rape. Para entendernos una ensalada campera con trocitos de rape, supongo la cabeza, escabechados ligeramente.

Impresionante el rodaballo. Pieza sin duda superior a los 5 kilos y grosor de corte como hacia años que no veía.

Buen rape a la gallega, con una ajada suave y también rico el besugo al horno con patatas.

Lo arriba referido, una botella de agua fría y un Do Ferreiro 2008 sin apenas carbónico -yo diría que nada-, 78 euros.

Carlos dijo...

98 euros, no 78. De salpicón pone en la factura media. Todavía así buena ración.

almoraima dijo...

Muchísimas ganas Emiliano.

Espeto, eres mi héroe. Te he puesto un altar en mi cocina y en vez de flores y velas, cada día te pondré un plato diferente, tortillitas de camarones, moruna, voraces a la espalda, tagarninas....;)

Gracias por la información sobre Hong Kong, Tailandia, Malasia y Londres.

Ya contaré a la vuelta y aver si te puedo aportar algo sobre macao, Kuching y Kuala Lumpur.

Espeto dijo...

Almoraima, a mandar... A mandarme las tortillitas, el atún en manteca, los chicharrones y esas cosas, quiero decir. Que uno no vive de ofrendas y plegarias. :)

Que tengas un buen viaje. Cualquier novedad que te encuentres, sea donde sea, será bienvenida.

Por si te sirve, en el Museo de Albert y Victoria tenían una exposición de vestidos famosos de diferentes épocas que entusiasmó a mi señora.

Carlos, eso son 50 euros menos que lo que me cobraron el otro día por mandarme a tomar por c... en Málaga. Menos mal que voy a Galicia en Octubre porque ya empiezo a perder la fé en los sitios de pescado.

Jesús Melitón dijo...

España en plena ebullición de fiestas patronales. Y los que pilotan la economía diciendo que si se ha tocado fondo, que si se inicia la recuperación y tal y tal. Tonterias y mamarrachadas. Con la deflación echándonos el aliento en la nuca y la actividad productiva clavada vamos a crear empleo por los güebos...

Así que a la espera de que vuelva ese esplendor en la yerba del que esos chiquilicuatres hablan, cerca del pueblo anoche cantemos, bailemos y nos emborrachemos. Pan no nos quedará para el otoño, pero de circo estamos a tope.

Vaso de tubo de plástico color rosa, sombrero de paja gentileza de la empresa de fontanería local (merchandising para Holden), licor de contrabando y unas señoritas jamonas-jamonas (a ver si se pasa la moda de las pellejudas, que a los que nos gusta la carnaza estamos cada vez más necesitados) amenizando la velada con sus rancheras, pasodobles y canciones de la Oreja de Van der Vaar. Maravilloso.

¡Perrea, perrea!

Numeritos dijo...

Lo que son tonterías y mamarrachadas son la National Gallery el Museo de Albert y Victoria y todas esas tontás. Con lo bonito que está el museo de cera de Londres. Posiblemente el mejor del mundo.

Aunque Kalakahua piense que el mejor es el de Madrid, en cuyos alrededores se le veía frecuentemente.

txangu dijo...

Peasso maridaje el que he visto esta mañana a las 8.30 en un tugurio en el que a veces abrevo aquí enfrente: tipo nórdico trajeao endesayunando café (en ese sitio es horroroso) acompañado de un plato entero de boquerones en vinagre (que en ese lugar aseméjanse a la mojama). Mother mine, but he same.
Y el Un Jour de 1911 cosa fina, oiga.

angel dijo...

Impresionante la OFERTA DE EMPLEO que referencia Tony en el blog del dile

Carlos dijo...

¿Y cual sera esa prestigiosa guía de ocio líder de audiencia? Uy, uy, uy.

almoraima dijo...

La oferta es alucinante. Si cumples los mínimos te ganas 10 euros a la semana. Y tienes que dar más vueltas que un trompo. Penoso. Además lo enmarcan dentro de la sección de periodismo pero te basta con tener el bachiller (luego no te piden ni eso). Esos anuncios deberían ser denunciables, ¿cómo carajo lo ponen como oferta de trabajo? Paa matarlos.

Espero, cuando quieras a partir de septiembre, os acercais a Algeciras, con tu señora esposa, y si tienes niños te los traes también, que os invito a comer. Eso sí mi cocina no es tecnoemocional, ni molecular, ni leches de esas, jejeje. Por cierto, irtiguitas no habrá. Es misión casi imposible encontarlas en los mercados, va todo a restaurante. Con los voraces, desde hace unos años para acá, suele pasar más o menos igual. Se venden en lonja a precios bastante altos y suelen ir directos a restaurantes.

Pero os aseguro una buena comida, jejeje.

Un saludo

Jesús Melitón dijo...

Creo recordar que en una de estas guías (mejor dicho, en un extracto de la misma publicado en un periódico importante) aseguraban que Calima, sí, el del Dani Garcia, estaba situado a veinte minutos en coche de la playa. Lo que demuestra, dado el prestigio de la publicación, que el que lo escribió tiene una mierda de coche.

Ganas 500 euros al mes publicando 1.000 comentarios, 50 al día si guardamos las fiestas y sus vísperas. Visto así no está nada mal. Un buen dinero para tapar algunos agujeros (siempre me ha parecido soez la expresión "tapar agujeros", pero como se usa ligada al dinero llegado de forma no prevista voy yo y la casco aquí -aunque cascar también suene horrorosamente-). Y así un mes detrás de otro. Además, siempre podrás decir que eres critico gastronómico.

Vamos, que me he apuntado.

Jose luis Louzan dijo...

...Y hablando de ofertas de empleo... Espeto, mira tu correo, ese que casi no usas, que te he enviado un mensaje....

eldiletante dijo...

Carlos, veo rodaballos buenos y grandes este año. También abundante calamar y chipirones de potera (reconfirmado). Y gracias a eso y a la crisis , a pecios muy razonables. No todo son malas noticias.

POr cierto , que os dejásteis en el disco duro a mi malo favorito, Hank Quinlan, aunque al final no lo fuese tanto. Como no encuentro la escena final, os pongo el famoso plano secuencia del principio

emiliano dijo...

Estos sí que eran malos

emiliano dijo...

Este otro también es malísimo

emiliano dijo...

Muy mala, muy mala

Holden dijo...

Leyendo hoy el New York Times de ayer miercoles, observo, con indisumulada satisfaccion, como su excelencia Frank Bruni, en la que es probablemente su ultima cronica en el NY Times, eleva a los altares de las **** estrellas-maxima categoria solo compartida por PER SE, JEAN GEORGES y LE BERNARDIN- a mi restaurante serio favorito en la Gran Manzana:


ELEVEN MADISON PARK



Espero que Ainur, que todavia anda por ahi, no se lo haya perdido.

Ya, ya, no he puesto un solo acento. Sigo sin encontrarlos y con el calor que hace me da flojera lo del alt+no se que numero.

Ainur dijo...

Holden, casualidades de la vida, por la mañana recibimos en la habitacion el periodico y ese mismo dia teniamos reserva para comer. Ya contare con mas detalles,

Saludos

Espeto dijo...

José Luis Louzán, me pongo a ello. Me estais dando trabajo este verano. Voy a ver si me pillo de secretario a Melitón y así compartimos las ganacias de su nuevo trabajo.

Ayer, visita a una de las últimas incorporaciones interesantes de la Costa en el terreno gastronómico: OMBÚ, en el hotel Don Carlos. No deja de ser curioso el aluvión de nuevas aperturas que se está produciendo en la zona dada la época que estamos viviendo.

Como decía, el hotel Don Carlos (un 5 estrellas GL) ha apostado por montar un restaurante de cocina creativa en una terraza dentro de sus jardines, quizás los más bonitos de Marbella juntos con los del Marbella Club y el Puente Romano. El restaurante funciona bajo la fórmula de un menú degustación único (a 55 euros), sin posiblidad de elegir a la carta. Esto, por un lado, asegura una cierta homogeneidad y calidad en los platos y facilita que el servicio sea fluido. Por otro, lógicamente, mina en parte la creatividad de la cocina, por aquello de tener que contentar a todo el mundo. Pero el resultado es, por encima de todo, muy agradable.

Entre los platos que desfilaron, aplausos para una ensalada de espárrago blanco en texturas, un ligerísimo arroz cremoso con bacalao y foie y un espléndido lenguado con berberechos y “meuniere” de aceite de oliva. Algo más flojo el salmorejo con anchoas y un cordero con nabo amarillo y cebollitas que no hubiese pasado la prueba del algodón de Capel (por aquello del tufo). Postres correctos pero convencionales y petit fours agradables, sobre todo, para el que le guste el chocolate.

Mención aparte merece una carta de vinos cara pero interesante. No menos de una treintena de blancos y alguna sorpresa agradable entre los tintos. Nosostros optamos por un blanco del Ródano, de Condrieu para ser exactos, el M. Chapoutier Invitare 2005. Un viognier estupendo, lleno de flores blancas y frutas exóticas. Además, un par de copas de un correcto cava con la que se obsequia a la llegada a todos los comensales.

Servicio amable, algo joven e inexperto, pero con buenas maneras y deseoso de agradar.

En definitiva, un menú muy generoso por el precio que se paga y un entorno priviligiado. No es que sea un destino obligado en busca del éxtasis gastronómico, pero es una muy buena opción por la zona.

albertobilbao dijo...

Buenos días

Sólo puedo aportar dos cosas

-Ayer probé el Gorvia 2005 blanco, sin la grandeza de los vinos tintos gallegos, pero recomendable

-Por la noche presencié un concierto de King Africa, sin comentarios

Un abrazo

Numeritos dijo...

Que algún administrador borre mi comentario de las sardinas de Currito. Ayer, dado que mi mujer es muy partidaria de las sardinas, volví a Currito para que las probara. Nada que ver con las últimas. Malas sardinas y mala parrilla. Un desastre.

Yerga dijo...

Para confirmar la buena temporada de chipirones de potera, que comentaba Eldi ,ayer cata comparativa, en su tinta , encebollados, a la marinera y a la plancha, unos con dos dias de reposo y otros del dia," and the winner was" ¡el chipi del dia en su tinta!,fresco , marino ,tierno, una delicia,mejor que el dimsum de Diverxo ,que ya es decir.
Hoy para desayunar cata ciega de huevos fritos , todos de dos dias , unos de granja y pienso y otros de caserio y maiz , tenía yo ganas de hacer esta prueba, por goleada a ganado el de caserio , mejor presencia, mas dulce,mas untuoso, lo mas interesante es que por primera vez he notado la diferencia en boca.
La próxima cata de pimientos y sidras.

Carlos dijo...

La falta de rotación esta haciendo estragos en los restaurantes de Vigo. Demasiadas mesas vacías, apenas hay rotación de producto. Ayer noche en El mesón del marisco, un clásico modesto de la playa de Canido, espléndido el pulpo pequeño, raro de ver por cierto. Malo el guiso de pescados, tanto el rape como la merluza habían visto mejores días. Comedor casi vacío en el que hace 4 años los llenos eran continuos.

Nacho T. dijo...

Yerga, esa cata ciega de huevos habría que hacerla ciega de verdad. El color de la yema ya delata la procedencia de los mismos.

Carlos dijo...

He comido en uno de los sitios mas frikis que recuerdo. Todos los platos basados en pollo o en huevos, una carta muy divertid en los enunciados y buena materia prima -si, pollo mayormente. Y no he comido mal.

Carlos dijo...

Se llama El Gallinero, en Concepcion Arenal 1, Vigo.

Carlos dijo...

Se llama El Gallinero, en Concepcion Arenal 1, Vigo.

Anónimo dijo...

Hola a todos. Quería hacer una consulta. Dentro de tres días voy a Sevilla y me hospedaré en el Meliá Lebreros. ¿Me podéis indicar algunos sitios de tapas recomendables por esa zona? No deben estar muy lejos porque voy con una niña pequeña.
Por otra parte comentar brevemente dos cenas madrileñas muy diferentes: espectacular la de la terraza del Kabuki de presidente carmona, todos y cada uno de los platos a gran altura, cosa que no se puede decir del estado general de la terraza, impropio de un lugar de ese nivel. Y desastrosa la experiencia en Casa María, en la Plaza Mayor. Al contrario que en el caso anterior, el local está bastante bien, pero la comida mala sin paliativos: steak tartar, con un regusto desagradable, un rape a la bilbaina absolutamente pasado y un salmorejo que simplemente se dejaba probar. De una carta de vinos que no llegaba a diez referencias, las dos primeras que pedimos no las tenían. En fin, lamentable.

emiliano dijo...

No tengo muy fresca la zona, Anónimo, así que te hablo de sitios a los que llevo años sin ir:

Manolo Vázquez, en la calle Baltasar Gracian. Recuerdo haber tomado aquí buenos pescados y mariscos. Ahora no recuerdo si tiene barra.

Miguel Angel, al lado del Hotel Occidental. Carne de cerdo, chuletitas de cordero, croquetas, chacina. Solía estar muy lleno. Tiene barra y mesas.

El Toboso, en la Gran Plaza. Es de la cadena de Modesto y mi última experiencia en el restaurante de los jardines de Murillo fue horrorosa, pero en tiempos, solía merecer la pena el pescado frito y el salmorejo. Tiene barra y mesas.

Hay un bar cuyo nombre no recuerdo enfrente del estadio del Sevilla donde ponían un jamón de puta madre. Con estas pistas seguro que lo encuentras.

emiliano dijo...

Y ya me pongo a hacer la maleta. En el sitio donde voy no hay computadoras (y, por lo que me cuentan, ni agua corriente).

Hasta la vuelta.

Espeto dijo...

Emiliano, creo que la tienes conectada de 7 a 12.

Qué disfrutes.

Carlos dijo...

Hoy en El Viajero El Real Balneario de Salinas. La lubina al champan al parecer aqui no es antigua, sino vintage.

Yerga dijo...

Sorprendente, entre los pimientitos verdes de Padrón, los de Guernika , los de un caserio cercano y unos de Socuellamos, comprados en una gran superficie en bandeja de plástico,han ganado estos últimos, por su testura, la nota común ha sido la insipidez.
Por otro lado ,que nadie se me enfade , el txakoli gana enormemente si lo utilizas para cocinar, como vino sigue sin decirme nada

yerga dijo...

Perdón , estoy rodeado de un exceso de equis,Txomin Etxaniz por ejemplo,las estoy pillando mania y confundo texto con testo.

Carlos dijo...

He disfrutado dos estupendas comidas, la primera en el Maruja Limon, la segunda, una autentica sorpresa en un restaurante llamado Silabario, en Tuy. Me extenderé con las dos, pero tengo la sensación de que la cocina tradicional, al menos en Pontevedra, va muchos cuerpos por detrás de la gente de Nove.

txangu dijo...

Yerga, te han faltado en esa comparativa los pimientos de Isla, responsables de buena parte de los 4 kilos que he ganado este verano.
Esta tarde, una amiga me ha hecho entrega (recién llegada hoy mismo de Guatemala) de una botella de Zacapa 23. Ahora, después de 2 GT's de Hertekamp en mi jardín, en una insólita noche calurosa en Bruselas.

Yerga dijo...

La verdad es que la decepción en la cata de pimientos ha sido absoluta, el origen y la crianza, intensiva o artesanal , de todos ellos estaba garantizado, no había trampa ni cartón .
Sin embargo mitos del tipo, peor la maduración en camara que en mata, mejor la fertilidad del suelo frente a la de los fertilizantes artificiales, referidos a su influencia en el sabor han caido estrepitosamente,ninguno tenía un sabor que mereciese la pena,variaba la textura y el grado de picor, pero sabores tenues o, en mi opinión, inexistentes todos ellos.
Supongo que el tema estará asociado a las variedades que se utilizan para cultivar esos pimientos enanos, lo investigaré.
Para compensar una buena comida de menú en el Kanala, algunos todavía nos acordamos de sus muy buenos primeros tiempos en Madrid, sopa de pescado,espesita , sabrosa , con las almejas en su punto(cosa rara), la sopera en la mesa para repetir,ración monumental de excelentes pimientos del piquillo rellenos de zancarrón, natillas cremosas y contundentes,muy buen café ,22 eur, nos hemos saltado el vino de la casa y hemos recordado comidas de negocios en Bilbao con el Viña Ardanza , que a 23 eur la botella me parece que es un buen vino,cocina con fundamento y serio aspirante a Poulidor en los próximos años.